Despedida de Alan García evidencia fractura en vida política de Perú

Despedida de Alan García evidencia fractura en vida política de Perú

Un grupo de los partidos tradicionales responsabiliza del suicidio al gobierno de Vizcarra.

Alan Garcia

El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, junto a la familia del expresidente Alan García, hace una oración ante los restos de este.

Foto:

Guadalupe Pardo. Reuters

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de abril 2019 , 12:06 p.m.

La despedida de los restos del expresidente peruano Alan García, quien se suicidó el miércoles cuando iba a ser detenido acusado de actos de corrupción, evidenció la enorme fractura que existe en la vida política peruana entre el Gobierno y los partidos políticos más tradicionales.

La trágica muerte de García, quien gobernó Perú en dos períodos (1985-1990 y 2006-2011), atrajo inmediatamente multitud de mensajes de pésame, conciliación y respeto hacia su figura, pero al mismo tiempo no pudo dejar de lado -con gestos, desprecios y negativas- el encono que existe entre dos bloques de peruanos. La línea de falla la constituye la corrupción o, mejor dicho, el tratamiento que se está dando a la lucha contra la corrupción.

Esa fractura tiene como líderes simbólicos, por un lado, al Ministerio Público y fiscales como José Domingo Pérez, encargado de perseguir los delitos de corrupción cometidos por la empresa Odebrecht y quien ha sido defendido expresa y públicamente por el presidente Martín Vizcarra, quien abrazó la lucha anticorrupción como política de Estado.

Del otro lado se ubicaron los que tenían a García como principal abanderado y que veían los avances de la Fiscalía contra las principales figuras políticas del país, todas salpicadas de un modo u otro por el escándalo de Odebrecht, como un acto de persecución, fruto de una "obsesión" y un "odio" encarnizado hacia ellos.

De una forma un tanto difusa, en este grupo entran lo que en Perú denominan de forma despectiva los "caviares" -izquierda liberal no marxista- alejada de la derecha populista de Fuerza Popular -fujimorista- y del Partido Aprista Peruano (PAP) de García, ambos partidos estrechos aliados en el Congreso peruano, que dominan.

Esta visión apunta que la Fiscalía, respaldada cuando no impulsada por Vizcarra, ha sido tomada por los "caviares" dispuestos a destruirlos, acusando sin pruebas, sin corroboraciones, y con pactos con Odebrecht para proteger unos intereses y atacar a otros.

Así se explican los virulentos gritos que se escucharon constantemente en el velorio de García, que denunciaban a Vizcarra como asesino, el rechazo de la familia y el PAP a la propuesta del Gobierno de rendir honores de Estado al difunto líder o la negativa a recibir ofrendas florales de organismos públicos o partidos considerados próximos a Vizcarra.

También así se explica el clamoroso silencio de Vizcarra y su gobierno ante el suicidio del expresidente, que, salvo un brevísimo mensaje de condolencias, no se ha pronunciado públicamente sobre el mismo. Sólo la vicepresidenta Mercedes Aráoz, quien fue ministra durante el segundo gobierno de García, se acercó discretamente al velorio durante la noche del miércoles.

Un ejemplo paradigmático de la visión que responsabiliza al Ejecutivo de la tragedia es el del exarzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, tradicional azote de los "caviares" peruanos y muy próximo a Fuerza Popular. Cipriani asistió al velorio y ofreció un responso ante el féretro del suicida, antes de reclamar públicamente que "basta de tanta persecución malvada" por parte de los poderes públicos.

Antes, en un comunicado, el religioso indicó que la política "no justifica nunca el odiar y destruir al contendor, buscando popularidad" ni la justicia debe apoyarse "en usar y abusar de información no corroborada".

En una situación compleja quedaron los líderes políticos de otros partidos políticos "neutrales". Muchos acudieron a rendir homenaje al expresidente , como la ex primera ministra Beatriz Merino; el alcalde de Lima, Jorge Muñoz, o representantes del Partido Popular Cristiano como Lourdes Flores.

Equidistantes en este conflicto, presentaron sus respetos y acompañaron a los deudos y simpatizantes, pero no entraron a valorar ni a buscar responsabilidades sobre la muerte de García.

Álvaro Mellizo
EFE​

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.