Secciones
Síguenos en:
Las investigaciones sobre sus finanzas acorralan a Juan Carlos I de España
Rey

El rey emérito es investigado por el manejo opaco de dinero. 

Foto:

EFE

Las investigaciones sobre sus finanzas acorralan a Juan Carlos I de España

El rey emérito es investigado por el manejo opaco de dinero. 

FOTO:

EFE

El monarca español cumplió este 3 de agosto un año desde su exilio en Emiratos Árabes Unidos.

Mientras el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, resaltaba los esfuerzos del rey Felipe VI por dotar de transparencia las cuentas de la Casa Real, la fiscalía suiza incriminaba al presidente del banco donde fueron a parar los 65 millones de euros recibidos por Juan Carlos I en 2008 de Arabia Saudita.

(Le puede interesar: Se cumple un año del rey Juan Carlos de España en el exilio)

Esa suma fue transferida por el Ministerio de Finanzas de Arabia Saudita a la sociedad panameña Lucum y terminó en el banco suizo Mirabaud & Cie. Se trató de un regalo del estado árabe al rey emérito por su intervención en la concesión de la construcción de una línea férrea a un consorcio de empresas españolas.

Yves Bertossa, el fiscal jefe de Ginebra que investiga el caso la donación, decidió incriminar a Yves Mirabaud, presidente del banco suizo, por no informar de la operación al Money Laundering Reporting Office Switzerland (MROS), el organismo oficial suizo dedicado a investigar y a combatir el lavado de dinero en el sector bancario de ese país.

Con más de 200 años de existencia, Mirabaud & Cie es una institución acreditada, que posee sucursales en Canadá, Francia, Reino Unido, y en España, en Madrid, Barcelona y Sevilla.

Los 65 millones de euros fueron regalados con posterioridad por Juan Carlos I a su examante Corinna Larsen. Se los depositó en 2012 en una cuenta del banco Gonet & Cie en Nassau, Bahamas. Según la alemana, el rey le pidió luego que le devolviera el dinero.

El fiscal suizo acusa al presidente del banco ginebrino de falta de diligencia en la recepción y el manejo del dinero de la sociedad Lucum, cuyo primer beneficiario era el rey emérito.

El banquero Mirabaud está bajo los ojos de la MROS, que pertenece al Egmont Group, una asociación internacional que reúne a las principales unidades de inteligencia financiera estatal que combaten el lavado de capitales.

Según el fiscal que incrimina al banco por un delito agravado de lavado de dinero, la documentación de la fundación Lucum se conservaba en una caja fuerte y solamente seis de los miembros de las directivas sabían que el beneficiario final era Juan Carlos I.

(Lea aquí: Conrinna Larsen: de amante a enemiga del rey Juan Carlos I de España)

Mirabaud sostuvo ante el fiscal que se trataba de un caso de confidencialidad: “se trataba de evitar una dispersión demasiado amplia entre los empleados con la intención de mantener la discreción”.

La cuenta de Lucum fue cerrada más tarde. Mirabaud informó al fiscal que él participó en las discusiones que dieron lugar a la clausura de la cuenta de Lucum en 2012. “En aquella época, las actuaciones del rey de España empezaron a aparecer en los titulares de numerosos periódicos. Me refiero sobre todo a un viaje a África, según la prensa, para cazar elefantes. Consideramos que no era oportuno mantener esa cuenta”, dijo ante el fiscal.

El banquero se refiere al episodio de cacería donde estuvo acompañado por Corinna Larsen, cuando España padecía la peor crisis económica del siglo XXI. Un accidente del rey durante la caza de elefantes obligó a su traslado urgente a España, cuyos medios de comunicación informaron sobre lo sucedido. Fue el principio del camino que condujo finalmente a su abdicación a favor de su hijo Felipe VI en 2014.

Juan Carlos I y su hijo el rey Felipe VI, de España.

Foto:

Paco Campos. Archivo. EFE

Origen de la donación

Bertossa, por otra parte, solicitó al Instituto Suizo de Derecho Comparado un estudio para determinar si el gobierno de Arabia Saudita incurrió en malversación de fondos públicos al transferir la suma a Juan Carlos I.

La intención del fiscal no es otra que establecer si se trata de un soborno.

Más investigaciones

Además de las investigaciones sobre los dineros de Juan Carlos I que se desarrollan en paralelo en España, también se ha iniciado una nueva por parte de las autoridades fiscales. Se centra en una cuenta bancaria en la que el rey emérito recibía cada año la asignación de 198.845 euros como miembro de la Familia Real, aunque había abdicado. Se estudia un presunto delito fiscal.

(En otras noticias: Un mesero asegura ser heredero del rey Juan Carlos de España)

Otro foco reciente de investigación tiene que ver con una casa en Londres, regalada a Juan Carlos I supuestamente por el sultán de Omán. La vivienda se vendió por 50 millones a un joven árabe. Se intenta determinar si el rey emérito recibió dinero por ella y lo ha ocultado al fisco.

Las informaciones sobre los manejos económicos opacos de Juan Carlos I, sumadas a las que se conocieron sobre su relación amorosa con Larsen, lo llevaron al asilo voluntario hace un año en Emiratos Árabes Unidos. Esa distancia, sin embargo, no ha impedido que se sigan conociendo detalles oscuros sobre sus finanzas, que datan tanto de su reinado como de los años posteriores.

JUANITA SAMPER OSPINA
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
MADRID

Más noticias
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.