Los magistrados españoles que terminaron con menores en Cartagena

Los magistrados españoles que terminaron con menores en Cartagena

En grabaciones develadas esta semana, la hoy ministra de Justicia, Dolores Delgado, comenta el tema.

Cartagena

Panorámica de Cartagena.

Foto:

Yomaira Grandett / EL TIEMPO

Por: Juanita Samper Ospina
26 de septiembre 2018 , 08:10 p.m.

Un viaje a Cartagena hace años de la hoy ministra de Justicia de España, Dolores Delgado, crea agitación política en su país. Moncloa.com, un medio digital de reciente creación, difundió una grabación en la que Delgado cuenta que se encontró en un bar de la ciudad caribeña colombiana con un grupo de magistrados del Tribunal Supremo y de la Fiscalía General españoles que estaban con menores de edad.

La conversación grabada tuvo lugar con algunos policías y el excomisario José Villarejo, que está ahora en prisión.

En esta se oyen varias voces, entre las que se distinguen la del entonces juez Baltasar Garzón y la de la ministra.

Ella les cuenta que estuvo en un viaje de trabajo (no se ha definido la fecha exacta)  en Cartagena relacionado con el Programa Aula Iberoamericana (foro de formación e intercambio de jueces y magistrados iberoamericanos), en el que ella y una magistrada de la Audiencia Nacional intentaron salir con compañeros de la delegación española, pero no lo lograron. “Estos tíos 'missing' en combate”, dice.

Ella y su amiga decidieron, entonces, ir “a tomar mojitos allí a un sitio que nos dicen que vayamos”. “Estamos 'sentaditas' las dos y cuál es nuestra sorpresa cuando vemos al grupo de tíos del Supremo, de la Fiscalía General”, continúa Delgado, antes de ser interrumpida por la voz de uno de los presentes que comenta: “Con 17 años, eh…”.

Dolores Delgado

La ministra de Justicia de España, Dolores Delgado, en un debate en el congreso de su país.

Foto:

Juan Medina / Reuters

Luego sigue la ministra, que entonces era fiscal: “¡Menores de edad! Se levantaron a toda pastilla cuando nos vieron, empezaron con el agobio de que nos habían visto”.

“Y las explicaciones: camareras del hotel que nos han dado pena y han venido y no sé qué”, concluye Delgado.

Pero esta es no es la primera grabación realizada por Villarejo que se conoce en la que interviene la ministra.

El 25 de septiembre se difundió una conversación en la que Delgado se refiere al actual ministro de interior Fernando Grande-Marlaska como “un maricón”.

Aunque al principio ella intentó negarlo e insinuó que la cinta había sido manipulada, luego aseguró que fue un “insulto fuera de contexto” y no una “expresión homófoba” contra alguien a quien considera un amigo.

Grande-Marlaska ha reconocido públicamente su homosexualidad y es un activista reconocido en el país.

El martes la ministra dijo ser víctima de un “ataque institucional” de parte del comisario Villarejo, qué la está investigado por lavado de dinero, como venganza por estar en prisión.

Aseguró que hubo “un primer bloque de grabaciones relativas al anterior jefe de Estado “, en alusión a una conversación de Corinna zu Sayn-Wittgenstein sobre el rey Juan Carlos, y que “ahora hay un segundo bloque de una comida en la que participó hace nueve años”.

En julio pasado se conocieron las grabaciones en las que la amiga del rey Juan Carlos aseguraba haber sido utilizada por él como testaferro para ocultar patrimonio. Tras su difusión, la justicia la archivó por falta de indicios y por la inviolabilidad penal de Juan Carlos I.

¡Menores de edad! Se levantaron a toda pastilla cuando nos vieron, empezaron con el agobio de que nos habían visto.

El comisario jubilado se encuentra en prisión preventiva desde hace casi un año acusado de pertenencia a organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales.

Durante más de dos décadas grabó conversaciones de manera oculta y ahora las filtra según su conveniencia.

El problema para la ahora ministra Delgado es que algunos partidos políticos le están exigiendo su renuncia por sus contactos con Villarejo. 

Pablo Iglesias, líder del partido de izquierda radical Podemos, que apoya al gobierno socialista minoritario de Pedro Sánchez, al que pertenece Delgado, pidió a la ministra que dimita por haberse reunido con el expolicía investigado.

"No es aceptable que en España haya ministros que sean amigos de tipejos como Villarejo", dijo. "Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura de las cloacas (...) debe alejarse de la vida política", insistió Iglesias.

En un tenso debate en el Senado, la ministra Delgado aseguró el martes que los audios habían sido "manipulados", y que se había encontrado con
Villarejo solo en tres ocasiones en 30 años de carrera
.

"Siento que pueda parecer que estoy enfadada. Pero es que lo estoy. Porque no voy a permitir que nadie cuestione mis principios y mi honestidad" añadió.

JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.