Rusia dice que quieren desacreditarla por caso de espía envenenado

Rusia dice que quieren desacreditarla por caso de espía envenenado

Sugieren que la Inteligencia británica fue la responsable. Washington y Berlín apoyan a Londres.

Sergei Lavrov

Sergei Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, quien desmintió que su país sea el responsable del envenenamiento al doble espía Serguéi Skripal.

Foto:

Efe

13 de marzo 2018 , 02:38 p.m.

Rusia acusó este martes a las autoridades británicas de querer "desacreditar" al país con "acusaciones gratuitas" sobre su implicación en el envenenamiento de un exespía ruso en Gran Bretaña.

En un comunicado, el ministerio de Exteriores protestó "firmemente contra las acusaciones gratuitas de las autoridades británicas contra Rusia" tras el envenenamiento de Serguéi Skripal y de su hija Yulia el 4 de marzo en Salisbury, acusación que son un intento de "desacreditar a Rusia".

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, dijo que responderá al Reino Unido sobre el envenenamiento del espía doble Serguéi Skripal cuando ese país "cumpla sus obligaciones" de acuerdo a la Convención de Armas Químicas y le entregue una muestra de la sustancia que supuestamente se empleó.

El "Reino Unido, como bien deben saber su primera ministra y su ministro de Exteriores, es miembro, al igual que Rusia, de la Convención sobre la Prohibición de Armas Químicas", dijo Lavrov. Por ello, agregó que Londres, en cuanto tuvo la sospecha del empleo de una sustancia prohibida, "tendría que haberse dirigido inmediatamente al país de donde se sospecha que procede esa sustancia".

El exdirector del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Serguéi Stapashin, dijo este martes que no descarta la participación de los servicios secretos de Reino Unido en el envenenamiento del espía doble Serguéi Skripal.

"Para mí es obvio que pudo ser una simple provocación por parte de los servicios secretos británicos", afirmó Stepashin, quien también fue ministro de Interior ruso, a la agencia Interfax. "Rusia tiene elecciones presidenciales pronto. Rusia ha sido acusada de todos los pecados mortales incluso sin esto (el caso del exespía). Dígame, ¿qué idiota en Rusia podría haber decidido hacer esto? ¿Dónde está la lógica?", agregó.

El antiguo responsable del FSB también opinó que la cercanía del Campeonato Mundial de Fútbol, que arrancará en Rusia el 14 de junio, es otro motivo de Londres para acusar a Moscú.

"Además de las elecciones hay otra razón. Rusia acogerá el Mundial de Fútbol. Los británicos nos odian por haber sido elegidos para albergar este evento", subrayó. Stepashin también pidió al Gobierno de Reino Unido que entregue a Rusia los materiales de que dispone sobre este caso para poder investigar juntos.

Recordó que cuando era ministro del Interior en 1998 "firmé un acuerdo con el Ministerio británico que aún sigue en vigor y prevé la posibilidad de llevar a cabo investigaciones conjuntas".

Este lunes, en la primera reacción oficial rusa a las acusaciones vertidas por la primera ministra británica, Theresa May, quien aseguró en el Parlamento que es "altamente probable" que Rusia sea responsable del envenenamiento de Skripal, las calificó de "espectáculo circense". "Esto es un espectáculo circense en el Parlamento británico. Las conclusiones son claras: una nueva campaña de propaganda informativa basada en provocaciones", dijo María Zajárova, portavoz de la Cancillería rusa.

Zajárova recomendó a Londres que, "antes de inventar nuevas historias", informe sobre los resultados de las investigaciones sobre la muerte del exespía Alexandr Litvinenko o del oligarca Boris Berezovski en 2006 y 2013, respectivamente.

Recordó que estos "y muchos otros murieron en extrañas circunstancias en territorio británico".

Skripal, de 66 años, y su hija, de 33, permanecen en estado crítico, aunque estable, desde que el 4 de marzo fueron hallados inconscientes en el banco de un parque en Salisbury (sur de Inglaterra). "Está ahora claro que el señor Skripal y su hija fueron envenenados con un agente nervioso de naturaleza militar de un tipo desarrollado por Rusia. Es parte de un grupo de agentes nerviosos conocidos como 'Novichok'", puntualizó May durante una comparecencia en la Cámara de los Comunes.

May subrayó que solo hay "dos posibilidades" para explicar el envenenamiento: o bien es "un ataque directo" de Rusia, o bien Moscú "perdió el control" de la sustancia y dejó que cayera en manos inadecuadas.

