‘Mantener el diálogo es tan importante como comenzarlo’

‘Mantener el diálogo es tan importante como comenzarlo’

La embajadora de Irlanda habló sobre la implementación del Acuerdo de Paz del Viernes Santo.

Alison Martin

Alison Milton, embajadora de Irlanda en Colombia.

Foto:

Cortesía de la Embajada de Irlanda

Por: Redacción internacional 
01 de junio 2020 , 09:36 p.m.

La embajadora de Irlanda en Colombia, Alison Milton, habló con EL TIEMPO sobre las dificultades que ha tenido la implementación del Acuerdo de Paz del Viernes Santo, que puso fin al conflicto de Irlanda del Norte, en 1998. Lecciones para Colombia.

¿Qué pasó después de que se firmó el acuerdo que puso fin al conflicto en Irlanda del Norte?

El proceso de paz en Irlanda del Norte es considerado uno de los esfuerzos más exitosos en el mundo en la resolución de conflictos en una sociedad dividida. Pero no ha sido fácil.

El conflicto comenzó en 1969 y cobró 3.700 vidas. Fue un conflicto entre los unionistas, que querían mantener el norte de Irlanda como parte del Reino Unido, y los nacionalistas, que querían separarse del Reino Unido. Esto exacerbó una división en nuestra sociedad.

(Lea también: Trump eleva tensión al pedir ‘mano dura’ contra manifestantes)

Los diálogos iniciales entre las partes duraron casi 20 años hasta la firma del Acuerdo del Viernes Santo, en 1998, pero solo fue en 2007 cuando se llegó a la implementación. Y no fue allí donde se solucionó, porque se han necesitado varios procesos de diálogo.

Hubo bastante desacuerdo a nivel político después de que se firmó el acuerdo. Dos puntos claves de desacuerdo fueron el establecimiento de las nuevas instituciones políticas de gobernanza, de compartir poder, establecer una base sólida. Y el otro fue el proceso de desarme del Ira.

Hemos visto una transformación en la política y la sociedad de Irlanda del Norte. Durante más de una década, es lo que ha llevado a mantener la paz.  Esto tiene que ser visto como un proyecto en desarrollo continuo, de reconciliación profunda y cooperación hacia el futuro.

(Lea también: ¿Qué implica la subida de precios de la gasolina en Venezuela?)

Como Irlanda, reconocemos que cuando se trata de construir la paz no hay un modelo único para todos. Ni pensamos que se pueden comparar dos conflictos, porque el conflicto y la paz establecidos en el norte de Irlanda son específicos de su tiempo y su lugar. No existe una fórmula que se pueda transferir.

Esto tiene que ser visto como un proyecto en desarrollo continuo, de reconciliación profunda y cooperación hacia el futuro

¿Cuáles fueron las dificultades en la implementación?

Entonces, qué vino después de que se firmó el acuerdo. Entre 1998 y 2006 tuvo éxitos significativos, pero también retrocesos, porque el contexto político continuó marcado por la volatilidad y la falta de confianza. Hubo varios puntos de mucho desacuerdo. A causa de estos tuvimos que pasar por un periodo de intensas negociaciones entre las partes y los dos gobiernos, el Gobierno de Irlanda y el Gobierno del Reino Unido.

Pero este proceso de tensa negociación no logró resolver todas las dificultades pendientes, y las instituciones de gobernanza fueron suspendidas en 2002. En 2003 tuvimos elecciones de la Asamblea, que es del Gobierno del norte de Irlanda, y estas resultaron en un cambio en los partidos más grandes, tanto el unionista como en el nacionalista.

(Lea aquí: Autopsia encargada por familia de Floyd concluye que murió por asfixia)

Después de las elecciones y de la victoria del DUP, el partido unionista más grande, hubo una situación: que el partido político más grande del norte de Irlanda rechazó el Acuerdo del Viernes Santo. No estaba claro si accedería a participar de instituciones de poder compartido con Sinn Féin.

Tuvimos dos partidos políticos diferentes a los originales, y no querían sentarse a hablar, pero los dos gobiernos patrocinaron el diálogo para restaurar las instituciones. Fue en 2007, con el acuerdo de Saint Andrews, cuando esto resultó posible.

