Secciones
Síguenos en:
Fingió que pedía un domicilio, pero llamó a la policía para solicitar ayuda
Apps

En Brasil, una joven de 19 años habló en clave con el policía y logró darle su dirección.

Foto:

iStock

Fingió que pedía un domicilio, pero llamó a la policía para solicitar ayuda

En Brasil, una joven de 19 años habló en clave con el policía y logró darle su dirección.

FOTO:

iStock

Un oficial 'le siguió el juego’ y la salvó de un hombre que no la dejaba ir de casa.

Un hecho estremecedor, aunque con un afortunado desenlace, tiene consternados a los internautas y a los habitantes de Samambaia, en Brasil.

Una mujer decidió visitar a un conocido, sin embargo, aquel quiso violentarla en reiteradas ocasiones y, al parecer, hasta la amenazó con no dejarla salir de casa.

Ella quería huir, pero no podía.

De algún modo logró convencer al agresor para que la dejara hacer una llamada.

¿El motivo? Pedir un supuesto ‘domicilio’.

(Le contamos: Australia ayudará con 'pago' a mujeres víctimas de maltrato intrafamiliar). 

‘¿Tiene prisa por recibir el domicilio?’: Policía

La llamada para pedir un domicilio resultó ser un aviso a la policía.

Foto:

iStock

El medio brasileño ‘G1’ hizo el debido cubrimiento del caso e incluso logró conseguir la transcripción de la llamada hecha por la joven, de 19 años.

Según el citado medio, ella visitó a un conocido, de 32 años, el pasado sábado 16 de octubre.

Ese hombre, al parecer, la instó a tener relaciones sexuales, llegando incluso a la agresión.

Muchas veces, indica ‘G1’, la amenazó con no dejarla ir de la casa hasta cumplir su repudiable cometido.

Ella dijo que iba a pedir unas hamburguesas para la cena.

Tomó el teléfono y, en vez de comunicarse con un establecimiento de comidas rápidas, llamó a la policía local.

En la conversación, difundida por ‘G1’, se puede notar que, en un momento dado, el oficial que contestó adopta el rol de vendedor y hace uso de ciertas palabras claves para comprender la situación, conseguir la dirección del sitio desde el cual se pedía ayuda y acudir en el rescate de la joven.

(Le puede interesar: Habla Jineth Bedoya sobre el fallo de la CIDH que condena al Estado). 

PM: Policía Militar, ¿emergencia?

Víctima: ¡Hola! ¿Me contestan de la hamburguesería?

PM: Le acabo de decir que es de la Policía Militar, señora.

Víctima: ¡Lo sé!

PM: ¿Dónde vive?

Víctima: En Samambaia.

PM: ¿Tiene prisa por recibirlo?

Víctima: Sí.

PM: ¿Mucha hambre?

Víctima: Sí.

PM: Pediré su solicitud con urgencia.

Apenas minutos después las autoridades llegaron al lugar e hicieron el arresto del hombre. Ella, según ‘G1’, estaba llorando en el interior de la residencia.

El presunto agresor fue trasladado a la Comisaría número 26 de Samambaia. Allí recibió una multa y se abrió un proceso en su contra.

La investigación continúa.

Más noticias

Nueva York enfrenta brote de rara enfermedad transmitida por ratas

Autoridades investigan misteriosa muerte de colombiana que vivía en Ecuador

‘Cajas misteriosas' provenientes de barco nazi hundido aparecen en Brasil

Mario Hernández sobre sus productos hechos en China: 'No engañamos a nadie'

Tendencias EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.