¿Qué se sabe de los autores de la matanza en la escuela de Brasil?

¿Qué se sabe de los autores de la matanza en la escuela de Brasil?

Dos jóvenes se suicidaron luego de matar a ocho personas en el colegio Raúl Brasil en Sao Paulo.

Tiroteo en Brasil

Luiz Henrique de Castro, de 25 años, y Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años, ambos exalumnos de la escuela en la que perpetuaron el tiroteo.

Foto:

O Globo (Brasil)-GDA

Por: Redacción Internacional*
14 de marzo 2019 , 11:34 a.m.

Los responsables del tiroteo en la escuela Raúl Brasil en Sao Paulo, que se suicidaron luego de acabar con la vida de ocho personas, fueron identificados
como Guillermo Taucci Monteiro y Luiz Henrique de Castro, de 17 y 25 años, respectivamente. De acuerdo con sus conocidos, los jóvenes eran vecinos y amigos cercanos, a pesar de la diferencia de edad.

Los dos atacantes irrumpieron este miércoles en horas de la mañana en la escuela Raúl Brasil en Suzano (al este de Sao Paulo), en cuyos pasillos se suicidaron después de efectuar al menos una veintena de disparos, ataques con cuchillos y con un arco y flecha, según explicó el secretario de seguridad pública de Sao Paulo. 

Ocho personas fueron víctimas fatales del tiroteo, entre ellos, cuatro menores, estudiantes de la escuela, y una empleada, que murieron dentro de las instalaciones.
Otro menor murió en la ambulancia de camino al hospital y una segunda trabajadora falleció en el centro de salud donde había sido ingresada.

La ultima víctima mortal fue Jorge Antonio Moraes, tío de uno de los asesinos, quien recibió tres disparos apenas minutos antes de que los agresores ingresaran a la escuela.

Muy tranquilos, incluso bajo fuertes temperaturas siempre estaban vestidos de negro, con chaqueta y una capucha, así los recuerdan en un café internet, a menos de un kilómetro de sus casas, donde se encontraban al menos tres veces por semana para jugar videojuegos, y casi nunca interactuaban con los demás clientes.

Este miércoles la policía recogió la computadora número 9 del café, donde solían sentarse, una tableta en la casa de Luiz Henrique y una consola de Xbox en la que jugaban juntos "Mortal kombat", un juego de peleas donde el jugador asume el punto de vista del personaje en la pantalla, y "Call of Duty", otro juego de disparos ambientado en escenarios de guerras de la historia.

Las autoridades aún investigan si los jóvenes planearon o comentaron sobre el crimen en un grupo llamado Dogolachan, una especie de foro virtual donde domina el discurso de odio y al que solo se tiene acceso por medio de la "Deep Web", una zona oculta en internet donde no hay control de los contenidos. Dos de los fundadores de este espacio ya fueron arrestados, acusados ​​de liderar chats que incitan al odio.

De acuerdo con los asistentes del café, los jóvenes llamaban la atención por su falta de interacción con los demás y por llevar siempre un llamativo colgante con la figura de una cruz de malta y la esvástica nazi en el medio. Al parecer, se turnaban su uso. 

Guillermo, el más joven de los atacantes, fue criado por sus abuelos maternos porque sus padres tenían problemas de adicción. "Era un niño pequeño, no tenía problemas con las drogas y nunca me dio trabajo", aseguró su abuelo, con quién quedó solo luego de que su abuela falleciera el diciembre pasado.

La madre de Guillermo fue llevada a la comisaría para declarar luego del ataque, pero conocidos dicen que ella poco sabía de su hijo y que, cuando se encontraban, generalmente discutían.

Siempre decía que algún día repetiría la masacre de Columbine

Pese a las dificultades familiares y financieras, sus vecinos lo recuerdan como un adolescente tranquilo, incluso después de abandonar la Escuela Raúl Brasil hace dos años, aunque aseguran que se volvió aún más retraído, que pasaba el día en casa y salía poco. Luego, Guillermo llegó a trabajar con su tío Jorge Antonio Moraes, a quién también asesinó este miércoles, aparentemente porque lo había despedido hace poco.

También afirman que el joven sufría fuertes inseguridades por el acné y llegó a decir en algún momento a sus compañeros del barrio que ya no ir a la escuela porque no tenía amigos. No hay, sin embargo, relatos de bullying hasta el momento. Para sus conocidos, su única diversión era jugar videojuegos junto a Luiz Henrique. 

Tiroteo en Brasil

Guilherme Taucci Monteiro, de 17 años.

Foto:

Imagen tomada de Facebook por El Comercio (Perú)

Este miércoles, minutos antes de entrar en la escuela, había publicado en una página de Facebook -bajo la identidad de William Alan- fotos haciendo gestos con un arma en las manos. En las imágenes, aparece incluso apuntándose a sí mismo, usando una pañoleta de un esqueleto que le tapaba mitad de la cara. 

De acuerdo con las autoridades, tres días antes del ataque, el joven amenazó a sus excompañeros en un centro comercial y les dijo "estén listos". Un excompañero de clases también declaró al diario "Folha de S. Paulo" que Guillermo siempre decía que algún día repetiría la masacre de Columbine, ocurrida en 1999 en una escuela de Colorado, Estados Unidos.

El otro atacante, Luiz Henrique, de 25 años, también fue descrito por sus allegados como un muchacho callado y nervioso, que, según relatos de vecinos, en cierta ocasión llegó a golpear su padre en medio de la calle con quien trabajaba en Guaianasas, en la Zona Este de São Paulo. Sin embargo, el día del tiroteo dijo que no se sentía bien y no fue a trabajar.

Tiroteo en Brasil

Luiz Henrique de Castro, de 25 años.

Foto:

El Comercio (Perú)-GDA

Luiz Henrique también tenía un perfil en Facebook, que fue sacado del aire tras la tragedia. De acuerdo con Radio CBN, la página no traía información personal. La foto de portada, sin embargo, mostraba un soldado con un fusil en la mano. También había imágenes de combates y de disparos en videojuegos. También formaba parte de grupos con nombres como "Ciudadano armado", "Un amor: armas" y "Me gustan las armas y no soy bandido".

Según reportes de prensa, ambos habrían planeado el ataque por cerca de año y medio, también informan que Luiz Henrique fue quien alquiló el automóvil Onyx Blanco que se usaron para llegar a la escuela, esa era su parte de la primera parte del plan, mientras el otro joven se encargó de comprar las armas usando el dinero que obtuvo de la venta de un carrito para hot dogs con el que trabajaba.

Según varios vecinos, este mismo día los vieron caminar por el barrio y salir de sus respectivas casas como cualquier otro día, sin dejar indicio de las intenciones que tenían, pero el objetivo ya estaba trazado. 

De acuerdo al balance inicial, durante el ataque, los jóvenes trataron de matar a la mayoría de estudiantes posibles. Cuando llegó la policía, ambos intentaban ingresar a una habitación trasera de la escuela donde se escondían decenas de alumnos. Finalmente, en lugar de enfrentar a las autoridades se suicidaron.


Redacción internacional
*Con información de O Globo (Brasil) y El Comercio (Perú)-GDA

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.