Con 21 medidas impuestas por el Papa, avanza cumbre antipederastia

Con 21 medidas impuestas por el Papa, avanza cumbre antipederastia

Subir edad mínima para casarse a 16 años, expertos que vean a candidatos a curas, entre propuestas.

AUTOPLAY
Comienza en Roma una cumbre histórica contra la pederastia
Cumbre antipederastia

AFP

Por: EFE y AFP*
21 de febrero 2019 , 09:34 p.m.

La histórica reunión comenzó este jueves en el Vaticano con la jerarquía de la Iglesia católica reunida para abordar el problema de los abusos sexuales por parte del clero. En la inauguración, el papa Francisco pide "propuestas concretas" con la publicación de 21 ideas sobre las que empezar a trabajar.

Ante 190 personas reunidas hasta el domingo en el Vaticano, entre ellas 114 representantes de las conferencias episcopales, Francisco indicó que con la reunión se espera no solo condenar los abusos de sus clérigos, sino definir "medidas concretas y efectivas" para erradicarlos.

"El pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros no simples y obvias condenas, sino medidas concretas y efectivas", afirmó el Papa luego de distribuir entre los participantes una lista con 21 propuestas que realizaron los diferentes comités y conferencias episcopales.

El experto en la lucha contra los abusos y secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Charles Scicluna, definió las propuestas como una "hoja de ruta" que guiará el debate en estos días.

Estas son las propuestas que presentó el sumo pontífice:

El pueblo de Dios nos mira y espera de nosotros medidas concretas y efectivas

Los 21 puntos

1. Creación de un vademécum práctico que establezca los pasos que las autoridades eclesiásticas deben seguir tras una denuncia.

2. Establecer “estructuras de escucha” formadas por expertos para realizar un primer análisis de los supuestos casos.

3. Elaborar criterios para la implicación directa del obispo o del superior religioso.

4. Implementar procedimientos compartidos para el análisis de las acusaciones, la protección de las víctimas y el derecho de defensa de los acusados.

5. Informar sobre un caso de abuso a las autoridades civiles y a las autoridades eclesiásticas superiores de acuerdo con las normas civiles y canónicas.

6. Revisar periódicamente los protocolos y normas para preservar un ambiente protegido para los menores en todas las estructuras pastorales.

7. Establecer protocolos específicos para la gestión de las acusaciones contra los obispos.

8. Acompañar, proteger y atender a las víctimas, ofreciéndoles todo el apoyo necesario para su completa sanación.

9. Impulsar iniciativas de formación de los obispos, superiores, clérigos y agentes pastorales para concienciar sobre las causas y consecuencias de los abusos sexuales.

10. Preparar procesos de atención pastoral en las comunidades católicas que hayan vivido en su seno casos de abusos, así como penitencias y caminos de recuperación para los culpables.

11. Colaborar con medios de comunicación y personas para distinguir y reconocer los casos verdaderos de los falsos.

12. Elevar la edad mínima para contraer matrimonio a 16 años en el derecho canónico.

13. Incluir a expertos laicos en las investigaciones y juicios canónicos por abusos.

14. Proteger la presunción de inocencia en los juicios por abusos sexuales, evitando la publicación de listas de imputados antes de la investigación previa y la condena definitiva.

15. Respetar el principio de proporcionalidad de la pena y dictaminar que los curas y obispos culpables de abuso a menores abandonen su ministerio.

16. Impulsar programas de formación inicial y permanente entre los seminaristas y candidatos al sacerdocio o vida religiosa para consolidar “su madurez humana, espiritual y psicosexual”.

17. Realizar evaluaciones con expertos a los candidatos a curas o a la vida consagrada.

18. Indicar las normas que rigen el traslado de un seminarista de un seminario a otro.

19. Formular códigos de conducta “obligatorios” para los curas o voluntarios para “definir los límites apropiados en las relaciones personales”.

20. Ilustrar información y datos sobre los peligros del abuso y sus efectos y sobre cómo reconocer las señales de estos delitos en colaboración con autoridades civiles.

21. Instituir un organismo de fácil acceso para las víctimas que deseen denunciar los delitos y que sea independiente de la autoridad eclesiástica local, con expertos clérigos y laicos.

Las primeras respuestas

Algunas asociaciones de víctimas de abusos por parte del clero, replicaron que no encuentran en estas propuestas la insignia de "tolerancia cero" prometida.

El español Miguel Hurtado, que denunció por abusos sexuales a un monje de Cataluña, consideró estas propuestas "muy vagas"  y lamentó que no incluyen "las medidas básicas para garantizar la tolerancia cero".

