Posgrados amañados tumban a varios políticos en España

Posgrados amañados tumban a varios políticos en España

Renuncia de Carmen Montón, ministra de Sanidad española, es solo la punta del iceberg.

Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

Foto:

EFE

15 de septiembre 2018 , 10:15 p.m.

Las hojas de vida pasan factura en las carreras de los políticos españoles. El martes renunció la ministra de Sanidad, Carmen Montón. La maestría de la socialista presentaba irregularidades: notas alteradas, ausencias en clase y plagio de tesis. Pero no es el primer caso, ni en el mismo partido.

En la oposición, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, también se vio forzada a dimitir en abril. El actual dirigente del Partido Popular (PP), Pablo Casado, fue cuestionado por el mismo máster que se supone cursó su compañera de partido. Y, aunque no dimite, la investigación judicial está en curso. También se sembraron dudas sobre la tesis del presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Albert Rivera, líder del partido Ciudadanos, preguntó a Sánchez acerca de su tesis doctoral, sobre la que, dijo, caben “dudas razonables”. Le pidió publicarla para “disipar cualquier duda”. Ante el vendaval levantado, Sánchez hizo público el contenido de la tesis el viernes, tras haberlo sometido al análisis de dos programas que detectan plagios académicos. Según Turnitin, el trabajo presenta 13 por ciento de coincidencias; con Plagscan, es de 0,96.

El Gobierno señaló en un comunicado que “existe un amplio consenso en el ámbito académico en que se trata de porcentajes normales de acuerdo a la normativa y los protocolos de verificación”.

Por su parte, la Universidad Camilo José Cela, donde Sánchez adelantó el doctorado, emitió un comunicado en el que certificaba la “normalidad” del proceso de evaluación del trabajo, tras haberlo revisado.

Rivera, que despertó las dudas sobre la tesis del presidente, tampoco salió bien librado. La Universidad Autónoma de Barcelona desmintió que sea doctor (o doctorando) en Derecho Constitucional, como afirma su hoja de vida publicada en la página oficial de Ciudadanos. Señala que estudió dos años, pero que no terminó la tesis ni se encuentra matriculado actualmente.

Los otros casos

La Universidad Rey Juan Carlos es el principal factor común que relaciona los casos de la exministra Montón, de la expresidenta de la Comunidad de Madrid y del jefe de la oposición, Casado. Se trata de una institución pública que se fundó en 1996 y que ha aparecido en los titulares de los medios españoles en el último año por su influencia política.

Los estudiantes denuncian que no todos recibían el mismo trato. Existían los alumnos VIP. Muchos de ellos tuvieron que compatibilizar estos estudios con el trabajo. Mientras otros, como la política valenciana Alida Mas Taberner, ni siquiera asistieron a las clases.

Las maestrías de estos políticos están vinculadas al clausurado Instituto de Derecho Público, que recibía fondos de la Comunidad de Madrid. Las de Casado y Cifuentes fueron en Derecho Autonómico. El catedrático Enrique Álvarez Conde era el director y el que decidía quién debía defender su tesis y quién no. Era el que favorecía a los VIP. Una de estas estudiantes, María Dolores Cancio, explicó en juicio: “Me matriculé pero no lo cursé. Álvarez Conde me dijo que no era necesario ir a clase. No fui a clase, no hice ningún examen”. El catedrático está imputado por malversación y es considerado el cerebro de la trama de las maestrías.

Me matriculé pero no lo cursé. Álvarez Conde me dijo que no era necesario ir a clase. No fui a clase, no hice ningún examen

La exministra de Sanidad negó irregularidades de su título en un primer momento y defendió que había acudido a las clases. Luego reconoció que, aunque el curso había empezado en septiembre, pisó las aulas hasta enero. A esto se sumaron las alteraciones en las notas y una investigación de un medio español que descubrió que había plagiado 19 páginas de su tesis. Dimitió.

La expresidenta de la Comunidad también se defendió. No pensaba renunciar hasta que salió a la luz un video en el que aparecía robando cremas de un supermercado. Su ética cayó en picado. Fue la gota que colmó el vaso. Dimitió.

El presidente de la oposición del Gobierno está ahora en el foco. Casado tampoco acudió a clase, ni siquiera conoció a los profesores, reconoció que no elaboró la tesis, no tuvo que pasar ningún examen y le convalidaron 22 asignaturas de la carrera de derecho. Obtuvo una maestría con unos pocos trabajos. No dimitió. Su caso está en manos de la justicia.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.