El importante rol de las mujeres en la recuperación de América Latina

El importante rol de las mujeres en la recuperación de América Latina

La región debe centrarse en traer mujeres al lugar de trabajo para la reconstrucción tras al brote.

Mujeres trabajadoras

Las mujeres representan la mitad de la población mundial, pero son responsables del 37 % del PIB mundial.

Foto:

Raúl Arboleda. AFP

Por: Isabel Saint Malo de Alvarado - Americas quarterly
21 de junio 2020 , 02:23 a.m.

El impacto social y económico total del coronavirus en América Latina es, por supuesto, incierto. Pero hay muchas cosas que sí sabemos.

Primero, es que los desafíos económicos que habían sacudido a las sociedades de la región en los meses previos al brote se exacerbarán debido a ello. La Cepal estima al menos una reducción del 1,8 % en el PIB regional este año, como una proyección muy optimista, y un aumento de al menos 10 puntos porcentuales en el desempleo. Proyectan que el número de personas que viven en la pobreza aumentará de 185 millones a 220 millones, y de 57 a 90 millones de personas que viven en la pobreza extrema. Mientras tanto, los problemas que recientemente llevaron a protestas masivas, disturbios civiles y huelgas en Chile, Ecuador, Bolivia y otros países no van a desaparecer.

Si América Latina espera recuperarse, y construir economías más fuertes e inclusivas en el futuro, un área clave de enfoque debería ser liberar el poder de una mayor participación laboral de las mujeres y sus posibles efectos sobre el PIB.

Las mujeres representan la mitad de la población mundial, pero son responsables del 37 % del PIB mundial, según Mckinsey. La brecha puede ser aún más dramática en América Latina, donde, además de tener una presencia general más pequeña en la fuerza laboral en comparación con los hombres, las mujeres también enfrentan oportunidades limitadas para comenzar nuevos negocios y generar crecimiento.

(Le puede interesar: La ola anticorrupción pierde fuerza en América Latina)

Según el cálculo de Mckinsey, América Latina podría aumentar el PIB en un 14 % en los próximos cinco años simplemente incorporando mejor a las mujeres a la fuerza laboral. Es fácil imaginar qué significarían esos $ 2 billones adicionales para los esfuerzos de reconstrucción de la región. Pero para que esto suceda, los gobiernos deben diseñar mecanismos financieros innovadores para facilitar el crédito a más mujeres, aumentar las oportunidades para que las mujeres se unan a la fuerza laboral instituyendo mejores sistemas de apoyo para el cuidado familiar, y exigir que los actores del sector privado se comprometan a la igualdad salarial. Estas y otras medidas como estas crearían empleos y reducirían la pobreza, y ayudarían a abordar los problemas sociales y económicos subyacentes que enfrenta la región.

Si bien muchas mujeres en la región tienen educación, el hecho de que sean las proveedoras predeterminadas de cuidado infantil y de ancianos dificulta su esfuerzo por unirse a la fuerza laboral

Algunas de estas medidas ya están en marcha. Más de 800 empresas de América Latina y el Caribe han firmado los Principios de Empoderamiento de las Mujeres (WEPS), que ayudarán a guiar al sector privado a promover mejor la igualdad de género y el empoderamiento. Las principales instituciones financieras de la región también han comenzado a centrarse en la denominada inversión de impacto de género mediante el diseño de productos financieros orientados específicamente a las mujeres. Y estudios recientes sugieren que las empresas que han incorporado porcentajes más grandes de mujeres en sus juntas directivas y equipos de gestión obtienen mejores resultados que las que no lo han hecho.

Los desafíos persisten. Si bien muchas mujeres en la región tienen educación, el hecho de que sean las proveedoras predeterminadas de cuidado infantil y de cuidado de ancianos dificulta su esfuerzo por unirse a la fuerza laboral. Las barreras históricas como la tenencia de la tierra, el control masculino sobre los activos y la toma de decisiones, y el historial crediticio limitado son barreras adicionales. Por lo tanto, las instituciones financieras y el sector privado son esenciales para unir el juego, y los responsables políticos que buscan repensar y adaptar la política económica a la luz del coronavirus deben asegurarse de no perpetuar los prejuicios y obstáculos que privan a las sociedades de las contribuciones potenciales de demasiadas mujeres.

(Le puede interesar: Autoridades chinas aseguran que el rebrote de Pekín ya está controlado)

Tenemos a nuestro alcance la oportunidad de mejorar nuestra búsqueda de cerrar las brechas de desarrollo al aumentar las filas de aquellos en la fuerza laboral a pesar de, o quizás especialmente debido a, tal vez, la crisis actual. La reconstrucción necesitará cada mano y cada mente. La pregunta es qué tan rápido podemos girar la llave, fomentando activamente la incorporación de las mujeres en la economía. Creo firmemente que los gobiernos que lo hagan más rápido cosecharán las mayores recompensas.

ISABEL SAINT MALO DE ALVARADO* Estos artículos fueron publicador originalmente en Americas Quarterly. www.americasquarterly.org

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.