Cerrar
Cerrar
Brasil: cinco claves para entender el asalto de bolsonaristas a sedes del poder
AUTOPLAY
¿Qué hay detrás del asalto a las tres sedes del poder en Brasil? | El TiempoEL TIEMPO analiza por qué miles de bolsonaristas se tomaron los edificios del Ejecutivo, Legislativo y Judicial en Brasilia.
Brasil

EFE

Brasil: cinco claves para entender el asalto de bolsonaristas a sedes del poder

El gigante sudamericano se enfrenta a su mayor reto democrático desde final de la dictadura en 1985.

Luego de que una turba de bolsonaristas asaltó este domingo las tres sedes del poder en Brasil (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), el gigante sudamericano se enfrenta a su mayor reto democrático desde el fin de la dictadura militar en 1985.

(Lea aquí: Brasil: Gobierno monitorea condiciones de 1.500 detenidos por actos golpistas)

Este episodio es el colofón de una crisis que arrastra el país desde la segunda vuelta presidencial, donde Luiz Inácio Lula da Silva ganó las votaciones frente a Jair Bolsonaro, quien durante la campaña electoral agitó a sus simpatizantes para desconocer los resultados.

(Vea también: Similitudes y diferencias entre lo sucedido en Brasilia y el asalto al Capitolio)

Lula asumió el mandato apenas este 1.° de enero. Desde ya, sortear la polarización en la que está sumida la ciudadanía se abre como un reto mayúsculo para su tercer mandato.

A continuación, le explicamos cinco claves para entender qué está pasando en Brasil y cómo se llegó hasta este punto.

Antecedes: ¿cómo llegó Brasil a esta crisis?

Brasil eligió un nuevo presidente en octubre pasado. Luego de una primera vuelta a inicios de ese mes, la segunda vuelta se llevó a cabo el día 30. Lula y Bolsonaro libraron una agitada campaña manchada por la polarización.

Finalmente la votación se decidió por una diferencia de apenas 1,8 %, favoreciendo a Lula. El estrecho margen mostró a un país dividido casi por partes iguales entre ambos candidatos.

Bolsonaro, desde incluso antes de la época electoral, criticó con dureza, pero sin pruebas, el sistema de votación en su país. El saliente mandatario ataca las urnas electrónicas que usa Brasil desde mediados de los 90 y cuyos resultados siempre han sido respetados y confiables.

Luego de que perdió los comicios, Bolsonaro, un excapitán del ejército, permaneció en silencio durante varios días sin reconocer su derrota. Sumado a esa actitud, sus simpatizantes empezaron a acampar desde ese 30 de octubre a las afueras del Cuartel General del Ejército (en Brasilia) para pedir a los militares una intervención y evitar que Lula asumiera el mando del país.

Oficinas destrozadas al interior del Palacio de Planalto.

Foto:

EFE

El asalto: ¿qué pasó?

Dos meses después del inicio de esos campamentos, miles de manifestantes citaron a una movilización para este domingo 8 de enero que recorrería 9 kilómetros desde el Cuartel General hasta la plaza de los tres poderes, una zona que alberga las sedes del Congreso, el Palacio Presidencial y la Corte Suprema de Justicia.

Escoltados por la policía militar de Brasilia, miles de protestantes irrumpieron, primero, en el Congreso, y luego en las sedes del Ejecutivo y la Corte. Las marchas pedían una intervención militar y el fin del mandato de Lula.

Lo que viene: ¿qué medidas tomaron?

Ante el caos, Lula ordenó que el control de la seguridad de Brasilia recaería en manos del Ejecutivo.

Los manifestantes estuvieron casi cuatro horas en las tres sedes del poder. Luego, las autoridades empezaron a controlar las protestas y detuvieron a cerca de 300 personas en ese lugar.

Este lunes, las autoridades continuaron sus operaciones y empezaron a desalojar los campamentos apostados frente al Cuartel General. Allí, unas 1.200 personas fueron detenidas, lo que eleva el número total a 1.500.

También se anunciaron investigaciones para determinar cómo se gestó el asalto y si hay algún responsable del hecho. Incluso, se ordenó apartar del cargo al Gobernador encargado de la seguridad de Brasilia por sospechas tras no haber ordenado a la policía que pusiera freno a las marchas.

La posición de Bolsonaro: ¿qué dice el expresidente?

El exmandatario, quien abandonó Brasil dos días antes rumbo a Florida para no asistir a la posesión de Lula, rechazó con poca contundencia los hechos.

"Las manifestaciones pacíficas, dentro de la ley, son parte de la democracia. Sin embargo, el vandalismo y las invasiones de edificios públicos como las ocurridas hoy, así como las practicadas por la izquierda en 2013 y 2017, escapan a la regla", manifestó el exmandatario en sus redes sociales.

Ahora, Bolsonaro permanece hospitalizado desde este lunes por cuenta de un dolor abdominal que lo aqueja.

Jair Bolsonaro entre sus simpatizantes.

Foto:

AFP

Respaldo a Lula: un rechazo al salto desde Brasil y el mundo

Luego de los hechos, Lula se reunión con el presidente del Congreso (del partido de Bolsonaro) y el titular de la Corte Suprema. Ambos respaldaron abiertamente al mandatario y rechazaron categóricamente el asalto.

A su vez, Estados Unidos, los principales gobiernos de América Latina y la Unión Europea condenaron los hechos y mostraron un total respaldo a Lula. La OEA, por su parte, citó para este miércoles una reunión extraordinaria para tratar la situación.

CARLOS JOSÉ REYES GARCÍA
SUBEDITOR INTERNACIONAL
EL TIEMPO

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.