¿Por qué Francia no logra despegar con la vacunación?

¿Por qué Francia no logra despegar con la vacunación?

Los franceses aun están muy lejos en comparación con otros países de Europa. 

Vacunas

Una enfermera administra a un paciente la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus, este sábado en Cannes (Francia).

Foto:

Efe

Por: Idafe Martín Pérez
11 de enero 2021 , 12:00 a. m.

Francia es, entre los grandes países europeos, el que tiene un sistema sanitario más potente y el que a la vez más despacio va con las vacunas. Hasta el pasado domingo 3 de enero, mientras el Reino Unido, Italia, Alemania o España ya contaban por decenas de miles los vacunados, en Francia no llegaban a 500 personas.

Los franceses fueron acelerando durante la semana y este viernes ya sumaban 80.000 vacunados, pero todavía muy lejos de los 278.000 de España, los 504.000 de Italia, los 476.959 de Alemania, los 189.000 de Polonia o el 1,3 millones del Reino Unido. En proporción a su población, el Reino Unido vacunó ya al 1,91%, Italia al 0,83%, España al 0,59%, Alemania al 0,57%, Polonia al 0,50% y Francia al 0,12%.

Lea también: ¿Por qué hay desconfianza en las vacunas contra el covid-19?


Varios ministros franceses, entre ellos el de Sanidad Olivier Véran, aparecieron el pasado domingo en televisión y radio en varias entrevistas prometiendo que se aceleraría la campaña de vacunación contra el coronavirus. El lunes eran noticia en los medios franceses que durante el pasado fin de semana se habían vacunado “varias decenas” de médicos y enfermeras, cuando los países vecinos ya vacunaban en decenas de miles al día.

Francia parece totalmente a contrapié. Véran llegó a decir ayer que “antes de que empiece febrero” se pondrán en marcha centros de vacunación “para personas de más de 75 años, después para los mayores de 65 años y así sucesivamente”. Francia además no puede alegar que no tenga suficientes vacunas. Los franceses ya recibieron un millón de dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech y esperan cada lunes una remesa de otras 500.000.

Le puede interesar: ¿Por qué la vacunación es la mejor arma contra la pobreza?

A esas dosis se añaden desde esta semana las de la empresa ‘Moderna’ y a principios de febrero las de ‘AstraZeneca/Oxford’. El suministro que facilitan a la Unión Europea y que se reparte a sus Estados miembros en proporción a su población, podría hacer que Francia recibiera en febrero casi dos millones de dosis por semana.

Las críticas llegan incluso a la supuesta preferencia por una vacuna francesa. La ministra de Enseñanza Superior, Frédérique Vidal, escribió el sábado en Twitter: “Francia no lleva retraso, sino que ha elegido usar y preparar vacunas cuya difusión podrá ser mayor que las vacunas actuales”. También que “Francia trabaja en vacunas muy innovadoras pero que necesitan más tiempo para estar a punto”.

Ese mensaje da a entender que París está esperando las vacunas francesas estén preparadas. Entre los grandes fabricantes de vacunas contra el coronavirus está la farmacéutica francesa Sanofi. Ante las críticas la ministra reconocía que su mensaje se refería “a la búsqueda francesa para encontrar una vacuna eficaz”. El problema de Sanofi es que su vacuna no termina de funcionar en los ensayos previos y podría no estar disponible hasta finales de este año o incluso principios de 2022.

Francia no lleva retraso, sino que ha elegido usar y preparar vacunas cuya difusión podrá ser mayor que las vacunas actuales, (...) pero que necesitan más tiempo

Esta semana se llegó a publicar que Francia había presionado a la Comisión Europea para que comprara tantas vacunas francesas como alemanas. La Comisión Europea tiene acuerdos con varias farmacéuticas para que suministren a los 27 Estados miembros de la Unión Europea más de 2.000 millones de dosis. Entre esas farmacéuticas participan las alemanas Curevac y BioNTech (con Pfizer), la francesa Sanofi, la estadounidense Moderna y otras como AstraZeneca (con la Universidad de Oxford) o Jansen.

Le puede interesar: Vacuna Pfizer parece eficaz contra variantes británica y sudafricana

La bronca escaló un punto cuando desde Alemania se acusó a Francia de haber presionado a la Comisión Europea para que comprara la misma cantidad de vacunas francesas (Sanofi) que de alemanas (BioNTech y Curevac). París lo negó el martes por boca de su secretario de Estado de Asuntos Europeos, Clément Beaune, quien dijo que eran acusaciones “falsas e inaceptables”.

París se sintió señalado porque en Alemania va creciendo esa idea después de un informe del semanario ‘Der Spiegel’ publicado en diciembre. En él, la revista germana contaba que la Comisión Europea pudo haber encargado hasta 500 millones de dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech y sólo encargó en un primer momento 300 millones “porque París protegió a Sanofi”.Vea además: Cinco cosas que debe saber sobre la vacuna de AstraZeneca y Oxford

Karl Lauterbach, portavoz de los socialdemócratas alemanes en materia de Sanidad y especialista en Economía de la Salud, aseguró ayer que “Francia insistió en que el número de vacunas (de Pfizer/BioNTech) no fuera mucho mayor que el de Sanofi, a pesar de que esa vacuna estaba lejos de estar preparada”.

IDAFE MARTÍN PÉREZ
Para EL TIEMPO
Bruselas

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.