El romance de Rusia y China: un amor basado en un rival común

El romance de Rusia y China: un amor basado en un rival común

Detrás de los elogios hay una agenda de intereses comunes, pero las relaciones no han sido fáciles.

Xi Jinping y Vladimir Putin

Los encuentros entre Xi y Putin son cada vez más frecuentes y cordiales; intereses políticos y económicos los unen hoy fuertemente.

Foto:

Alexey Druzhinin / AFP

Por: Nina l. Khrushcheva - Project Syndicate
22 de junio 2019 , 09:21 p.m.

El presidente chino, Xi Jinping, fue muy popular en Rusia a comienzos de este mes. Sonrió en el zoológico de Moscú mientras el presidente ruso, Vladimir Putin, admiraba los pandas que Xi le había traído (un regalo chino tradicional a los países que corteja). En San Petersburgo recorrió el Aurora, el buque de guerra que hizo el disparo que marcó el inicio de la Revolución bolchevique en 1917, y dio un paseo nocturno en barco con Putin. En el Foro Económico de San Petersburgo citó a Fiódor Dostoievski.

En un momento en que el presidente estadounidense, Donald Trump –que alguna vez catalogó de “excepcional” a su par chino– entabla una guerra comercial contra China, Xi necesita un nuevo ‘mejor amigo’. En sus propias palabras, eso es lo que encontró en Putin. Ahora bien, ¿este afecto mutuo es realmente beneficioso para Rusia?

Sin duda, no es un desenlace novedoso. En los últimos seis años, Putin y Xi se han reunido por lo menos treinta veces, y el comercio anual entre sus países representa más de 100.000 millones de dólares. Pero la relación bilateral se ha profundizado significativamente en los últimos tiempos, lo cual quedó ejemplificado en el Foro de San Petersburgo (del 6 al 8 de junio), que resultó en más de 25 acuerdos comerciales y de otro tipo en áreas que van desde la agricultura hasta la tecnología. Ambos líderes dicen con entusiasmo que la relación entre sus dos países es hoy mejor que nunca.

Para Rusia, los lazos más estrechos con China son indudablemente tentadores. Después de cinco años de sanciones internacionales, impuestas a Rusia después de haberse anexionado a Crimea, las aperturas de Xi ofrecen un respiro aparentemente bienvenido. Pero, antes de depositar demasiada fe en Xi, Putin haría bien en recordar una canción disidente soviética de los años 1960, ‘Los pueblos son hermanos; abrazaré a los chinos’, que se burlaba de los primeros intentos desafortunados de una unión ruso-china.

Una historia de roces

A comienzos de la década de 1950, poco después de que el Partido Comunista tomó el poder en China, formó una alianza con la Unión Soviética. Sin embargo, la relación siempre fue tensa porque Joseph Stalin y Mao Zedong competían por liderar el movimiento comunista internacional. Si bien Stalin se impuso, Mao sabía que los regímenes comunistas necesitaban formar un frente unificado contra el Occidente capitalista.

Por eso, Mao estaba tan enfurecido en 1956, cuando Nikita Khrushchev, que había asumido después de la muerte de Stalin tres años antes, denunció a su antecesor. ¿Cómo podía Khrushchev atreverse a desafiar el estatus sublime de Stalin (y, por extensión, amenazar a Mao con un destino similar?). Aunque la Unión Soviética representaba el 60 por ciento de las exportaciones de China, las tensiones condujeron a una división que duró una década.

Hoy, Putin y Xi compiten por el liderazgo global al desafiar a Estados Unidos y Occidente, y ambos sintonizan con sus antecesores despiadados en el proceso. La diferencia es que, esta vez, con la economía de Rusia aquejada por las sanciones occidentales y la mala gestión de Putin, el líder chino es quien saca ventaja.

Hasta el momento, esto todavía no ha generado problemas de envergadura para Rusia. El acuerdo entre la empresa de telecomunicaciones rusa MTS y Huawei para desarrollar redes 5G de nueva generación en Rusia el año próximo por cierto es beneficioso para ambos. Pero ese acuerdo fue impulsado por la necesidad de China de compensar la presión de Occidente, liderada por Estados Unidos, que ha bloqueado a Huawei con el argumento (dudoso) de que plantea un riesgo para la seguridad nacional.

En ambos lados existe la sensación de que la combinación de poder económico chino y audacia política rusa debería ayudar a los dos países a soportar mejor los desafíos planteados por Estados Unidos. Sin embargo, existe poca evidencia de que rusos y chinos sientan aprecio mutuo. Por el contrario, cada uno parece menospreciar al otro, enarbolando el espectro de una competencia que, de manera poco probable, Rusia vaya a ganar.

La gran estrategia nunca ha sido el fuerte de Putin. Por el contrario, los líderes chinos, que normalmente tienen una perspectiva de muy largo plazo, se han distinguido en esta materia

Teoría y realidad

Observé esta dinámica de primera mano hace unos años en Blagoveshchensk, en la frontera siberiana, apenas a 0,8 kilómetros de la ciudad china de Heihe. Hace un siglo y medio, Blagoveshchensk era parte de China. Luego los cosacos tomaron el control de la ciudad, junto con muchos otros territorios en la Manchuria Exterior china, en nombre del zar ruso. El museo de historia local de Blagoveshchensk presenta el desarrollo de la ciudad después de la toma del poder cosaca como una misión civilizadora. Los rusos todavía se consideran occidentales superiores.

