¿Hubo un golpe de Estado en Bolivia para tumbar a Evo Morales?

¿Hubo un golpe de Estado en Bolivia para tumbar a Evo Morales?

Vea cuáles mandatarios dicen que hubo un golpe de Estado y qué dicen los analistas.

Bolivia tras renuncia de Evo Morales

Luis Fernando Camacho, líder opositor, ondea una bandera de Bolivia.

Foto:

AFP / AIZAR RALDES

Por: ELTIEMPO.COM*
11 de noviembre 2019 , 02:54 p.m.

La renuncia de Evo Morales este domingo como presidente de Bolivia, que se dio tras una ola de protestas luego de ser reelecto por cuarta vez el 20 de octubre, produjo reacciones de dirigentes políticos a nivel mundial.

Algunos señalaron su rechazo, otros le expresaron su solidaridad y otros aseguraron que fue un golpe de Estado. ¿Hubo un golpe de Estado este domingo?

Desde el viernes pasado varios policías se sublevaron en varias ciudades del país en solidaridad con el pueblo boliviano, lo que agudizó la crisis en los más de 13 años de Gobierno de Morales.

El domingo en la tarde, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, y el comandante de la Policía Boliviana, Yuri Calderón, leyeron por separado sendos comunicados, sugiriendo el primero y pidiendo el segundo la renuncia de Morales.

La Policía ha tenido un papel fundamental en esta crisis, por sus acciones pacíficas y junto a las Fuerzas Armadas no han expresado ningún interés en el poder, ni estar de parte de alguno de las fuerzas políticas.

(Le puede interesar: Las 10 horas que precipitaron la caída de Evo Morales)

Tras el informe de la ONU, Evo Morales renunció dijo: "Ha habido un golpe cívico, político y policial". Tras ello, algunos mandatarios apoyaron a Morales diciendo que hubo un golpe de Estado. 

El gobierno de México, al mando de Andrés Manuel López Obrador apoyó esta tesis. "Vamos a demandar, a proponer una reunión urgente de la OEA ante el silencio" que guardó sobre "el golpe de Estado", dijo el canciller Marcelo Ebrard. 

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, está de acuerdo con AMLO y denunció lo ocurrido como un "golpe de Estado" y advirtió a sus adversarios: "No se equivoquen, no saquen cálculos falsos con nosotros".

Los gobiernos de Cuba, Honduras, Argentina, Rusia y Uruguay también han denunciado el desenlace como un "golpe de Estado". 

Por su parte, países como Colombia o Perú también reclamaron una transición pacífica y nuevas elecciones.

La postura de que hubo un golpe de Estado es controvertida por analistas que consideran que no es correcto hablar de un golpe de Estado civil o militar, la coyuntura actual es muy distinta a cuando en 2003 Gonzalo Sánchez de Lozada y en 2005 Carlos Mesa renunciaron ante el Legislativo a su cargo de presidente asediados por protestas.

Consideran que existe un vacío de poder porque hasta el momento nadie se ha tomado por la fuerza el Ejecutivo; la Policía y las Fuerzas Armadas por el momento están al margen de las decisiones políticas que se tomen a la crisis. Pero están las voces que consideran que Morales se vio forzado a dejar la Presidencia, pese a que tras el informe de la OEA sobre las elecciones, el mandatario anunció nuevos comicios con un nuevo ente electoral. 

Sobre quién recaerá esa responsabilidad es lo que tiene al país en la incertidumbre, pues a los que les correspondería también renunciaron a sus cargos.

Evo Morales

Evo Morales, en el momento en el que renunció.

Foto:

Efe

Los posibles escenarios en la crisis de Bolivia

La Constitución boliviana establece que la sucesión recae inicialmente en el vicepresidente, luego en el titular del Senado y después en el titular de la Cámara de Diputados, pero todos ellos renunciaron con Morales.

El principal escollo para elegir al sucesor provisorio de Morales es que los opositores que presionaron por su renuncia no tienen los senadores necesarios para instalar una sesión en la cámara alta.

En ese órgano legislativo el Movimiento Al Socialismo (MAS, el partido de Morales) cuenta con 25 senadores frente a 11 pertenecientes a una variopinta oposición. Para elegir presidente provisorio el Senado tiene que reunir primero quórum, es decir, de acuerdo a su reglamento interno, la mitad más uno de los 36 senadores, es decir 19 legisladores.

La idea de los abogados del movimiento civil que presionó la salida de Morales, como el constitucionalista Luis Vásquez, es instalar la sesión y "en tiempos de crisis, como estamos viviendo, la sucesión se aplica ipso-facto al siguiente, no necesita ni de una ley ni de una resolución basado en un principio de continuidad".

Como "no puede existir vacío" de poder, lo que corresponde es que "directamente" debe asumir la senadora Jeanine Añez, que forma parte de la oposición a Morales, como presidenta del Senado y, consecuentemente, como presidenta de Bolivia, según el concepto de sucesión constitucional.

Añez reivindicó su derecho a asumir la presidencia de Bolivia. "Ocupo la segunda vicepresidencia y en el orden constitucional me correspondería asumir este reto con el único objetivo de llamar a nuevas elecciones", afirmó en entrevista a la televisora privada Unitel.

La dimisión del vicepresidente Álvaro García; de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra; y del titular de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, provocó evidentemente un vacío de poder en el país. La incógnita de quién sucederá en la presidencia a Morales podría tardar en ser develada, como están puestas las cosas.

Legisladores "deben autoconvocarse"

El abogado constitucionalista Williams Bascopé, también cercano al movimiento civil que impulsó las protestas, tiene otra lectura, pero que apunta a lo mismo.

Para él, el Senado debe buscar una solución eligiendo primero a los nuevos jefes de ambas cámaras.

"Como hay ausencia de presidente de los senadores y diputados, tienen que autoconvocarse inmediatamente los diputados y senadores, tienen que elegir sus presidentes", dijo el abogado a la prensa el domingo.

La presidencia de Bolivia podría ser ocupada interinamente por un senador, elegido en un acuerdo de los partidos políticos y los movimientos civiles que han impulsado las protestas.

(Lea también: Perfil de Evo Morales, un 'zorro político' víctima de su ambición)

Sea quien sea, el presidente provisional deberá organizar un gabinete de consenso y llamar a elecciones en un plazo de 90 días, según la Constitución.

La dimisionaria titular del Senado, Adriana Salvatierra, dijo el domingo a la televisión que "tiene que construirse una ruta institucional que permita reorientar el marco de funcionamiento" del Congreso y "también la conducción del Estado de forma transitoria".

La sesión para escoger nuevos jefes del legislativo será llamada seguramente por el decano de alguna de las cámaras, probablemente este mismo lunes o "lo más pronto posible", indica Vásquez.

ELTIEMPO.COM
*CON EFE Y AFP

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.