Secciones
Síguenos en:
Suiza aprueba ley contra la homofobia
Referéndum contra la homofobia

La nueva ley, de 2018, amplía otra ley existente sobre discriminación y odio racial y religioso, y la extiende a la orientación sexual.

Foto:

Efe

Suiza aprueba ley contra la homofobia

FOTO:

Efe

El "sí" obtuvo un 63% de los votantes en el histórico referéndum, según resultados oficiales.

Los suizos aprobaron ampliamente este domingo en referéndum una ley que prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual, que era combatida por formaciones conservadoras.

El "sí" obtuvo un 63% de los votantes en este referéndum que concluyó a mediodía local (11H00 GMT), según resultados oficiales.

En ciudades como Basilea, esta opción recabó más del 70% de los votos. Solo tres pequeños cantones de habla alemana del centro y del este votaron "no" en su mayoría. Mathias Reynard, el parlamentario socialista que propuso esta reforma del código penal helvético, saludó en la cadena RTS-1 "un día histórico" y "una magnífica señal para todas las personas afectadas".

Marc Frueh, del pequeño partido defensor de los valores cristianos UDF, que lanzó este referéndum junto a la Unión democrática del centro (UDC, derecha populista), primera formación del país, dijo que pese a su fracaso, el recurso a una votación era justificado. Este referéndum "permitió al pueblo suizo tomar una decisión", declaró en la misma cadena. Agregó no obstante que su formación estará atenta a la forma de aplicación de la reforma.

'Censura'

La nueva ley, de 2018, amplía otra ley existente sobre discriminación y odio racial y religioso, y la extiende a la orientación sexual.

Los partidos conservadores lanzaron este referéndum con la esperanza de bloquear la ley, que consideran una "censura" que atenta contra "la libertad de expresión, de conciencia y de comercio".

Restaurantes, hoteles, empresas de transporte, cines o piscinas no podrán rechazar el acceso a alguien debido a su orientación sexual.

Jean-Pierre Sigrist, de 71 años, exprofesor de enseñanza secundaria en Ginebra y activista gay, replica que la libertad de expresión "no es la libertad de decir cualquier cosa", y esta ley constituye "una salvaguardia añadida contra los actos homófobos".

Si la llamada ley antihomofobia hubiera existido hace 40 años, "quizá yo no hubiera recibido una paliza a la salida de un bar de Ginebra y no se habrían reído de mí cuando presenté una demanda", declaró días antes de la votación

Referéndum contra la homofobia

Referéndum contra la homofobia

Foto:

Efe

Protección insuficiente

Todos los grandes partidos, con la excepción del más importante, la UDC, estiman que en Suiza la protección contra la discriminación por motivos de orientación sexual es insuficiente.

Los partidarios de la ley alegan que la discriminación por motivos de orientación sexual se sanciona en otros países europeos, y que el Consejo de Europa y la ONU han pedido a Suiza que refuerce su arsenal contra la homofobia.

Representantes de la UDC y de la UDF, defensor de los valores cristianos, lanzaron el referéndum y llamaron a votar "no" a la nueva normativa. "Nosotros también queremos luchar contra el odio y la discriminación en nuestra sociedad", asegura en su página web el comité "No a la censura". Según él, "la ley actual solo añade leña al fuego y no resuelve ningún problema a largo plazo. Al contrario: pone en entredicho nuestra Suiza libre e ideológicamente plural".

Denigración pública

La nueva ley sanciona la denigración pública y la discriminación de cualquier persona debido a su orientación sexual, o cualquier actitud destinada a avivar el odio hacia ella, por escrito, el habla o mediante imágenes o gestos.

No reprime en cambio los comentarios realizados en el círculo familiar o entre amigos.

Los restaurantes, hoteles, empresas de transporte, cines o piscinas no podrán rechazar el acceso a alguien debido a su orientación sexual. El texto prevé multas y penas de hasta tres años de prisión si lo hacen.

En los círculos LGTB, algunos temen que una protección especial los estigmatice aún más. "Lucho por la aceptación y la normalización de mi sexualidad. Para mí, la normalización también significa no exigir derechos especiales", afirma Michael Frauchiger, copresidente del comité "íDerechos especiales NO!".

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.