'Quien viene a explotar a nuestros niños no es un turista'

'Quien viene a explotar a nuestros niños no es un turista'

Jorge Morandeira, coordinador del GARA habló sobre estrategia de Uruguay para combatir el flagelo.

Jorge Morandeira

Coordinador del GARA

Foto:

Ministerio de Turismo de Uruguay

Por: María del Mar Quintana Cataño
27 de junio 2018 , 11:05 a.m.

La lucha por erradicar la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en el contexto de los viajes y el turismo se ha convertido en una titánica labor para los Gobiernos de los diferentes países.

El caso de Uruguay llama la atención, pues es uno de los países que más bajos índices presenta en esta materia y su éxito pareciera provenir de la estrategia que está implementando el Estado, en conjunto con actores como los empresarios del turismo y otros actores.

Jorge W. Morandeira, Coordinador de la Secretaría Ejecutiva del Grupo de Acción Regional de las Américas (GARA) habló con EL TIEMPO sobre dicha estrategia:

¿Por qué Uruguay es pionera en esta materia en América Latina?

Debo destacar en general que, más allá de lo doloroso del tema, hay un alto compromiso que los diversos Estados han presentado, así como las ONG. Además, muchas empresas del sector privado turístico han tenido un papel relevante en esta materia, en cada país.

En Uruguay ha habido una política de Estado definida que es lo que ha llevado a que se destinen recursos humanos y financieros para que sea efectiva la erradicación desde el Ministerio, de la explotación sexual de niños y niñas y adolescentes en viajes y turismo.

También se integra la Mesa de Prevención y Combate de la Trata, como los otros entes de la sociedad civil. Hay que sumar a ello el fuerte compromiso de la Ministra de Turismo, Liliam Kechichián y de todo su equipo respecto a la problemática.
Más o menos desde el 2005 hay un trabajo muy claro y continuado frente al tema.

¿Cómo lo hacen? Enseñando a sus empleados a manejar estas situaciones si llegaran a tener la presunción de que se está cometiendo un caso de abuso o de explotación para que luego hagan la denuncia a diferentes entes como la policía y el Ministerio de Turismo. Esto con aras a que se presente una sanción social hacia la persona que esté realizando estos actos.

Sin embargo, en el país hoy en día no tenemos denuncias asociadas a turistas que hayan cometido hechos de explotación. Siempre decimos que esto no quiere decir que no las haya. Aunque sí nos indica que la manera de trabajo que estamos realizando está teniendo algún eco.
En Uruguay siempre tomamos al turismo como un derecho humano. Esto quiere decir que respetamos a las poblaciones que buscan los servicios turísticos, pero también propendemos por el respeto a quienes los proveen y están alrededor de ello.

¿Cómo combaten este flagelo?

Este trabajo ha llevado a que primero los operadores privados se adhieran voluntariamente a un convenio de la protección de la niñez y la adolescencia.
Desde 2013, que hubo un aumento de las denuncias, aunque no todas tenían que ver con explotación, se ha ido generando una cultura de la denuncia y fueron apareciendo más casos.

Tenemos una campaña que se llama ‘El Turismo crece y protege’ que ha potenciado la lucha frente al tema y además desde 2013 hay un decreto que compromete a todos los operadores turísticos a luchar contra este flagelo.

¿Tienes alguna zona en especial que esté combatiendo la problemática?

Las cifras de 2016, de 2.629 denuncias de algún tipo de violación o violencia hacia los niños (física o psicológica) 333 tenían que ver con algo sexual. Pero reitero, ninguno de ellos involucraba a un turista. Sin embargo, siempre las zonas fronterizas son las más complejas, y en ellas se pueden generar cinturones más vulnerables.

¿Cómo logran que los empresarios, en lugar de vincularse a las organizaciones internacionales que practican la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes en el contexto de viajes y turismo se unan a la causa del Gobierno y denuncien?

Bueno, además del tema legal que implica para una persona involucrarse en ello. Yo insisto en el tema de la sanción social. Los mismos empresarios ayudan a que eso sea así. Nosotros tenemos 19 departamentos a lo largo del país que recorremos, se hacen cursos, siempre tratando de que se formen más personas en el tema sobretodo haciendo énfasis en cómo tiene que reaccionar el recepcionista de un hotel, un chofer de un sistema de transporte, ente otros actores.

¿Cómo evalúa el avance en estas problemáticas en Colombia?

Veo que hay un fuerte compromiso por parte de los diferentes entes involucrados como el Estado, pero evidentemente hay que seguir trabajando. Esto implica que, pese a lo doloroso de la problemática no se debe bajar el brazo. Aquí lo que tienen que hacer es combinar mejor las campañas nacionales.

También es importante dejar claro que quien viene a explotar a nuestros niños, niñas y adolescentes no es un turista, es un delincuente. Es decir, usar la terminología turismo es un error.

María del Mar Quintana Cataño
Redacción Internacional
En Twitter: @MariaQC8

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.