La arriesgada apuesta de López Obrador ante la crisis de combustible

La arriesgada apuesta de López Obrador ante la crisis de combustible

El 79 % de los mexicanos considera que el presidente conseguirá reducir el robo de la gasolina.

Escasez de gasolina en México

Cientos de personas esperando su turno para lograr obtener unos litros de gasolina en la ciudad de Morelia, en el estado de Jalisco (México).

Foto:

Ivan Villanueva / Efe

Por: LUCÍA GUALDRON CASTELLANOS
19 de enero 2019 , 06:49 p.m.

La lucha contra el robo de la gasolina se convirtió en la primera crisis que enfrenta el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (Amlo) desde que tomó posesión en la presidencia de México y, según analistas, esta podría causar un declive en la segunda economía más grande de América Latina si se prolonga por mucho tiempo.

A finales de diciembre, el mandatario decidió enfrentar el ‘huachicoleo’, o el robo ilegal de gasolina, que le dejó a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) pérdidas por unos 3.000 millones de dólares en el 2017.

Para evitar que los ‘huachicoleros’ siguieran con la extracción ilegal, Amlo decidió cambiar el sistema de distribución del hidrocarburo: cerró los ductos y optó por llevar la gasolina desde las refinerías hasta las estaciones de servicio por medio de camiones cisterna, además de poner vigilancia a 50 puntos estratégicos de Pemex.

Desde la implementación de su estrategia, el robo ha disminuido: pasó de 126.000 a unos 3.000 barriles diarios. Además, han detenido a más de 300 personas, las cuentas de 13 empresas con franquicias de Pemex han sido bloqueadas, y tres funcionarios de la petrolera serán enjuiciados por vínculos con el robo y el tráfico de combustibles.

Pero la medida también ha creado un gran impacto, pues causó desabastecimiento en estaciones de gasolina de 10 estados del país y en Ciudad de México. Sin embargo, según analistas, la disposición hasta ahora le ha funcionado al presidente mexicano. “Es efectiva en la inmediatez para combatir el robo a un corto plazo”, afirmó a EL TIEMPO William Jensen, miembro del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales.

Los ciudadanos, hasta el momento, también lo perciben de la misma manera. El 79 por ciento considera que López Obrador reducirá el robo sistemático, según una encuesta de la firma De las Heras Demotecnia publicada esta semana. Además, el 60 por ciento piensa que las medidas han sido bien planeadas.

Khemvirg Puente, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma Nacional de México, explicó que ese apoyo se debe a “los sectores de la sociedad que antes veían que la autoridad había sido incapaz de frenar este robo”.

El apoyo (a López Obrador) se debe a los sectores de la sociedad que antes veían que la autoridad había sido incapaz de frenar este robo

Sin embargo, advierten los analistas, el panorama podría ponerse en contra del mandatario mexicano, debido a que el desabastecimiento trae consecuencias económicas que ya se están empezando a vislumbrar.

Solo repartir la gasolina en camiones cuesta 10 veces más que el sistema tradicional. Y a eso se suma que durante los últimos días los restaurantes estuvieron vacíos y algunos centros turísticos a las afueras de la capital tuvieron menos visitantes, pues para evitar el malgasto de gasolina, parte de los ciudadanos prefirieron quedarse en casa, dando así un golpe al sector comercial.

Pero los efectos van más allá. La lenta distribución de gasolina ha afectado la entrega de alimentos perecederos, pues se ha tornado más complejo, e incluso la industria ha advertido que las plantas de producción pueden llegar a quedar paralizadas.

“La distribución en las centrales de abasto está perjudicada, porque los agricultores no pueden hacer llegar los productos a la central, y las centrales no pueden enviarlos a sus compradores”, dijo Mariana Campos, analista de finanzas públicas de México Evalúa.

Escasez de gasolina en México

La estrategia contra el robo de combustible en México debe contar con un plan de emergencia para atender la escasez en varios estados, que puede derivar en una crisis.

Foto:

Ivan Villanueva / Efe

Ante la dificultad para transportar alimentos, su posible escasez, y para el comercio en general, se desencadenaría un alza de los precios de productos y servicios, explica Campos, quien agrega que como medida de emergencia tanto compradores como vendedores podrían acudir al mercado negro, lo cual “aumentaría la reventa de gasolina por parte de particulares”.

Ese aumento del mercado negro podría provocar un daño directo en las finanzas públicas, pues el Estado dejaría de recibir los recaudos de los impuestos al consumo del combustible, afectando así el erario. Esto, según Puente, provocaría “la paralización o inclusive la caída del crecimiento económico”, perjudicando el producto interno bruto (PIB).

La crisis del combustible en varios estados de México tendrá un impacto económico muy limitado de no prolongarse en el tiempo

Pemex también se enfrentaría a una crisis por ser una empresa estatal. Si bien, en México hay otras compañías privadas extranjeras, como Shell, BP y Total, desde la reforma energética del 2013 varias no cuentan con la infraestructura para abastecerse sin necesidad de hacerlo por medio de petrolera mexicana, a pesar de que tienen permisos para importar.

“Es una carga muy grande que todo dependa exclusivamente de Pemex. Si estas empresas contribuyeran teniendo sistemas propios y los vigilaran, saldría menos costoso cuidar las infraestructuras energéticas”, dijo Jensen.

Por eso, el presidente mexicano anunció que se comprarán 500 camiones cisterna y lanzó una oferta laboral de dos mil puestos para choferes que se encarguen de conducirlos.

Lo cierto es que en México aún hay mucha incertidumbre sobre la crisis, que ya ha dejado las primeras protestas en contra del mandatario.

La situación es tal que los mexicanos han comenzado a salir a las calles y a hacer compras de pánico, ante el miedo de no conseguir combustible para sus actividades diarias. Pero López Obrador sigue firme en su objetivo y ha prometido que pronto se normalizará la distribución. La jugada del mandatario es una apuesta arriesgada que podría dejarlo en jaque o impulsarlo más en las encuestas.

LUCÍA GUALDRON CASTELLANOS
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.