‘Migración de Venezuela debería ser una oportunidad para Colombia’

‘Migración de Venezuela debería ser una oportunidad para Colombia’

Alexander Betts es uno de los 100 pensadores más influyentes del mundo.

‘La migración de Venezuela debería ser una oportunidad de desarrollo para Colombia’

Para Betts, la forma como se responde a los venezolanos en Colombia debe ser vista desde la perspectiva del interés nacional.

Foto:

Raul Arboleda / AFP

Por: Poly Martínez
12 de febrero 2019 , 08:10 p.m.

Alexander Betts tenía 19 años y quedó impactado. El joven inglés había terminado su primer año de Economía y se ofreció como voluntario en un centro de refugiados en Holanda: “Pensé que sentiría lástima por esas personas que huían de situaciones terribles, pero sucedió lo inesperado: fueron una inspiración. Un abogado bosnio me enseñó el abecé del derecho internacional, y un campeón olímpico iraní fue mi profesor de tenis de mesa; ellos cambiaron mi percepción”.

Así llegó al mundo de los migrantes y escribió su tesis de grado sobre la economía de los refugiados, que parte de esta premisa: darles la posibilidad de trabajar y de moverse no solo los beneficia a ellos, sino a la economía del país receptor. Eso, hace ya 20 años dedicados al tema como investigador y profesor de la Universidad de Oxford, director del Centro de Estudios sobre Refugiados, autor de libros de referencia, conferencista y miembro del selecto grupo de los 100 pensadores más influyentes del mundo. Además, un maratonista destacado.

‘La migración de Venezuela debería ser una oportunidad de desarrollo para Colombia’

Betts estuvo en Colombia conociendo de primera mano la crisis migratoria venezolana.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

¿En qué fase está Colombia en cuanto a atención a migrantes venezolanos? ¿Salimos ya de la etapa de crisis?

Se han recorrido ya tres fases de migración, empezando hacia 2005 y con un pico fuerte entre 2016 y 2018. El Gobierno central se ha adaptado lentamente a esta nueva realidad y ha buscado vías, como el registro PEP (permiso especial de permanencia), para regularizar la situación de los venezolanos e integrarlos. Sin embargo, quedan 600 mil venezolanos por regularizar y es urgente hacerlo; debería bastar con que dijeran que son venezolanos. Así están las cosas: adaptación gradual y procesos de regularización rezagados. El paso de que, independientemente de lo que suceda en Venezuela, se reconozca que esta migración permanecerá en Colombia por un buen tiempo (al menos, planear para cinco años), además de buscar la manera de atender esa realidad de forma sostenible, lo cual solo es posible con una estrategia de desarrollo nacional que movilice apoyo y recursos de la comunidad internacional.

¿Ha tenido oportunidad de comentar el plan del Gobierno?

He visto el documento oficial y creo que es un buen punto de partida. Al Gobierno le he dicho que es necesario construir una estrategia clara que desarrolle una respuesta unificada a la crisis en todos los ministerios, dependencias del Gobierno central, gobiernos departamentales y municipales. Debe incluir las oenegés y organizaciones internacionales en esa misma visión que reconozca que se trata de un futuro compartido entre Colombia y Venezuela y que la migración sí puede ser una oportunidad de desarrollo, lo que exige un plan claro, creíble y respaldado por donantes internacionales y sector privado.

Uno de sus lineamientos es dar cuotas de empleo a los migrantes, por sectores de la economía, garantizando que los locales también tengan acceso. ¿Qué pasa si la oferta de mano de obra solicitada es similar entre migrantes y desplazados en el país receptor?

Hay ejemplos con porcentaje de contratación. Jordania optó por una proporción 1 a 1 en empleo, atendiendo el Jordan Compact (2016) para los refugiados sirios. Turquía, en cambio, prefirió una proporción 10 a 1, que con el tiempo redujeron al ser evidente el aporte de los refugiados a la economía turca. Esto se ha hecho por sectores, donde cada país elige los que va a abrir.

Mi lema es: una buena política para el refugiado o migrante debe ser también una buena política para los ciudadanos del país receptor. Esto, si se hace un plan de desarrollo o de emprendimiento en ciertos sectores, debe estar abierto a la población marginalizada o vulnerable de la sociedad colombiana, a los desplazados, a las comunidades indígenas o minorías que se consideran excluidas.

El petróleo venezolano
le da significado global a esta crisis; ¿si este no existiera habría el mismo interés estratégico de otros países?

En sus estudios señala que las sociedades receptoras en Europa tildan a los refugiados de terroristas. En Colombia, no obstante la solidaridad, la estigmatización ha ido creciendo. ¿Qué hacer?

