G20: Trump y Xi Jinping acuerdan una tregua en la guerra comercial

G20: Trump y Xi Jinping acuerdan una tregua en la guerra comercial

No se acaba la disputa pero EE.UU. y China no se impondrán nuevos aranceles desde el 1 de enero. 

D

Los presidentes de China, Xi Jinping y de Estados Unidos, Donald Trump, en una cena, luego de la Cumbre del G20 en Buenos Aires, para discutir la pugna comercial de los dos países.

Foto:

Reuters

Por: Catalina Oquendo B.
02 de diciembre 2018 , 09:49 a.m.

Dos posiciones que representan el orden actual internacional. Multilateralismo y unilateralismo; proteccionismo versus globalismo o economía abierta. Y una puja por quién liderará la economía del futuro, la cuarta revolución.

Eso fue lo que se puso en juego este sábado en Buenos Aires en una cena entre el presidente chino Xi Jinping y el estadounidense, Donald Trump, que concluyó con una tregua comercial por noventa días.

Pero también fue la discusión que marcó la Cumbre G20 que terminó este sábado con un documento en el que justamente no se incluyó la palabra proteccionismo, algo que era usual en los encuentros del G20 donde se criticaban las visiones proteccionistas.

“Es claro que Estados Unidos no acepta esa etiqueta de ser proteccionista. Sostiene que es el país más abierto del mundo”, dijo el presidente Mauricio Macri al cierre de la Cumbre que llegó a acuerdos mínimos como la necesidad de reformar la Organización Mundial del Comercio, algo que dejó contento a Estados Unidos.

Por eso, más allá de la Cumbre, el mundo esperaba con ansias los resultados del encuentro entre Trump y Xi Jinping, del llamado G2.

El resultado es un alivio en la disputa que lleva un año con pérdidas de empleo y dinero para ambos países. El acuerdo contempla no imponerse nuevos aranceles durante 90 días.

Se gana tiempo

“Lo que esconde la guerra comercial es una guerra por la tecnología, por la innovación. Es una guerra por el futuro”, explica a EL TIEMPO Gerardo Girón, director ejecutivo del Centro Latinoamericano de Estudios Políticos y Económicos de China (Clepec).

De ahí la dimensión de lo que ha ocurrido en los últimos meses cuando Estados Unidos impuso aranceles a las importaciones chinas por cerca de 60 mil millones de dólares, más otros 200 mil millones de dólares a más de 800 productos; y China le respondió con impuestos a productos estadounidenses como a la carne, el gas licuado, partes de automóviles por una cifra que se calcula en 60 mil millones de dólares.

Para Girón, la cumbre más que un G20 era un G2 y aunque actualmente es Trump quien pareciera tener las de ganar, en tanto maneja los tiempos y la discusión; China juega a un tiempo más largo.

China va a terminar imponiéndose en el largo plazo. No solo sigue creciendo, enfrenta desafíos como la reducción total de la pobreza para el año 2020 y niveles de desarrollo para 2050 que sin duda va a lograr, sino que tiene hoy un PBI cercano a los países desarrollados del mundo”, agrega.

Señales en la Cumbre

Durante la Cumbre del G20 circulaban rumores sobre un posible acercamiento positivo entre China y Estados Unidos, pero la realidad es que desde la Casa Blanca se dieron oficialmente otros mensajes. Uno de ellos fue el de la jefe de prensa de Trump, quien calificó de “depredadora” a la economía china.

“Estamos trabajando muy duro. Si logramos hacer un acuerdo, podría ser bueno. Creo que ellos quieren. Creo que nos gustaría. Ya veremos”, dijo Trump el viernes en la noche.

Juliana González, Doctora en Ciencias sociales de Flacso y experta en China-América Latina, considera que la reunión no resolverá la guerra comercial pero podría ser un primer paso de acercamiento.

No se va a resolver en el G20, tal vez en una cumbre bilateral pura y dura. Es un conflicto que ya lleva un año y hay muchos intereses más allá de lo comercial. No es solamente por la soja, el aluminio o el acero, sino por la cuarta revolución, quién va a dominar la revolución tecnológica de acá a 10, 20 años. Pero se celebra la conversación”.

El conflicto se agravó desde marzo cuando Trump incluyó aranceles para productos chinos como textiles, calzado y electrónica. “Uno de los grandes temas es el de las legislaciones chinas en el Silicon Valley, donde había muchas inversiones ya concretadas y a futuro que se vieron afectadas”, explica González.

De hecho, el fundador del gigante del comercio electrónico, Alibaba, señaló que debido a la guerra comercial se perdieron 1 millón de empleos en Estados Unidos. “El proteccionismo es un error. Nadie puede detener el comercio libre”, dijo Jack Ma.

