La crisis de confianza que golpea la economía y la política argentina

La crisis de confianza que golpea la economía y la política argentina

Hay temor de que el paquete de ayuda que ofrecerá el Fondo Monetario Internacional no sea suficiente

Protestas en Argentina

Baja producción, bajo consumo, alta inflación e intereses por las nubes afectan a la economía argentina.

Foto:

Eitan Abramovich / AFP

01 de septiembre 2018 , 10:00 p.m.

A pesar de que la turbulencia de los mercados financieros de Argentina cesó el viernes, tras el jueves negro que vivieron por las dudas que genera la efectividad de la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), la situación en el país todavía va a necesitar de unas dosis amargas, que podrían tener unas consecuencias que toquen a la política.

Una fuerte sequía, que afectó extensas plantaciones del llamado ‘granero del mundo’ y, por ende, las exportaciones; el aumento de las tasas de interés en Estados Unidos y la consecuente fuga de capitales de los países emergentes hacia esa nación; la especulación, e incluso graves casos de corrupción descubiertos de gobiernos anteriores, hacen parte del menú tóxico que ha golpeado a la tercera economía latinoamericana.

El resultado ha sido el incremento del costo de vida; el alto déficit fiscal; la devaluación del peso, que este año va en el 100 por ciento; las altas tasas de interés; la caída de la producción y la contracción del consumo.

Analistas consultados consideran que en Argentina se pueden estar presentando hechos como una falta de confianza de la gente, agobiada en los últimos 40 años por crisis que han golpeado los bolsillos, aunque también hay otros que consideran que hay motivos políticos e incluso otros que dicen que hay una sobrerreacción a los hechos.

Y es que los argentinos han vivido coyunturas difíciles como la gran devaluación de 1975, la hiperinflación de finales de los años 80, la cesación de pagos (‘default’) del 2001, que trajo consigo el corralito, figura con la que las autoridades limitaron los retiros bancarios para evitar el pánico, aunque también se perdieron parte de los ahorros del público.

Hay una sobrerreacción negativa de los mercados, pues los fundamentos de la economía son mejores que los de Turquía, y por eso no creo que esa turbulencia vaya a continuar


El economista estadounidense Gregan Anderson, estratega macroeconómico de la firma Bulltick, LLC, le dijo a EL TIEMPO que en la actual coyuntura “hay una sobrerreacción negativa de los mercados, pues los fundamentos de la economía son mejores que los de Turquía, y por eso no creo que esa turbulencia vaya a continuar”.

Pero lo cierto es que Argentina ha arrastrado por muchos años un déficit presupuestario que en unos años logra reducirse, pero no equilibrarse.

Así, ante tantos problemas y frente a un panorama catastrófico que amenazó con que el país entrara nuevamente en un default, en junio pasado el Gobierno de Mauricio Macri solicitó ayuda al FMI por un monto de 50.000 millones de dólares, que ya comenzaron a ser desembolsados. 

Pero como todo prestamista tiene derecho a poner sus condiciones, el FMI ha impuesto de entrada la exigencia del saneamiento de las cuentas del país y que el déficit fiscal se disminuya hasta el 1,3 por ciento del producto interno bruto en el 2019, desde el 3,9 en el que está actualmente, y alcanzar el equilibrio en el año 2020.

El mandatario considera la reducción del déficit fiscal como su máxima prioridad.

El economista argentino Miguel Ángel Boggiano, director de Carta Financiera, le dijo a este diario que lo que está pasando en su país “es más un problema político y que la meta que se puso el gobierno Macri la detallará esta semana con una receta que muy seguramente incluirá aumento de impuestos”.

Dura receta

Claro que el Gobierno podría recortar gastos en obras de infraestructura e imponer impuestos a las exportaciones, que se están viendo favorecidas por la acelerada devaluación de la moneda local.

Sin embargo, el economista advierte que ante la polarización que hay “el consenso político que necesita el Gobierno para realizar el plan de ajuste estaría en riesgo, pues la oposición no parece proclive a colaborar”.

Boggiano dice que de todas maneras hay errores en Macri “al pedir anticipos a los desembolsos del FMI”, hecho que pudo haber sido interpretado como desesperación, pero también considera que la no intervención del Banco Central, un día antes del jueves negro, “le salió mal como ensayo y por eso se presentó una fuerte devaluación del peso”.

Por su parte, Anderson considera que “en Argentina los sentimientos están muy altos y por eso se ha sentido el ruido en los mercados, pero en pocos meses habrá una recuperación en los activos”. “No se sabe por qué sucedió así. Tal vez es un problema de mentalidad”, aseguró.

De todas maneras, el ciudadano de a pie en Argentina ha visto cómo el alza de la inflación, la disparada del dólar, los planes de ajuste y austeridad impuestos por el FMI, que no son nuevos, les traen malos recuerdos.

A esto se suma que la tasa de referencia que el Banco Central ha impuesto al sistema financiero ya se ha transmitido a los créditos que la banca les aplica a los clientes. Ya se ven tasas efectivas anuales del 60 por ciento.

En este contexto de crisis económica, no sería extraño que la intención de Macri de hacerse reelegir en octubre del 2019 encuentre serios tropiezos, aunque Boggiano asegura que “en Argentina cualquier cosa puede pasar. Un año es mucho tiempo”.

HOLMAN RODRÍGUEZ MARTÍNEZ
Redacción Internacional
En Twitter: @holmanrodriguez

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.