Hay un riesgo real y creciente de xenofobia. Escuché a gente en La Guajira y Cúcuta expresar su temor ante la presencia de venezolanos. Y, en las próximas elecciones de octubre (a alcaldes y gobernadores), hay el riesgo de que la crisis migratoria venezolana se vuelva una oportunidad para que políticos populistas movilicen apoyos a partir de una plataforma de gobierno antiinmigración. Es un riesgo local que, de materializarse, puede llegar al escenario nacional. La única forma de manejar el asunto es garantizando que todas las intervenciones del Gobierno central y la comunidad internacional generen beneficios compartidos en materia laboral, de servicios básicos y atención social. La percepción debe ser que el pastel puede crecer y alcanzar para todos.

Usted dice que la crisis migratoria venezolana no debe ser usada electoralmente, pero sirvió de plataforma al presidente Duque en su elección. ¿Cómo pedirles que no lo hagan?

Es válido que un político exprese su punto de vista sobre cómo lidiar una crisis de un país vecino como parte de su campaña electoral. Lo importante es tratar –aunque están entrelazados, son asuntos separados– de pensar en un esquema sostenible que le permita a la migración venezolana ser una oportunidad de desarrollo para Colombia, y separar eso del juego político paralelo, a pesar de que la crisis venezolana está tremendamente politizada por actores externos. Estados Unidos, Rusia, China, Irán y la Unión Europea tienen posiciones muy fuertes frente al futuro de Venezuela, inclusive parte de la ayuda humanitaria tiene una carga política de fondo.

La forma como se responde a los venezolanos en Colombia debe ser vista desde la perspectiva del interés nacional, pensando en que a la vuelta de 10 años se tenga un futuro estable y próspero para los colombianos y los venezolanos. La única forma de que Venezuela se pueda reconstruir es con el regreso de una población empoderada.

¿Cómo obtener recursos si Europa tiene problemas con sus propios refugiados, y Estados Unidos y otros países ricos no lo consideran prioritario?

La ayuda para la crisis venezolana y el reto colombiano están aumentando. Estado Unidos ha incrementado de manera importante su asistencia humanitaria a Colombia, al igual que Canadá. Muchos países de la Unión Europea, incluido el Reino Unido, han empezado a contribuir y crece la ayuda gradualmente; el Banco Mundial y el BID están analizando opciones.

Esto no es solamente un asunto humanitario, sino que impacta hacia el futuro la estabilidad de Venezuela, Colombia y la región, y en la medida en que las dinámicas de corte Segunda Guerra Mundial empiezan a moverse en Venezuela, donde se da la rivalidad de superpotencias globales en esta zona, hay riesgos de que las cosas se salgan de madre y se genere xenofobia, populismo, en formas que pueden ser muy nocivas. Aquí está la oportunidad para que la comunidad internacional y el sector privado inviertan y reduzcan esos riesgos.

Una buena política para el refugiado o migrante debe ser también una buena política para los ciudadanos del país receptor.

¿Usted está diciendo que los recursos –petróleo y minería– que tiene Venezuela son la razón real por la cual habría tantos interesados en atender la crisis?

El petróleo venezolano le da significado global a esta crisis; ¿si no existiera habría el mismo interés estratégico? Seguramente, no. Sin embargo, hay otro asunto geopolítico: la rivalidad emergente entre dos superpotencias globales, o tres. Estados Unidos y China, con Rusia buscando la forma de atravesarse en el camino. Hay una competencia por lograr influencia a largo plazo en América Latina, tras lograrlo China en África y Europa. EE. UU. es geopolíticamente muy resistente a la influencia China en el hemisferio occidental. Esa realidad política rodea este proceso.

Colombia no se debe dejar desviar, por personalidades o intereses de políticos particulares, de su interés nacional. Aunque esta región está siendo politizada por terceros, debe mantenerse el foco en lo que, a largo plazo, es el verdadero interés nacional y regional, que es generar un desarrollo incluyente para todos.

El asunto de la ayuda humanitaria está cargado de política, es una pieza dentro del tablero…

Necesitamos diferenciar lo máximo posible entre ayuda humanitaria y política, a pesar de que las fronteras son borrosas. La ayuda humanitaria convocada por Guaidó es claramente una movida política, y el apoyo de EE. UU. está vinculado de igual forma. Ahora, qué tan lejos llegará esa ayuda en Venezuela y para los venezolanos, es incierto.

POLY MARTÍNEZ
PARA EL TIEMPO

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.