De padrino de matrimonio a enemigo del presidente Ortega de Nicaragua

De padrino de matrimonio a enemigo del presidente Ortega de Nicaragua

Exmagistrado Rafael Solis, brazo del sandinismo en la Justicia, denunció un 'Estado de terror'.

Rafael Solís

El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, Rafael Solís, quien renunció y dijo que en Nicaragua hay un 'Estado de terror'.

Foto:

AFP

Por: Redacción Internacional*
17 de enero 2019 , 08:11 a.m.

Rafael Solis llevaba 21 años como magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua y desde su cargo se había convertido en operador político del sandinismo en el Poder Judicial.

El pasado jueves se conoció su renuncia, a tres meses de ser reelecto en el máximo tribunal del país centroamericano y en su carta acusó al matrimonio presidencial –del que es padrino- de Daniel Ortega y Rosario Murillo quien además es la vicepresidente, de haber decidido "acabar con las protestas populares, los jóvenes y los tranques (bloqueos de vías) a sangre y fuego en un uso desproporcionado de la fuerza, y armando de manera irresponsable con armas de guerra a una gran cantidad de jóvenes y algunos sandinistas ya retirados que también participaron con la Policía en la represión".

"Presento mi renuncia inmediata, e irrevocable a partir de este momento a mi cargo de Magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ)", expuso Solís en la misiva a Ortega y Murillo y al titular del parlamento, Gustavo Porras.

Solís, considerado uno de los hombres de confianza y del círculo de poder de Ortega, habría confirmado la veracidad de la carta al diario ‘La Prensa’ y a ‘Confidencial’. AFP intentó comunicarse con el juez, pero no obtuvo respuesta a sus llamados.

Asimismo, reprochó que en medio de la crisis estén enjuiciando a una gran cantidad de detenidos "con una serie de acusaciones absurdas sobre delitos que nunca cometieron".

En su carta de renuncia sostuvo que "no hubo tal golpe de Estado, ni agresión externa", como denuncia el Ejecutivo, "sino un uso irracional de la fuerza" por parte del Estado.

En la misiva, con fecha 8 de enero, Solís expone que esperó nueve meses desde el inicio de la crisis por una solución dialogada y una rectificación de errores, pero que nada de eso ocurrió, y al contrario "el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total".

Solis, quien no aclaró si está en Nicaragua al momento publicar la carta, asegura que no desea una guerra civil pero que Ortega y Murillo "van por ese camino" y anticipó que si el Ejército no desarma a los grupos paramilitares, es de esperar que grupos de oposición busquen el recurso de las armas.

Y es que desde el pasado 18 de abril, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 674 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.
El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 reos, que llama "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

Daniel Ortega

Daniel Ortega (i.) presidente de Nicaragua y Rafael Solís, en el 2017.

Foto:

AFP

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Solís es el primer alto cargo en ofrecer su renuncia en medio de la crisis política que afecta al país desde hace casi nueve meses aunque este martes la Asamblea Legislativa aceptó la renuncia que el 20 de diciembre presentó el superintendente de Bancos, Víctor Urcuyo, en medio de una grave crisis social y económica en el país.

"El orteguismo ha recibido un golpe contundente que tendrá consecuencias", señaló la Articulación de Movimientos Sociales y Organizaciones de la Sociedad Civil, en una declaración. A juicio de esa unidad opositora, con su renuncia el juez "pondrá a pensar a muchos militantes" sandinistas "de que no deberían seguir defendiendo a unos dictadores corruptos y criminales que cometieron delitos de lesa humanidad y que algún día serán juzgados por ello".

El excomandante de la revolución sandinista Luis Carrión Cruz consideró que Solís botó la tesis del Gobierno de Nicaragua de que en este país ha existido un intento de golpe de Estado en contra del presidente Daniel Ortega.

"Los miembros del FSLN que han sido alimentados con las noticias falsas de los medios de comunicación orteguistas deberían poner atención a las palabras de Solís porque provienen de alguien que ha estado en el corazón de la estructura de poder y sabe lo que ahí pasa y lo que ahí se decide", apuntó Carrión Cruz.

Solís fue uno de los jueces que declaró en octubre de 2009 "inaplicable" el artículo de la Carta Magna que impedía la reelección presidencial continua y limitaba a dos el número máximo de mandatos de un presidente, lo cual allanó el camino para que Ortega optara a la reelección en los comicios de 2011 y luego en 2016.

Carrión Cruz, que fue uno de los nueve comandantes de la revolución y uno de los principales dirigentes que lideraron la insurrección sandinista que en 1979 derrocó con las armas la dictadura de Anastasio Somoza, valoró que la renuncia de Solís "es la más importante que se ha producido hasta ahora entre los funcionarios del régimen. Tanto por ser un magistrado de la Corte Suprema de Justicia y por ser persona muy cercana al círculo de poder de los Ortega-Murillo", agregó.

Solís estuvo "dentro de las entrañas" del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) por 43 años "y conoce muy bien el funcionamiento" de ese partido, por lo que su advertencia debe ser motivo de preocupación, acotó.

Quién es Solís

El exmagistrado comenzó su carrera política como dirigente estudiantil en la Universidad Centroamericana (UCA), donde obtuvo su título de Doctor en Derecho.
Después, fue combatiente del frente interno del FSLN en Managua, en los barrios orientales, durante la insurrección final contra la dictadura de Anastasio Somoza; y cuando triunfó la revolución nicaragüense, el 19 de julio de 1979, pasó a las filas del entonces Ejército Popular Sandinista, del que fue representante en el Consejo de Estado.

Posteriormente fue el primer embajador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional en Estados Unidos.

Al regresar ocupó el cargo de primer secretario de la Asamblea Nacional, desde 1985 hasta 1990, período en que se aprobó la Constitución. En 1990, cuando el FSLN fue derrotado en las elecciones por Violeta Barrios de Chamorro, Solís fue reelecto como diputado.

No hubo tal golpe de Estado, ni agresión externa, como denuncia el Ejecutivo, sino un uso irracional de la fuerza.

En 1997 es nombrado magistrado de la CSJ por la Asamblea Nacional.
Durante su estadía de 21 años en la CSJ, Solís fue miembro de la Sala Penal y la Sala de lo Constitucional. En el año 2010 tuvo diferencias con sus colegas liberales, quienes al inicio se resistían a reconocer como legal un decreto presidencial que prolongaba a los magistrados el período en el cargo hasta que la Asamblea los reeligiera o eligiera a otros.

Solís es recordado como el magistrado que algún día dijo: “Yo estoy aquí en la Corte (Suprema) para defender los intereses del Frente Sandinista”.

Redacción Internacional* Con AFP, Efe y Reuters 

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá:

Empodera tu conocimiento

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.