(Vea también: China tomará represalias contra EE. UU. por decisión sobre Hong Kong)

¿O sea que se establecieron diálogos para solucionar cosas que no habían quedado incluidas en el acuerdo inicial?

Estaban incluidas en el acuerdo inicial, pero no hubo acuerdo sobre los detalles en cómo se debían llevar a cabo estos acuerdos en estos temas específicos.

Tuvimos que llegar a otro acuerdo, el de Stormont House, en 2014. También tuvimos otro acuerdo, el Fresh Start, en 2015. Y recientemente tuvimos un espacio muerto de tres años y tuvimos que llegar a otro acuerdo este año, llamado New Decade, New Approach.

(Lea también: La cadena de errores que agravó la situación en Chile)

Todos estos acuerdos y estos procesos de diálogo fueron necesarios para llegar donde estamos hoy; 22 años después tenemos una paz más o menos estable. Siempre hay puntos frágiles, pero el principio esencial de estas negociaciones posteriores fue la inclusión basada en principios claros con garantías y sin ningún cambio al espíritu del acuerdo original. Esto se mantuvo como la columna vertebral de las negociaciones.

Parte de la estabilidad que se ha tenido ha sido porque siempre se ha dado apertura al diálogo...

Sí. Y enfrentar los temas donde no hay acuerdo por varias razones. Nosotros hemos visto que si hay una voluntad política de todas las partes y de toda la sociedad, sí se pueden sentar, poner los temas en la mesa y comenzar a discutirlo.

Pero, claro, tiene que haber reglas del juego. Tiene que ser incluyente, tiene que tener acuerdos sobre principios básicos, tiene que ser un proceso que fomenta de una manera al otro a la confianza, necesita unas fechas límites; uno tiene que escuchar bien al otro, intentar entender las intenciones de los actores. El papel de la sociedad es clave.

También fue clave la flexibilidad que tuvieron las partes en negociaciones posacuerdo...

Sí, posacuerdo. Un compromiso de enfrentar las cosas que son obstáculos para la implementación. Una apertura, una voluntad de sentarse, de poner las cosas en la mesa. Unas partes pueden avanzar más rápido.

(Le puede interesar: Trump se refugió en el búnker de la Casa Blanca durante los disturbios)

No quiero hablar mucho de Colombia, pero hemos visto que aquí hay muchas áreas en las que se han visto progresos muy importantes, mucho más rápido que en Irlanda; por ejemplo, en el área de desarme, la reincorporación, en el establecimiento del sistema integrado de verdad, justicia, reparación y no repetición.

Estos avances no deben darse por sentados. Nosotros también tuvimos avances, pero siempre hubo algunos temas en que las partes no estaban de acuerdo, especialmente cuando cambió el ámbito político. Esto es todo parte del proceso, y el diálogo puede funcionar, pero mantener este diálogo es tan importante como comenzarlo.

¿Cuáles serían esas lecciones que Colombia podría aprender de la experiencia irlandesa?

La primera es que un proceso puede tener éxito, incluso cuando la historia, momentos de crisis y la falta de confianza entre las partes parecen ir contra él. La segunda es la importancia de la existencia de la voluntad política entre todos los líderes y las comunidades relevantes para continuar participando en el diálogo. La tercera es que un proceso que apunta a cambiar la política también debe ser capaz de adaptarse a un nuevo contexto político. Y lo cuarto es que lograr paz no es el trabajo de una sola parte de la sociedad, todos tienen que tomar responsabilidad.

(Lea también: Rusia anuncia inscripción de primer antiviral efectivo contra covid-19)

Nosotros tuvimos un acuerdo de muy buena calidad. En Colombia, el acuerdo del 2016 es de excelente calidad. No podría ser mejor, tal vez, pero quizá no sea necesario enfocarse exclusivamente en la calidad del acuerdo original, el hecho de que se haya alcanzado es en sí mismo un logro gigantesco.

