Petrocaribe, la herencia de Chávez que tiene en crisis a Haití

Petrocaribe, la herencia de Chávez que tiene en crisis a Haití

Presidente Moise afronta la corrupción en el manejo de recursos del petróleo que envía Venezuela.

Protestas Haití

Manifestantes participan en una protesta en reclamo de la dimisión del presidente Jovenel Moise este viernes, en Puerto Príncipe (Haití).

Foto:

Efe

Por: HOLMAN RODRÍGUEZ MARTÍNEZ - REDACCIÓN INTERNACIONAL
18 de junio 2019 , 06:37 a.m.

Haití, el país más pobre de América, está acostumbrado a vivir en crisis. Cuando no son los desastres naturales –como los terremotos o los huracanes–, es la economía, la política o la corrupción, como en la coyuntura actual, luego de que la Contraloría determinó que durante los 11 años en los que Venezuela le ha suministrado petróleo en condiciones muy favorables, bajo el programa Petrocaribe, se han perdido al menos 2.000 millones de dólares, y uno de los señalados es el presidente Jovenel Moise.

Esto ha ocasionado violentos brotes de protesta desde hace seis meses, que se han intensificado en las últimas semanas y en los que, según analistas, hay un claro interés de sectores políticos en tumbar al mandatario.

Moise, empresario vinculado a actividades agrícolas y a quien le gusta que le digan el ‘hombre de las bananas’, pues ese negocio es el más exitoso que ha emprendido, fue acusado de recibir varios millones de dólares de Petrocaribe a través de su empresa, Agritrans, para varios proyectos sociales que no ha ejecutado.

Pero la situación actual también tiene que ver con la falta de atención e inversión a una región afectada por huracanes que golpearon el territorio en el 2018.

Protestas en Haití

Vista de los disturbios registrados en Puerto Príncipe (Haití).

Foto:

Jean Marc Herve Abelard / Efe

El programa Petrocaribe fue creado a mediados del 2005 por el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, para ofrecerles a pequeños países de Centroamérica y el Caribe petróleo a precios subsidiados, con créditos tan blandos y sin intermediarios que la comercialización que esos amigos hacen con ese crudo les deja jugosas ganancias.

Eran otros tiempos. En el 2005, cuando se creó Petrocaribe, Venezuela producía
2,5 millones de barriles diarios y Chávez se daba el lujo de dar crudo en ganga.
En la actualidad, la cifra de producción diaria del país es de 741.000 barriles, y en rápida caída.

De esa manera, desde ese año, Venezuela ha tenido en diferentes organismos internacionales votos incondicionales de países que apoyan sus iniciativas o bloquean los intentos de castigo o de rechazo a sus políticas, que en materia social o de derechos humanos cometen sus autoridades.

Petrocaribe financió  desde el 2008 a Haití y llegó a tener una importancia muy grande, más que toda la ayuda de la comunidad internacional en su conjunto

Eduardo Gamarra, especialista en política latinoamericana y profesor de la Universidad Internacional de Florida, le dijo a EL TIEMPO que el programa Petrocaribe financió “desde el 2008 a Haití y llegó a tener una importancia muy grande, más que toda la ayuda de la comunidad internacional en su conjunto”.

El académico considera que los recursos que el país caribeño ha obtenido, de alrededor de 600 millones de dólares al año, le permitieron hacer inversión social,
y en el caso del terremoto del 2010, que ocasionó 316.000 muertes, fueron vitales,
y más cuando nunca se concretó la prometida ayuda internacional por 11.000
millones de dólares.

Lo del desvío de dineros del programa venezolano, en el caso haitiano, es otra cosa. Justamente, lo que reveló recientemente la Contraloría de ese país.

Y es que el Gobierno de Caracas diseñó ese programa de ayuda y solidaridad a sus amigos políticos sin condiciones de transparencia, motivo por el cual “los gobiernos de René Préval, Michel Martelly y Jovenel Moise hicieron uso discrecional de los recursos y no han rendido cuentas”, asegura Gamarra.

Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro estrecha la mano de su homólogo haitiano, Jovenele Moise.

Foto:

Reuters

Adicionalmente, en ese país caribeño es tradicional la “volatilidad social, una clase política depredadora e instituciones débiles que sumada a la caída de los recursos tienen en una situación complicada al presidente”, dice el académico.

Pero, además, hay dos elementos graves que configuran el mapa crítico de Haití: la alta dependencia de la ayuda internacional, pues prácticamente todas las ONG del mundo tienen presencia en el país –tanto que muchos lo llaman el ‘país de las ONG’, y, como dice Gamarra, “al resto del mundo le importa poco lo que pasa allí”.

Un tema estructural

Los problemas señalados, con los que conviven los 11 millones de haitianos, se han convertido en una especie de círculo vicioso, pues al tener una débil economía basada en más del 50 por ciento en la agricultura de subsistencia, “las ayudas no son puntuales sino estructurales, por lo que hay una masa importante de la población que vive única y exclusivamente de esa ayuda”, le dice a este diario Carlos Malamud, analista principal para América Latina del Real Instituto Elcano, de España.

Moise puede caer o salvarse; todo dependerá de su capacidad de desactivar la crisis y hacer que la presión social amaine.

El investigador considera que la debilidad institucional, la falta de una sociedad civil que aporte soluciones, una economía poco eficaz, la corrupción y el narcotráfico explican por qué el país está así. Añade que “Moise puede caer o salvarse; todo dependerá de su capacidad de desactivar la crisis y hacer que la presión social amaine, pero con hechos que creíbles”.

‘Chávez logró más influencia que EE. UU.'

“Con Petrocaribe, el entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, logró tener más influencia y lealtades que Estados Unidos, con lo que redujo la importancia del que consideraba ‘el imperio’ ”, le dijo a EL TIEMPO Adam Isacsson, experto de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (Wola).

El analista dice que “Venezuela gastó muchos millones de dólares en una apuesta que le hizo ganar una fuerte influencia, y eso se vio en la OEA, pues nunca se pudo actuar contra ese país por el voto de sus socios políticos”.

Isacsson considera que Petrocaribe no es un programa transparente, pues se presta para la corrupción. “Se vio claramente en Nicaragua, El Salvador y en Haití”, y se pregunta “qué puede estar pasando ahora, porque sabemos que a Cuba sigue llegando petróleo, pero debe haber bajado por la caída de la producción venezolana”.

HOLMAN RODRÍGUEZ MARTÍNEZ
REDACCIÓN INTERNACIONAL
Twitter: @holmanrodriguez

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.