Díaz-Canel invoca al la unidad frente al neoliberalismo

Díaz-Canel invoca al la unidad frente al neoliberalismo

El mandatario fue entrevistado por Telesur al cumplir cuatro meses frente al Gobierno de Cuba.

Miguel Díaz-Canel

Miguel Díaz-Canel, primer presidente cubano que no pertenece a la familia Castro en seis décadas.

Foto:

Guillaume Horcajuelo / EFE

18 de septiembre 2018 , 09:34 a.m.

Miguel Mario Díaz-Canel Bermudez fue entrevistado por Telesur al cumplir cuatro meses al frente de la presidencia del Consejo de Estado y de Gobierno de Cuba.

Sin contar la larga interrupción dedicada a informar en vivo los problemas de Perú que ha molestado a muchos cubanos, durante una hora larga respondió a las preguntas que sin dejarle margen al respiro encadenaba Patricia Villegas, la presidenta de la cadena latinoamericana. Una internauta resumía con un “salió airoso” su primera entrevista con un medio extranjero, aunque amigo.

El dirigente de 58 años, elegantemente trajeado, habló de “la practica brutal” del bloqueo estadounidense como principal obstáculo al desarrollo, de la reforma de la constitución que se debate en toda Cuba, de la juventud cubana que “no quiere división y no es anexionista”, de los nuevos medios de comunicación y cómo utilizar las redes sociales en beneficio de la revolución.

Tras afirmar “A Venezuela la amamos”, denunció los ataques contra el Gobierno de Nicolás Maduro y consideró que el intento de asesinato es “la expresión de la impotencia ante el avance de la revolución bolivariana”. El mandatario recordó que EEUU ha tratado de “fracturar” los mecanismos de integración y “no quiere que Cuba se repita en ningún otro lugar de América Latina”. Sin embargo, reiteró que, pese a que las relaciones con el Gobierno de Donald Trump están en franco “retroceso”, están dispuestos a dialogar en condiciones de igualdad y sin imposiciones ni chantajes.

Díaz Canel destacó el papel del ALBA-TCP y Petrocaribe. “Los que no están a la atura de estos tiempos se someterán al imperio; y pagarán el precio de someterse. Los que defendemos priorizar la integración latinoamericana y caribeña, la Historia nos dará la razón”.

La próxima presidencia de Andrés Manuel López Obrador la calificó de “una esperanza para México y para América Latina y el Caribe. Un Gobierno de izquierda como el de Obrador favorece la correlación de fuerzas en la región. Tiene un compromiso tremendo con su país y con América Latina y el Caribe”.

Raúl Castro y Miguel Díaz

Equiparó el momento actual al vivido cuando Fidel Castro se enfermó en el 2006 y dio “mucha confianza” que Raúl comentó que se le “consultarían” todos los problemas.

Foto:

AFP

Respecto al papel de Cuba en la paz en Colombia precisó que fue una “modesta contribución por convicción; aspiramos a una paz universal, a un orden internacional diferente. Nosotros facilitamos que las partes puedan conversar, no interferimos. Los problemas de los colombianos deben resolverlos los colombianos”.

En clave para el interior de la isla presentó a Raúl Castro “muy presente, muy activo y al tanto de lo que estamos haciendo” y como “padre que te guía y a la vez te deja caminar”. Equiparó el momento actual al vivido cuando Fidel Castro se enfermó en el 2006 y dio “mucha confianza” que Raúl comentó que se le “consultarían” todos los problemas. Dijo que se sentía “privilegiado” de tenerlo a su lado.

Un buen conocedor de la realidad cubana dijo a este diario que eso es para “mantener a raya a los sectores que no están de acuerdo con la modernización”. Sin embargo, alertó de que para el exterior podía ser tomado como que no tiene ninguna autonomía.

Me gusta más hacer que hablar

También elogio a su esposa, Lis Cuesta, quien solo un día fue mencionada como primera dama por la TV cubana. Ella “mujer muy capaz, me ayuda mucho, es académica, especializado en temas de literatura y cultura cubana, me alienta mucho, es muy objetiva a la hora de criticar un problema, me hace contraparte, y con ella comparto ideas, discusiones, le pido opinión sobre ideas que tengo, le pido criterios sobre como redacte un discurso”.

Habló de su familia, de cómo almuerzan juntos todos los domingos, de los diálogos, de las críticas de “los muchachos”, los dos mayores chico y chica, son artistas. Juntos conversan, cantan “o cantamos… yo soy muy desafinado, pero ya me dan por imposible compartimos con sus parejas, con amigos, el nieto me saca sonrisas… soy un abuelo que malcría”, dice el hombre que antes admitió que tiene que hacer un esfuerzo tremendo para las cosas que son públicas, soy reservado, soy penoso”. Y resume: “me gusta más hacer que hablar”. Y justo es lo que lleva haciendo en estos cuatro meses donde parece estar en todas partes, recorriendo la isla de punta a punta y de pueblo a pueblo, hablando con la gente y, sobre todo escuchando.

Milagros López de Guereño
Corresponsal de EL TIEMPO
La Habana

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.