De acuerdo con Hurtado, las medidas no definen pautas fundamentales como que si "abusas de un niño te tienes que ir inmediatamente a la calle" o la "obligación de denunciar automáticamente todos los casos ante la Policía". "Si esto es lo mejor que el Papa tiene que ofrecer, esta cumbre va a ser un absoluto fracaso", zanjó.

La inconformidad también se evidenció en Polonia, donde tres activistas en la ciudad polaca de Gdansk derribaron la estatua de un excapellán católico del sindicato Solidaridad, acusado de varios actos de pederastia, informó la policía de la ciudad portuaria.

Los tres hombres pusieron una cuerda alrededor de la estatua del padre Henryk Jankowski, fallecido en 2010, y lo derribaron sobre neumáticos puestos en el suelo para amortiguar el choque, de acuerdo con el video que circula en las redes sociales.

Los activistas, que fueron detenidos horas después, explicaron que el objetivo era "destruir el falso y odioso mito de Henryk Jankowski y no su estatua".

"Acusamos a la institución de la Iglesia católica y a sus representantes de no haber actuado, aunque eran conscientes del mal hecho por Henryk Jankowski, para terminar con ello, de haberse callado, (...) de haber tolerado el riesgo para nuevas víctimas", afirman los firmantes.

La reunión comenzó con un tono fuerte y sentimental. Sin explicación, los presentes escucharon los testimonios grabados de víctimas que relataron las violaciones sufridas y cómo una y otra vez se ignoraron sus denuncias.

"Lo primero que hicieron fue tratarme de mentiroso, darme la espalda y decir que yo y otros éramos enemigos de la Iglesia", explicó en un vídeo el chileno Juan Carlos Cruz, que denunció al sacerdote Fernando Karadima, según la transcripción proporcionada por el Vaticano.

Una mujer africana relató que desde que tenía quince años fue obligada a mantener relaciones sexuales con un sacerdote: "Estuve embarazada tres veces, él me hizo abortar tres veces", relató.

Durante la sesión de la mañana también se escucharon las ponencias del arzobispo de Manila, el cardenal Luis Antonio Tagle, que lanzó una dura acusación a los obispos por haber abandonado a las víctimas. 

‘El enemigo está entre nosotros’: cardenal Salazar

Colombia cuenta con dos representantes del país en esta reunión: monseñor Óscar Urbina, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, y Rubén Salazar, arzobispo de Bogotá y cardenal del país ante el Vaticano.

Este último intervino en la jornada de la tarde del encuentro y aseguró que es “injustificable” no denunciar u ocultar los casos de abusos sexuales en la Iglesia y que “el enemigo está dentro”.

“No hay ninguna justificación posible para no denunciar, para no desenmascarar, para no enfrentar con valor y contundencia cualquier abuso que se presente en el seno de nuestra Iglesia”, declaró ante los presidentes de las conferencias episcopales de todo el mundo reunidos hasta el domingo en el Vaticano para tratar el tema de la pederastia.

No hay ninguna justificación posible para no denunciar, para no desenmascarar, para no enfrentar con valor y contundencia cualquier abuso.

El arzobispo de Bogotá, uno de los relatores de esta primera jornada, también habló de la responsabilidad de los obispos ante esta lacra y denunció que los agresores están “dentro”. “Tenemos que reconocer esta crisis en profundidad, reconocer que el daño no lo hacen los de fuera, sino que los primeros enemigos están dentro de nosotros, entre obispos, sacerdotes y consagrados, que no han estado a la altura de nuestra vocación”, subrayó.

Salazar dijo que “muchas veces” la Iglesia “no supo y todavía no sabe comportarse” ante estas situaciones, negando la dimensión de las denuncias, no escuchando a las víctimas, ignorando su daño, “comprando” silencios o trasladando a los agresores a otros sitios.

Y criticó una de las razones de esta crisis, el “clericalismo”, es decir, el abuso de poder de una autoridad eclesiástica.

AFP y EFE
*Con información de Redacción Vida

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Empodera tu conocimiento

Logo Boletin

Estás a un clic de recibir a diario la mejor información en tu correo. ¡Inscríbete!

*Inscripción exitosa.

*Este no es un correo electrónico válido.

*Debe aceptar los Términos y condiciones.

Logo Boletines

¡Felicidades! Tu inscripción ha sido exitosa.

Ya puedes ver los últimos contenidos de EL TIEMPO en tu bandeja de entrada

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.