En cuanto a Heihe, se volvió rica hace un cuarto de siglo, después de capitalizar el caos postsoviético de Rusia y vender productos baratos a los rusos, que por ese entonces estaban famélicos. Su propio museo de historia presenta a los cosacos como “bárbaros peludos” (Lao Maozi) y enumera las ciudades del lejano oriente de Rusia por sus nombres chinos históricos: Blagoveshchensk es Hailanpao, Vladivostok es Haishenwai y Sakhalin es Kuye.

El comportamiento local refleja estas perspectivas. En la terminal de transbordadores, los rusos se burlan de los comerciantes chinos que traen vodka y chocolate ruso a Heihe, mientras que los chinos les pasan a los rusos por el lado como si no existieran.

Desde el lado chino, una actitud similar puede ser vista en las operaciones madereras en el este de Rusia. Como señaló recientemente Steven Lee Myers, la búsqueda rapaz de recursos primarios por China, que ignora por completo las cuestiones ambientales, puede perjudicar no solo a un pequeño país africano, sino también a “uno que se considera a sí mismo una superpotencia y un socio estratégico” contra el predominio estadounidense.

Putin, por momentos, ha sido un táctico impresionante, identificando y aprovechando oportunidades para fortalecer la posición de Rusia, inclusive con cartas malas en la manga. La anexión de Crimea, que fue posible gracias a la distracción de Occidente, obstruyó la integración pacífica de Ucrania en las estructuras occidentales, aunque al precio de una decadencia económica y un aislamiento internacional.

De la misma manera, la intervención del Kremlin en Siria, posible gracias a la ausencia de una estrategia estadounidense coherente, estableció a Rusia como un actor clave en Oriente Medio. Y la interferencia en la elección presidencial de Estados Unidos en 2016, facilitada por un déficit democrático de Estados Unidos, ayudó a sumir en el caos la política de la potencia norteamericana.

Sin embargo, en el más largo plazo, estas grandes hazañas le han dado a Putin más dolores de cabeza que felicidad. En efecto, la gran estrategia nunca ha sido el fuerte de Putin. Por el contrario, los líderes chinos, que normalmente tienen una perspectiva de muy largo plazo, se han distinguido en esta materia. Xi tal vez no sea una excepción. Involucrar a un estratega muy superior en su ofensiva contra Occidente puede ser una apuesta que Putin –y Rusia– pronto tendrían que lamentar.

NINA L. KHRUSHCHEVA*
© Project Syndicate
Moscú
* Profesora de Asuntos Internacionales en The New School. Su último libro (con Jeffrey Tayler) es 'In Putin's Footsteps: Searching for the Soul of an Empire Across Russia's Eleven Time Zones'.

El 5G, un gasoducto y una caja de helados rusos

La invitación y bienvenida con todos los honores para el presidente chino, Xi Jinping, al Foro económico de San Petersburgo, conocido como el ‘Davos ruso’ y a donde asisten dirigentes políticos y representantes de unas 1.800 empresas rusas y de otras 75 naciones, tienen mucho trasfondo económico y político.

Político, porque ambos países necesitan aliados poderosos en la incierta batalla por la hegemonía mundial que hace rato se desató, y donde el Estados Unidos de Donald Trump les está planteando duros pulsos en distintos frentes: desde la declaratoria de guerra total al 5G chino (al que Washington ve como una amenaza no solo para su seguridad, sino para la de todo Occidente), hasta parar el expansionismo ruso (Ucrania es el caso más evidente), así como sus crecientes intervenciones en otros lugares del mundo, como Siria, donde Rusia ganó el pulso. Eso, además de unir aún más sus voces en temas candentes como Venezuela, Irán o Corea del Norte, o en asuntos más estratégicos aún. En San Petersburgo, el presidente Putin llamó a “redefinir el rol del dólar en el sistema financiero mundial”, luego de anotar que la divisa estadounidense se había convertido en “un instrumento de presión” utilizado por Washington.

Y económico, porque a China no le cae nada mal que un país del tamaño de Rusia acepte desarrollar su 5G de la mano del estandarte de sus empresas tecnológicas, Huawei; ni tampoco que el gasoducto Power of Siberia, producto de una alianza de los gigantes ruso Gazprom y chino CNPC, permita llevar gas ruso a china a partir de noviembre. Y para Rusia, cuya economía cojea hace rato y ha sido duramente golpeada por sanciones europeas y estadounidenses debido a la anexión de Crimea (desde 2014), las inversiones de China en su suelo son un gran respiro. Los intercambios comerciales entre Moscú y Pekín aumentaron un 25 % en 2018, para llegar a una cifra récord de 100.000 millones de dólares, según el Kremlin. Y analistas como Charles Robertson, jefe economista de Renaissance Capital, no tienen dudas de que habrá “grandes inversiones chinas en Rusia” en los próximos años, especialmente en el marco de las nuevas Rutas de la Seda, el gigantesco proyecto de alianzas políticas, inversiones y expansión comercial de Pekín.

Estas son algunas de las claves que explican por qué Xi llama ahora a Putin su “mejor amigo”, mientras que el presidente ruso habla de una “nueva era” entre los dos países. O por qué Putin se tomó ‘la molestia’ de hacerle llegar a Xi una gran caja de helados rusos –los adora– hasta Tayikistán, donde ambos mandatarios asistieron el sábado pasado a una cumbre sobre seguridad asiática a la que concurrieron 27 Estados, y que coincidió con el cumpleaños número 66 del mandatario chino. “Nuestro país entero le desea lo mejor del mundo, porque usted hace mucho por el desarrollo de las relaciones entre nuestros dos países”, le dijo Putin a Xi. Luego, los dos brindaron con champagne.

Con información de la Agencia France Press (AFP)

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.