'Multilateralismo en crisis'

Durante el G20, el presidente de China, Xi Jinping, dijo que su país su país apuesta al multilateralismo “como el único camino que más favorece los intereses de los pueblos de todas las naciones”, según lo registró la agencia Xinhua. Una vez más ubicándose, en la otra orilla de Trump.

El tema fue un eje del G20. Ayer, al cierre, así lo dijo el presidente de Francia Emmanuel Macron: “El multilateralismo está en crisis. Este G20 permitió un intercambio intenso. Con Trump hemos convenido un acuerdo en el que aceptan un sistema multilateral basado en reglas”, dijo.

Otras señales que se dieron en Buenos Aires tienen que ver con la alianza anunciada el viernes entre China y Francia por el cambio climático, lo que implicaría una postura compartida sin contar con la de Trump que es negacionista sobre el futuro del clima.

G20

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, anfitrión de la Cumbre del G20, se dirige a los asistentes de la sesión plenaria de cierre.

Foto:

AFP

"No hubo retrocesos en el G20 en materia climática, como se temía. No vamos a echar para atrás en cambio climático”, aseguró Macron.

Con excepción del presidente de Estados Unidos, los líderes del G20 se comprometieron a alcanzar los objetivos del Acuerdo de París para enfrentar el calentamiento global.

“La posibilidad de acuerdos en las cuestiones medioambientales son parte de la estrategia de la diplomacia china para descomprimir los conflictos comerciales”, explica Girón al explicar la alianza China y Francia en cambio climático.

Damián Bermúdez, coautor del libro, ‘Las relaciones entre Sudamérica-Asia-Pacífico en un mundo incierto’, señala que es importante preguntarse cómo el papel de China afecta el equilibrio de poderes europeos.

"La Unión Europea está debilitada por la salida de Gran Bretaña y por la presencia de fuertes procesos nacionalistas, al mismo tiempo que EE.UU. con la llegada de Trump apuesta por la desarticulación de procesos de integración (renegociación del NAFTA, abandono del TPP, revisión de acuerdos de cooperación militar)”.

“En este contexto cabe preguntarse cómo el eje franco alemán, motor del proceso de integración, se ve cuestionado por el acercamiento entre China y Francia, a lo que debe sumarse el acuerdo del país asiático con Portugal y la Nueva Ruta de la Seda", dice Bermúdez.

En ese sentido, otra de las claves de la Cumbre que también influirá en la cita Trump y Xi Jinping es la decisión de los líderes del G20 de modernizar la Organización Mundial de Comercio.

"Por primera vez el G20 ha reconocido que la OMC no está cumpliendo sus objetivos”, dijo un alto funcionario estadounidenses a medios de su país. Por su lado, China se había pronunciado en el sentido de impulsar esa reforma “con mayores esfuerzos en protección a los derechos sobre la propiedad intelectual y más importaciones”.

Justamente la propiedad intelectual y la tecnología es, de acuerdo con Juliana González, uno de los temas que más aleja a los dos países

¿Guerra Fría?

Medios como The New York Times habían señalado que del resultado de la cita dependería la existencia de una nueva Guerra Fría.

“Se podría predecir si dos gigantes, uno que es una superpotencia establecida, el otro un poder creciente, ambicioso e impaciente, están destinados a entrar en una nueva confrontación del tipo de la guerra fría”, decía el medio antes de la reunión.

Sin embargo, ninguno de los expertos considera la posibilidad de una Guerra Fría como siguiente paso de conflicto Estados Unidos- China.

“Hay una competencia lógica, hay un modelo económico productivo de libre mercado, de capitalismo que funcionó en EU en los últimos 30 años y por el que China está apostando pero con características chinas muy propias”, dice Girón.

Se podría predecir si dos gigantes están destinados a entrar en una nueva confrontación del tipo de la guerra fría.

“Me parece que se ha dado cuenta que como están no funcionan y ahora dicen: ‘apuesto por la globalización mientras Estados Unidos y Europa lo hacen por el proteccionismo, por cerrar las fronteras y reducir el impacto de la globalización”, agrega.

Y González va en el mismo sentido. “A China no le interesa entrar en un conflicto bélico, están más interesados en este tema de conectar a Asia”.

Así las cosas, aún falta por ver cómo se desarrolla esta tregua que al menos dio un alivio y una noticia concreta tras el fin de la Cumbre del G20. Pero lo cierto es que este conflicto ha puesto de manifiesto que una vez más el orden mundial está cambiando y que hay incertidumbres frente a cómo es el multilateralismo que propone China.

CATALINA OQUENDO B.
Para EL TIEMPO
Buenos Aires
Twitter @cataoquendo

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.