Secciones
Síguenos en:
Las razones del no rotundo de la UE a renegociar el ‘brexit’
brexit

Boris Johnson firma el Acuerdo de Comercio y Cooperación entre el Reino Unido y la UE (2020).

Foto:

AFP

Las razones del no rotundo de la UE a renegociar el ‘brexit’

Boris Johnson firma el Acuerdo de Comercio y Cooperación entre el Reino Unido y la UE (2020).

FOTO:

AFP

Londres busca cambiar lo acordado en lo referente al Protocolo de Irlanda del Norte

Bruselas rechaza el nuevo órdago de Boris Johnson. El primer ministro británico confirmó lo que había adelantado Lord Frost, su ministro responsable del brexit. Londres quiere renegociar el acuerdo en lo que se refiere al Protocolo de Irlanda del Norte porque su aplicación solivianta al sector norirlandés unionista, el más cercano a los conservadores británicos. Temen que el acuerdo, que crea una aduana entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido, aboque con el tiempo a la reunificación de Irlanda.

Cuando se negoció el brexit, la entonces primera ministra británica, Theresa May, dijo que no podía aceptar esa solución para Irlanda del Norte y que ningún sucesor lo haría. Boris se cargó a May en una jugada interna y a los pocos días lo aceptó. Ahora no lo quiere aplicar y Bruselas no acepta más aplazamientos, por lo que pide su renegociación, que la Comisión Europea rechaza de plano. Si Londres termina por incumplir los acuerdos, la Comisión Europea recurrirá a la Justicia. Fuentes de la comisión adelantaron este jueves que ya se dio instrucciones al servicio jurídico para ir preparando la correspondiente demanda.

Lord Frost dijo la semana pasada: “No hay ninguna duda de que hemos intentado gestionar el Protocolo para Irlanda del Norte de buena fe”. Y eso es precisamente lo que duda la Comisión Europea, ante la falta de palabra de Johnson. Un diplomático alemán dijo el miércoles en Bruselas: “El Protocolo para Irlanda del Norte fue negociado por el Gobierno británico, firmado por el Gobierno británico y ratificado por el Parlamento británico. Sus consecuencias eran conocidas. ¿Es pedir demasiado que el Reino Unido cumpla lo que negoció, firmó y ratificó?”.

El Protocolo para Irlanda del Norte fue negociado por el Gobierno británico, firmado por el Gobierno británico y ratificado por el Parlamento británico. Sus consecuencias eran conocidas

Boris Johnson telefoneó a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Tras la conversación esta aseguró en un mensaje en la red social Twitter que la Unión Europea será flexible en la aplicación de los acuerdos, pero que no aceptará su renegociación. Londres pide que las mercancías desde Gran Bretaña hacia Irlanda del Norte no pasen controles y solo lo hagan las que van hacia el resto de Irlanda, pero Bruselas se niega porque es imposible controlar qué se mueve entre las dos partes de la isla irlandesa.

La Comisión Europea decidió hace tiempo que el brexit es una página pasada e incluso desmanteló el equipo que lo había negociado bajo las órdenes del excanciller francés Michel Barnier. Queda un comisario europeo, Maros Sefcovic, una figura de mucho menos peso político que Barnier, para tratar estos problemas. Pero la diplomacia del bloque está en otros asuntos y no tiene intención de que el brexit y los problemas de Boris Johnson le amarguen las vacaciones.

Sefcovic dijo: “Tomamos nota del comunicado de Lord Frost. Estamos dispuestos a seguir buscando soluciones creativas, pero no acordaremos la renegociación del protocolo”. Ese Protocolo para Irlanda del Norte sirve además para que entre ese territorio y el resto de la isla de Irlanda no haya una frontera física, lo que pondría en peligro los conocidos Acuerdos de Paz de Semana Santa, que pusieron fin al terrorismo norirlandés y a décadas de disturbios sociales y políticos.

Para evitar esa frontera terrestre, el Protocolo para Irlanda del Norte establece controles aduaneros e inspecciones de importación y exportación entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. Como si se tratara de dos países diferentes. Algo que suena a cuerno quemado entre el unionismo norirlandés. Para no violar el protocolo, hasta ahora Londres se ha dedicado a aplazar su aplicación con el visto bueno de Bruselas, que se ha hartado porque entiende que Londres no deja de aplicarlo por falta de preparación, sino por miedo a la bronca política de los unionistas norirlandeses.

Bruselas y los 27 gobiernos de la Unión Europea exigieron esos controles porque en su ausencia el Reino Unido podría funcionar como una plataforma de importación low cost desde terceros países hacia Europa. Un producto chino que entrara en territorio británico con normas de importación y aduanas diferentes –más flexibles, menos estrictas– a las europeas pasaría sin controles a Irlanda del Norte y de ahí al resto de Irlanda. Así ya estaría dentro del Mercado Común Europeo y podría reexportarse sin más control ni arancel al resto de la Unión Europea.

El Gobierno irlandés, cuya opinión es clave para Bruselas en todos los asuntos relacionados con el brexit al ser el país de la Unión Europea más afectado por la salida británica del bloque, no ve mal cambios en lo acordado, siempre y cuando se mantengan los controles aduaneros entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido y no se hagan en la inexistente frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte.

IDAFE MARTÍN 
PARA EL TIEMPO
BRUSELAS (BÉLGICA)

ACCEDE A CONTENIDO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

No te quedes solo con esta información.
Lee, explora y profundiza más.
¡Suscríbete ya!

COP $ 900 / MES *
Ya soy suscriptor digital

Si ya eres suscriptor del impreso, actívate

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.