Se disipa bloqueo en Cataluña, pero se perpetúa la tensión con Madrid

Se disipa bloqueo en Cataluña, pero se perpetúa la tensión con Madrid

Este sábado el parlamento regional intentará elegir a Quim Torra como presidente catalán.

Quim Torra

Quim Torra, a quien el parlamento catalán intentará investir como presidente de Cataluña este sábado o el lunes de la otra semana.

Foto:

Reuters

11 de mayo 2018 , 10:56 a.m.

El parlamento catalán debatirá el sábado la investidura como nuevo presidente catalán del editor Quim Torra, un independentista fiel a Carles Puigdemont, cuya elección permitiría superar el bloqueo político en la región pero amenaza con perpetuar la tensión con Madrid.

Impedido por la justicia y el gobierno español para dirigir de nuevo la región, Puigdemont finalmente cedió pero no renuncia a su influencia política ni al desafío lanzado a Madrid con la declaración de independencia del 27 de octubre.

Por ello, según los analistas, escoge a Torra, un novel en política, sin militancia ni lealtades a ningún partido político y partidario como él de mantener el pulso con el gobierno español de Mariano Rajoy. "Es una apuesta clara por la línea dura, por el sector del independentismo poco inclinado a la normalización política", afirma el profesor de ciencias políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona, Oriol Bartomeus.

"Es una persona muy leal a Puigdemont y de la línea dura dentro del independentismo (...) Un perfil que se ajusta mucho a un vicario", coincide el analista Antonio Barroso de la consultora Teneo Intelligence.

El presidente del Parlamento catalán, Roger Torrent, lo designó oficialmente como candidato este viernes y convocó para el sábado el debate de investidura que podría culminar el lunes con la elección de Torra por una ajustada mayoría.

Cuenta con 66 votos favorables y 65 en contra de la oposición, pero debe asegurarse de la abstención de los cuatro diputados de la extrema izquierda independentista Candidatura de Unidad Popular, que decidirá este fin de semana su posición.

El perfil de Torra podría servir para convencer a este pequeño partido radical, que defendía a capa y espada la investidura de Puigdemont, pero enfadó a la oposición, que le reprochó especialmente una serie de antiguos tuits ofensivos contra los españoles por los que tuvo que pedir disculpas.

"Es el candidato más radical que podía encontrar Puigdemont y el único que ha aceptado voluntariamente ser su títere", dijo Inés Arrimadas, la líder del partido de centroderecha Ciudadanos, el más votado en la región. "Quieren más controntación, más conflicto", lamentó.

Si consigue ser investido, Cataluña recuperaría su gobierno tras meses de bloqueo político y con su administración controlada por el gobierno español desde que cesó al presidente Puigdemont y su gabinete tras la fallida secesión.

Compromiso con la república

A apenas dos semanas de culminar el plazo para convocar unas nuevas elecciones si no había presidente, el 22 de mayo, Puigdemont se convenció de ceder el paso pero no sin antes marcar el camino a su sucesor de carácter "provisional", según señaló.

En su discurso, le pidió respetar el mandato del referéndum ilegal del 1 de octubre, en que dos millones de catalanes sobre un censo de 5,5 votaron por la independencia, y seguir construyendo la república.

En una entrevista a la televisión pública catalana TV3, Torra prometió restaurar las políticas y organismos suprimidos por el gobierno español al intervenir la región y lanzar un proceso constituyente para empezar a redactar la futura constitución catalana.

Preguntado sobre si desobedecerá a Madrid, respondió que sólo contempla "la posibilidad de obedecer lo que decida el Parlamento de Cataluña". Y mientras Torra se encarga de la "gobernación interior", Puigdemont ejercerá de "presidente en el exilio" al frente del Consejo de la República, un órgano no contemplado en la legislación catalana que deberá coordinarse con el gobierno oficial.

Desde Madrid, que reclamaba hace semanas la elección de un candidato sin causas judiciales, lanzaron su primera advertencia: "si incumple la ley, el gobierno volverá a actuar exactamente igual", interviniendo la administración regional, advirtió el portavoz del ejecutivo central Íñigo Méndez de Vigo.

Quim Torra

Quim Torra, junto con dirigentes independentistas, en videoconferencia con el expresidente catalán, Carles Puigdemont.

Foto:

AFP

El fracaso de la estrategia unilateral usada en octubre y las duras consecuencias judiciales, con 25 líderes procesados, nueve encarcelados y siete fuera del país, hacían augurar un periodo de moderación en el campo independentista.

Pero la mayoría absoluta separatista en las elecciones de diciembre convocadas por Rajoy y el triunfo de Puigdemont como primera fuerza separatista convencieron al sector más duro de devolver a su cargo al "presidente legítimo" de Cataluña aunque eso implicara alargar el bloqueo.

Lo intentaron con él y también con dos compañeros de filas encarcelados, pero la justicia lo impidió. Incluso impulsaron una reforma legal para que pudiera gobernar desde Alemania, donde está pendiente de un proceso de extradición a España, pero fue suspendida por el Tribunal Constitucional tras un recurso de Madrid.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.