Lo que hay detrás de los rebrotes del virus en España

Lo que hay detrás de los rebrotes del virus en España

Este es uno de los países europeos con más apariciones de focos de contagios luego de la reapertura.

Coronavirus en España

En Cataluña (España), el número de contagios ha vuelto a aumentar, gran parte de ellos en el área de Barcelona. En la foto, el puerto de la ciudad.

Foto:

Efe

Por: Juanita Samper Ospina
30 de agosto 2020 , 08:00 p. m.

Luego de confirmar 9.779 nuevos contagios el viernes, España llegó a los 439.286 casos positivos y alcanzó los 29.011 muertos, según las últimas cifras totales que dio a conocer el Ministerio de Sanidad (las siguientes se difundirán este lunes después del mediodía). Con estos datos, España es uno de los países de Europa con más rebrotes y apariciones de focos de contagios luego del desconfinamiento.

(Lea también: España moviliza al ejército para rastrear casos de coronavirus)

Por ello numerosos países prohíben el ingreso de personas llegadas de España o las obligan a adoptar distintos tipos de medidas, como la presentación de una prueba reciente de coronavirus o guardar cuarentena.

Esto ha repercutido en el sector turístico, uno de los más importante en la economía española. De acuerdo con Exceltur, que agrupa a las principales compañías turísticas españolas, la caída significará 99.000 millones de euros para el país.

Se han producido miles de cancelaciones de reservas y muchos visitantes que ya estaban en el país se vieron obligados a terminar sus vacaciones antes de lo planeado por las restricciones que iban apareciendo en sus lugares de origen.

Causas

Veinte científicos españoles firman un artículo en la revista The Lancet, donde se preguntan cómo llegó España a la situación actual.

Plantean algunas explicaciones, como la falta de preparación ante la pandemia (sistemas de seguimiento débiles, poca capacidad para practicar test, escasos equipos de protección personal y de cuidado), una reacción tardía de las autoridades, altos niveles de movilidad y migración, pobre coordinación entre las autoridades, poca confianza en los consejos científicos, población de edad avanzada, grupos vulnerables con desigualdades sociales y falta de preparación de los ancianatos.

(En contexto: El mundo intenta frenar segunda ola de coronavirus, que aísla a España)

Aparte de esas razones, los expertos señalan otras causas. Por un lado, algunos creen que la desescalada fue muy rápida y que faltó planificación, sobre todo ante el verano, que es la época de vacaciones, cuando se presentan más circulación y contactos sociales.

En ese orden de ideas, era necesario contar con sistemas de rastreos y cuarentenas de contactos positivos, además de una mejor dotación de los sistemas de atención primaria y de salud pública. Faltaron también test masivos de detección.

De acuerdo con Joaquín Estévez, presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud, los políticos deben trabajar en conjunto y es necesaria “una coordinación eficiente entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas (departamentos)”.

Otra causa, con peso importante, es cultural. Los españoles —como los latinos— son cercanos: se besa, se abrazan, conversan sin guardar distancias. La población, en general, se ha relajado al tomar las medidas de prevención. En palabras de Rafael Cantón, jefe de servicio de Microbiología del Hospital Ramón y Cajal, se le ha perdido “el respeto al virus”. De hecho, los orígenes de múltiples rebrotes han sido reuniones sociales y familiares.

Los botellones (grupos de jóvenes que socializan y beben en la calle) y los centros de ocio nocturno son centros de propagación.

Miguel Hernán lo explicó de la siguiente manera en el diario El País: “Las epidemias son como los incendios: pueden resurgir por una chispa, aunque no todas las chispas producen un incendio. El número de chispas es probablemente mayor en España que en otros países europeos por la espontaneidad y cercanía de nuestras relaciones personales en condiciones normales”.

(Le puede interesar: Examiga del rey Juan Carlos, citada a declarar por vieja trama)

En menor medida también ha influido el miedo de los contagiados a perder el empleo si hacen pública su condición. Esto está asociado al irrespeto a las cuarentenas. También han tenido relación los trabajos temporales de recogida de cosechas en el campo.

Los rebrotes han surgido durante el verano, y el turismo, aunque haya sido menor que otros años, ha influido también en su propagación. Es una época en la que la gente pasa más tiempo al aire libre, en situaciones sociales y se presenta movilidad también dentro del país.

Pedro Sánchez

El jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, anunció recientemente el despliegue del Ejército para rastrear nuevos contagios en el país.

Foto:

AFP

Evolución

La situación del coronavirus en estos rebrotes es diferente a la que se presentó en los primeros meses del año. En buena medida, el aumento en el número de contagios se debe a una mayor capacidad de diagnóstico.

En esta nueva fase se observa una menor letalidad, una menor ocupación hospitalaria y un cambio en la edad de los contagiados: de un promedio de 65 años en marzo se ha pasado en la actualidad a 37 años. Mientras que en marzo los fallecimientos equivalían al 12 por ciento de los casos detectados, en este momento solo llegan al 0,8 por ciento.

(Lea aquí: España decreta el cierre de discotecas tras el rebrote de coronavirus)

También se presenta un equilibrio entre hombres y mujeres; en la primera fase afectaba más a los hombres.

Los registros recientes informan que se producen más de 3500 contagios al día y una media de 120 fallecimientos semanales. Madrid lleva la delantera en contagios con más de 800 cada 24 horas.

Un dato revelador, gracias a que hoy se hacen más pruebas, es que el 56% son asintomáticos.

La evolución del coronavirus en España toma como punto de partida el 14 de marzo, cuando el gobierno decretó el estado de alarma. Ese día se registraron 5753 contagios y 136 muertes.

El peor dato de fallecimientos llegó con la entrada de abril, cuando se registraron 950 en un solo día. Los infectados eran más de 110 mil y se habían producido 10 mil fallecimientos.

El 28 de abril, en plena cuarentena, el número de decesos se había reducido a 300, cifra parecida a la de Colombia esta semana. Un mes y tres semanas después, el 21 de junio, día en que cesó el confinamiento nacional, los fallecidos eran cuatro al día.

(En perspectiva: El cara y sello de las aperturas en el mundo)

Aunque la letalidad de los rebrotes es menor a la del principio de la pandemia, el Ministerio de Sanidad hace llamados para que la población tome las medidas de precaución y no baje la guardia. En las redes sociales emprendió una campaña que recuerda: “Tú no lo ves, pero sigue ahí”.

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.