El mausoleo del dictador Franco, un monumento que divide España

El mausoleo del dictador Franco, un monumento que divide España

El decreto para exhumar sus restos fue aprobado este viernes y ahora debe el parlamento ratificar.

Mausoleo del Valle de los Caídos

Mausoleo monumental del Valle de los Caídos, ubicado a las afueras de Madrid,

Foto:

EFE

Por: AFP
24 de agosto 2018 , 04:23 p.m.

Coronado por una inmensa cruz de 150 metros, el monumental mausoleo de Francisco Franco continúa generando división en España cuando, cuarenta años después de la muerte del exdictador, el gobierno socialista se prepara para
exhumar sus restos.

Inaugurado en 1959, el Valle de los Caídos está situado en una cadena montañosa a 50 kilómetros de Madrid. Compuesto por una basílica de 262 metros de largo horadada en la roca y una abadía benedictina, el complejo está coronado por una cruz de 150 metros de altura y unas 200.000 toneladas de peso.

Debajo de la basílica, cuyos muros están decorados con amenazantes estatuas de arcángeles y escenas inspiradas por el Apocalipsis bíblico, se hallan las tumbas siempre cubiertas de flores de Francisco Franco, muerto en 1975 tras 36 años de poder, y de José Antonio Primo de Rivera, fundador del partido fascista de la Falange.

Franco, vencedor de la sangrienta guerra civil española (1936-1939) tras protagonizar un levantamiento militar contra el gobierno republicano, ordenó la construcción de este complejo en 1940 con la intención de convertirlo en un lugar de "reconciliación" de todos los españoles.

Para ello, enterró en la cripta los restos de alrededor de 37.000 víctimas de la guerra civil, "caídos por Dios y por España", una parte procedentes del campo republicano trasladados desde fosas comunes sin el consentimiento de sus familiares.

Ahora que el gobierno español de Pedro Sánchez quiere retirar los restos del dictador, surge la incógnita de qué hacer con este monumental vestigio que, en las últimas semanas, ha experimentado un aumento de visitas.

El jefe del gobierno y su partido socialista quieren convertirlo en un lugar de "reconciliación" y de "memoria", inspirándose en lo que hizo Alemania con los campos de concentración y exterminio nazis.

Una ley de 2007, aprobada bajo el mandato del también socialista José Luis Rodríguez Zapatero, prohibió las manifestaciones políticas en el Valle de los Caídos, donde cada 20 de noviembre, aniversario de la muerte de Franco, se citaban grupos de extrema derecha para una misa en su honor.

Una comisión de expertos designada por el gobierno socialista recomendó en 2011 efectuar una "resignificación" del lugar. Su informe proponía añadir al complejo una exposición permanente sobre la historia de lugar, las víctimas enterradas allí y los 20.000 presos políticos que participaron en su construcción.

Pero ese mismo año, Rodríguez Zapatero perdió el poder y su sucesor conservador Mariano Rajoy optó por aparcar la cuestión. Para su Partido Popular, formación heredera de Alianza Popular fundada por exministros franquistas, atacar los vestigios de la dictadura reabre las heridas de un pasado que dicen que es mejor olvidar. Así, el complejo se ha mantenido intacto, sin ningún panel explicativo.

AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.