Reunión de consejo de seguridad británico

El Consejo Nacional de Seguridad (NSC) británico se reunirá el miércoles para dar respuesta a Rusia si ésta no da explicaciones satisfactorias sobre el intento de asesinato de un ex espía ruso en suelo inglés.

"Habrá una encuento del NSC mañana por la mañana para discutir (...) la respuesta de Rusia, sea cuál sea", dijo este martes un portavoz de la primera ministra Theresa May tras la reunión semanal del ejecutivo y una del gabinete de seguridad Cobra. Tras el encuentro del miércoles, May volverá al Parlamento para anunciar la respuesta a Rusia.

May le dio a Moscú hasta medianoche para explicar su relación con el atentado con gas nervioso contra el antiguo espía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia, en el que también resultó herido un policía británico.

Moscú respondió por medio del ministro de Relaciones Exteriores Serguéi Lavrov, que este martes reiteró la inocencia del gobierno ruso y exigió a Londres muestras del gas nervioso usado en el atentado y que, según Londres, sólo se elabora en Rusia.

El portavoz de May no se dio satisfecho e insistió en que el tiempo corre para Rusia. "La primera ministra fue clara en el plazo que le ha dado a Rusia", aseguró.Trump dice que envenenamiento de espía en Reino Unido parece obra de Rusia.

Médicos han examinado a 38 personas

Servicios médicos británicos han examinado a 38 personas en Salisbury (Inglaterra) que podrían haber quedado expuestas al agente nervioso de naturaleza militar que envenenó a Skripal y su hija, informó este martes el jefe de la policía antiterrorista británica, Neil Basu.

Skripal, de 66 años, y su hija Yulia, de 33, permanecen hospitalizados en estado crítico, mientras que el policía Nick Bailey, que entró en contacto con el agente químico en los primeros momentos de la investigación, continúa grave aunque su salud está haciendo "progresos".

Otra persona, de la cual Basu no ofreció detalles, está siendo monitorizada por los médicos, aunque hasta ahora no ha mostrado síntomas de envenenamiento, mientras que los otros 34 individuos que fueron atendidos han sido dados de alta.

El mando de la policía británica insistió en que el riesgo para la salud de la población es "bajo" y urgió a los ciudadanos de Salisbury que pasaron por los mismos lugares que Skripal el pasado día 4, cuando fue envenenado, que limpien las pertenencias que llevaban entonces para evitar una posible contaminación.

Basu subrayó que todavía no puede ofrecer detalles sobre cómo y cuándo fueron contaminados el agente doble y su hija, y pidió una vez más la colaboración de cualquiera que pueda tener información sobre el ataque.

Al reconstruir lo ocurrido el día en el que se produjo el envenenamiento, el jefe antiterrorista reveló que la hija de Skripal había llegado al aeropuerto londinense de Heathrow en un vuelo procedente de Rusia el día anterior al suceso.

El policía detalló que ambos llegaron al aparcamiento de un centro comercial en Salisbury sobre las 13:40 (hora local) del domingo día 4, y visitaron el pub Bishop's Mill y el restaurante Zizzi antes de ser encontrados en un estado "extremadamente grave" en el banco de un parque cercano a las 16:15 (hora local).

Basu subrayó que la policía está especialmente interesada en encontrar a testigos que vieran a Skripal y a su hija en el coche del antiguo espía ruso, un BMW de color rojo, entre las 13:00 y las 13:45 (hora local) de aquel día.

Por otra parte, el químico ruso Vil Mirzayanov, que colaboró en el desarrollo del agente nervioso "Novichok", con el que ambos fueron envenenados, declaró este martes a la cadena británica Sky News que sus efectos no tienen "cura".

Mirzayanov, que hace más de dos década abandonó Rusia para instalarse en Estados Unidos, explicó que la sustancia está diseñada para producir daños "irreparables" y que aquellas personas expuestas a dosis significativas quedan "inválidas" para el resto de sus vidas.

El químico mostró asimismo preocupación por los habitantes de Salisbury que puedan haber quedado expuestos a la sustancia y subrayó que incluso cantidades minúsculas de "Novichok" pueden provocar el desarrollo de síntomas años después.

El científico citó "dolores de cabeza, dificultad para pensar y (problemas de) coordinación", entre los efectos en la salud que puede provocar el agente nervioso a largo plazo.

AFP y EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.