Lula no se entregó, pero las negociaciones continuarán este sábado

Lula no se entregó, pero las negociaciones continuarán este sábado

El exmandatario asistirá a una misa en memoria de su esposa. No quiere ser recluido en Curitiba.

Lula da Silva

Lula saludó desde una ventana a los miles de seguidores que lo acompañan en vigilia desde el jueves en la noche.

Foto:

Sebastião Moreira / EFE

Por: AFP, EFE y Reuters
06 de abril 2018 , 09:10 p. m.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva desafió este viernes el plazo dado por un juez de ir a prisión para comenzar a cumplir una condena de 12 años por corrupción y lavado de dinero, pero una fuente adelantó que sus abogados estaban negociando los términos de su entrega con la Policía Federal y que estas deben llegar este sábado a buen término.

El juez Sergio Moro le dio a Lula hasta las 5 de la tarde de este viernes, hora local (3 p. m., hora colombiana), para entregarse, pero el carismático líder de izquierda continuaba en la noche de este viernes encerrado en la sede del sindicato de trabajadores siderúrgicos en São Bernardo do Campo, en el área metropolitana de São Paulo, donde comenzó su carrera política, rodeado de sus más cercanos colaboradores y de centenares de sus seguidores en vigilia en protección de su líder.

Mientras su defensa libraba una frenética batalla para evitar su encarcelamiento, Lula ha optado por el silencio y no ha querido aclarar si se entregará en las próximas horas, aunque la Policía ya ha anunciado que “no hay condiciones” para detenerlo, al menos en la noche del viernes o la madrugada de este sábado, porque “se colocaría en riesgo tanto a los partidarios del expresidente como a los propios agentes”.

Fuentes cercanas al Partido de los Trabajadores (PT), el de Lula, comentaron que la intención del dirigente es asistir a una misa campal en memoria de su esposa, Marisa Leticia, que se realizará este sábado enfrente de la sede del sindicato siderúrgica.

Marisa Letícia murió en febrero de 2017, y hoy habría cumplido 67 años de edad.

También se supo que Lula se niega a ser trasladado a Curitiba, ciudad del sur del país en donde el juez Sergio Moro, a cargo de la causa, ha dispuesto que cumpla su pena.

Según esas mismas fuentes, el expresidente habría exigido que su lugar de detención sea en São Paulo o en la misma São Bernardo do Campo, donde tiene, además, su residencia particular.

“La negociación será retomada este sábado, después de la misa en memoria de la exprimera dama Marisa Letícia”, agregó luego un comunicado de la Policía.

‘No está prófugo’

Sobre el estatus actual de Lula, el despacho del juez que dictó la orden de detención aclaró que Lula no es considerado un prófugo por la justicia, pese a no haberse entregado dentro del plazo fijado por el juez Moro. “Lula no incumplió una orden judicial. Le fue dada la oportunidad para que se presente ante la justicia sin necesidad de que tenga que intervenir la policía. Pero todo el mundo sabe dónde está, no está escondido ni prófugo”, y no han intentado arrestarlo, explicó la asesora de comunicación del magistrado. “Solo puede ser considerado con pedido de búsqueda o prófugo si la policía lo busca y no consigue localizarlo”, añadió.

Estamos aquí para demostrar que los trabajadores resistiremos este ataque contra la democracia

Entre tanto, la defensa del expresidente presentó ayer un nuevo pedido para evitar su prisión, después de que venció el plazo dado por la justicia para su entrega.

La nueva acción fue presentada ante la Corte Suprema y llegó a manos del magistrado Edson Fachin, instructor en ese tribunal de todos los casos vinculados a la red de corrupción que operó en Petrobras, en la que la justicia ha dado por probada la participación de Lula. .

En el documento remitido al Supremo, el abogado José Roberto Battochio, del equipo de Lula, pide que sea “suspendida” la orden de prisión.

El pleno del Supremo, sin embargo, negó el miércoles pasado una acción similar, lo que dio pie a la expedición del auto de captura. La defensa de Lula intentó este viernes otros recursos para impedir su detención, pero hasta ahora todos han sido negados. Los abogados llegaron este viernes, incluso, a solicitar una medida cautelar ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Cientos de partidarios vestidos de rojo llenaron las adyacencias al edificio sindical desde la noche del jueves y daban desafiantes discursos calificando el caso de “caza de brujas”, ya que consideran que la condena forma parte de un complot para sacar del camino a Lula de la carrera presidencial en momentos en que lidera ampliamente todos los sondeos para las presidenciales de octubre.

Una pancarta mostraba la cara sonriente de Lula en una máquina de votación electrónica. “Estamos aquí para demostrar que los trabajadores resistiremos este ataque contra la democracia”, dijo Jorge Nazareno, un líder sindical que contó que se reunió brevemente con Lula el viernes por la mañana.

En la cárcel, el expresidente tendrá dos horas de aire libre al día

La Policía Federal en Curitiba, en el sur de Brasil, preparó una celda especial para recibir al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que tendrá baño privado y derecho a dos horas diarias de aire libre, informó la institución.

“Es una sala simple, vacía; solo tiene una cama, mesa, silla y acceso a un baño, nada más. Es lo más simple posible, pero estará separado de los demás” presidiarios, explicó el comisario Igor Romario a periodistas.

La habitación era utilizada para alojar a policías de otros estados o a abogados que precisaban pernoctar en la sede judicial, pero a lo largo de las últimas dos semanas fue adaptada para acoger eventualmente a quien sería el preso más célebre por la operación Lava Jato.

En comparación con las condiciones degradantes de los presidios a lo largo y ancho del país, la celda puede considerarse un lujo.


La sala es “bastante humanizada, bastante tranquila; un ambiente agradable, pero nada especial”, añadió por su parte Jorge Chastalo, jefe del equipo de custodia de la sede policial. Lula tendrá derecho a una visita semanal de familiares cercanos. Y durante dos horas al día podrá tomar “baños de sol”.

Según el periódico O Estado de São Paulo, la habitación tiene unos 15 metros cuadrados y ducha de agua caliente. Por las cárceles de Curitiba, apodada ‘capital de Lava Jato’, han pasado la mayoría de los peces gordos que cayeron en la red del juez Sergio Moro, como es el caso del empresario Marcelo Odebrecht y el exjefe conservador de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha.

AFP, EFE Y REUTERS

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.