Secciones
Síguenos en:
El regreso de Lula incomoda al ‘bolsonarismo’ en Brasil
Luiz Inácio Lula da Silva

Lula dio esta semana un discurso en São Paulo en el que criticó con dureza la gestión de Bolsonaro durante la pandemia del covid.

Foto:

EFE/ Fernando Bizerra Jr.

El regreso de Lula incomoda al ‘bolsonarismo’ en Brasil

La reaparición del expresidente provocó ajustes en el discurso del gobierno ultraderechista.

El regreso al ruedo del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva agitó el tablero político en Brasil e incomodó al gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro. A mitad de esta semana, el expresidente pronunció un discurso que removió las entrañas del ‘bolsonarismo’: Lula golpeó el lado más débil del presidente, su gestión en la pandemia.

(Le puede interesar: Brasil supera a India y es el segundo país con más casos de covid)

Tras la decisión del Tribunal Supremo (a manos del juez Edson Fachin) de anular todas las condenas que pesan sobre el exmandatario, un Lula conciliador, pero ya con tono de candidato, salió a fustigar a mitad de semana la política “imbécil” de Bolsonaro contra el covid en momentos que su país superó los más de 2.000 fallecidos por el virus en 24 horas.

“Han pasado pocos días de saber lo de Lula (la decisión del Supremo) y lo que vemos es que causó una incomodidad gigante dentro de los aliados de Bolsonaro (…). El caso Lula parece tener un efecto inmediato (en el Gobierno)”, le dijo a EL TIEMPO Acácio Augusto, profesor de Relaciones Internacionales de Universidad Federal de São Paulo.

Augusto se refirió puntualmente al cambio de discurso que tuvo Bolsonaro tras las duras palabras de Lula. El ultraderechista compareció en público con tapabocas (algo que no suele hacer) y abrazó el discurso de la vacunación. Incluso, afirmó que su gobierno ha sido “incansable” y “un ejemplo para todo el mundo” en combatir la pandemia. Pero lo cierto es que él ha desdeñado en innumerables ocasiones la gravedad de la crisis sanitaria: ha tildado al virus de “gripecita” y ha criticado a quienes usan tapabocas.

Los elevados promedios en los últimos días ratifican al gigante suramericano como el segundo país con mayor número de fallecidos por covid en el mundo, tan solo superado por EE. UU. Igualmente confirman que Brasil, con sus 210 millones de habitantes, sufre en la actualidad una nueva ola de la pandemia, más virulenta y letal.

“Obviamente que ellos se incomodaron con la declaración (de Lula). Esto hizo que Bolsonaro se preocupara por la desastrosa gestión que está teniendo con la pandemia, porque él se está proyectando para 2022”, agregó Augusto.

Sin embargo, para una eventual candidatura de Lula aún hay varios elementos para tener en cuenta. La Fiscalía de Brasil presentó el pasado viernes una apelación contra la decisión judicial que anuló las condenas de prisión.

En la apelación estarán en juego las penas de cárcel dictadas contra Lula, que suman casi 26 años, y también sus derechos políticos y la posibilidad de postularse a la Presidencia en 2022.

(Lea aquí: Fiscalía de Brasil apela decisión judicial que anuló condenas de Lula)

Fachin argumentó que las causas en que Lula fue acusado y hallado culpable no tenían relación directa con los escándalos en la estatal Petrobras, a los que se limitaba la competencia de la Corte de primera instancia entonces dirigida por el exjuez (y exministrod de Bolsonaro) Sergio Moro.

Y aunque a Lula aún le queda un camino por recorrer en la justicia, analistas coinciden que hoy el panorama político en Brasil cambió de cara a las presidenciales, que auguran una contienda entre Bolsonaro y Lula, con la pandemia como telón de fondo.

Jair Bolsonaro

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Foto:

Evaristo Sa - AFP

“Con certeza esto cambia el escenario. El discurso de Lula fue más enfocado para las disputas de unas elecciones (…). Lula fue hábil, no dio un discurso para inflamar al PT ni a la izquierda. El discurso fue moderado, intentado decir que él sería el sujeto más responsable y eficaz en el combate de la pandemia”, explicó Augusto.

Para Rafael Duarte Villa, internacionalista del departamento de Ciencia Política de la Universidad de São Paulo, Lula es el político que más posibilidades tendría para impedir una reelección de Bolsonaro.

“Hay que recordar que Lula al final de su gobierno era evaluado positivamente por más de 80 por ciento de la población. En segundo lugar, hay un desgaste grande del gobierno Bolsonaro que Lula va a aprovechar”, le dijo Duarte a este diario.

Su nombre enfrenta una fuerte resistencia en sectores de la clase media e incluso en otros partidos de izquierda o centroizquierda, luego de salir salpicado por escándalos de corrupción.

El analista Murillo de Aragão, de Arko Advice, le dijo a la agencia AFP que la vuelta al ruedo de Lula “va a polarizar las narrativas” políticas en Brasil. “Bolsonaro puede radicalizar su discurso y Lula puede decir que fue perseguido. Las narrativas ganarán tonos fuertes”, explicó.

(En otras noticias: Manifestantes atacan a golpes la camioneta del presidente argentino)

Ante un eventual escenario de polarización, Duarte consideró que esto dependerá de la respuesta que logre dar el ‘bolsonarismo’ a la pandemia y a la crisis económica de aquí a finalizar el mandato.

“Si el gobierno hasta finales de este año logra dar mínimas respuestas visualizadas como positivas por la población, entonces el Gobierno recuperará parte de su popularidad y tendrá fuerza política para intentar polarizar a Lula. Pero, puede acontecer un escenario en que la popularidad del gobierno sea tan baja a mediados de 2022 que ni Lula precise polarizar con Bolsonaro”, añadió Duarte.

La otra gran pregunta que surge es si Lula podrá unificar a la izquierda. De hecho, para Duarte esto es incluso más complicado que derrotar en las urnas al propio Bolsonaro. “El sentimiento de anti-PT es un fenómeno político tan fuerte en Brasil que el anti-petismo no está solo en las fuerzas políticas y sociales de derecha, sino también en algunos sectores de izquierda que nutren un odio político por el PT de Lula. En esas condiciones, unir a la izquierda es una tarea tan difícil hoy en día en Brasil que ni la figura histórica de Lula podrá lograr ese objetivo. Claro, eso no subestima que, por otra parte, muchas fuerzas políticas de la izquierda siguen fiel a Lula”, recalcó.

En todo caso, hoy el Tribunal Supremo de Brasil tiene unos importantes retos por delante.
Más allá de la situación de Lula, la sentencia de Fachin generó una reacción del magistrado Gilmar Mendes, también del Supremo, quien decidió que se juzgará una demanda contra la supuesta “parcialidad” del juez Moro.

Si se impone esa tesis de “parcialidad”, los posibles efectos de esa decisión son inciertos. Pero podría resultar impactado el mismo Moro, a quien se baraja como posible candidato presidencial de derechas frente a Bolsonaro en 2022 y vería manchada su imagen como juez.

Al mismo tiempo, eso podría aumentar la popularidad de Lula de cara a las elecciones del año próximo, pues se reforzaría la idea de la “persecución” que el expresidente denunció desde el inicio de los procesos en su contra.

CARLOS JOSÉ REYES
REDACCIÓN INTERNACIONAL
EL TIEMPO

Lea también

- ¿Qué efectos políticos tiene en Brasil la decisión en el caso Lula?
'Fui víctima de la mayor mentira jurídica en 500 años': Lula
Países que han empezado a vacunar y que han vuelto al confinamiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.