Lo importante es cuán adaptable puede ser este acuerdo a un contexto político diferente y cómo el diálogo incluyente puede ayudar a ampliar el consenso sobre sus objetivos o intenciones. Cómo esta carpa puede ir incluyendo a más gente para lograr un entendimiento en común del acuerdo fundamental, del acuerdo original, que no se puede tocar. Nosotros no tocamos el acuerdo del Viernes Santo.

¿Cómo ve el Gobierno de Irlanda el proceso de implementación del acuerdo de paz en Colombia?

Nosotros lo estamos acompañando muy de cerca, estamos apoyando en todo lo que podamos. Hemos visto muchos progresos. En algunas áreas, por ejemplo, el proceso de desarme, de reincorporación. El compromiso de las Farc con la paz, la participación política de las Farc como partido político en tan poco tiempo ha sido un progreso muy importante. Claro que es absolutamente necesario con cualquier acuerdo de paz implementar el acuerdo de una manera integral.

¿Cómo se está preparando Irlanda ante el escenario del ‘brexit’?

Desafortunadamente, el ‘brexit’ supone un gran reto para Irlanda, nuestras prioridades en las negociaciones siempre han sido de proteger la paz en la isla, mantener la unidad europea y minimizar el impacto del ‘brexit’ en la economía irlandesa.

(Vea aquí: Putin convoca para el 1°. de julio plebiscito constitucional en Rusia)

El acuerdo de salida que negociamos el año pasado nos da unas buenas bases para encontrar eso. Es muy importante subrayar que la gente de Irlanda está completamente comprometida de quedarse en la Unión Europea.

Hay muchos detalles que se tienen que definir después del ‘brexit’. Irlanda del Norte seguirá formando parte del territorio aduanero del Reino Unido, pero también seguirá aplicando las reglas aduaneras de la Unión Europea. Esto fue pactado con el fin de evitar una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte, cosa que era de suma importancia para nosotros para proteger la paz y para la economía. Los detalles sobre cómo se va a implementar eso tiene que ser finalizado en estos meses que vienen en las negociaciones con el Reino Unido.

¿La actual coyuntura del ‘brexit’ podría terminar en una posible unión de las dos Irlanda?

Esta es la pregunta del millón de dólares. Nunca pensamos que iba a ser posible reunir las dos partes de Irlanda y ahora, por primera vez, este tema está en frente de todos nosotros. No está en la mesa, pero definitivamente, uno puede imaginar que esta discusión es inevitable.

Pero vuelvo al acuerdo del Viernes Santo porque hay principios de consentimiento que todas las partes, toda la población del norte de Irlanda y de la República del Irlanda, tiene que estar de acuerdo con una Irlanda unida. Entonces, este proceso va a llevar muchos años. Pero por primera vez en mi vida uno podría imaginar una unión en un futuro un poco lejano.

(Lea también: Trump retira a EE. UU. de la OMS y anuncia sanciones contra China)

¿Cómo ve el gobierno irlandés que Escocia este buscando un nuevo referendo de independencia con todo lo que ha pasado a raíz del 'brexit'?

Nosotros reconocemos que cada Estado, cada país tiene su derecho de poner en voto a la gente y la gente tiene que decidir. El tema del 'brexit' es un tema muy importante para la unión del Reino Unido.

Creo que lo más importante es que tiene que haber también un proceso de diálogo entre las diferentes partes del Reino Unido, tiene que haber los acuerdos de cómo van a funcionar las cosas de manera económica durante el transcurso de las negociaciones. Pero va a ser muy interesante para nosotros lo que pase el Escocia. Estamos acompañando el proceso de cerca, pero esta es una discusión para los escoceses.

¿Qué consecuencias se prevé que tenga para Irlanda el covid-19?

En Irlanda hemos visto un impacto bastante grande. Es un país muy pequeño, tenemos una población de menos de cinco millones de personas, pero tristemente, contamos con más de 25.000 casos y más de 1.000 muertos. Sin embargo, como en Colombia, el gobierno actuó rápidamente para implementar una cuarentena y los irlandeses la han cumplido bastante y parece que ha funcionado. Hemos logrado aplanar la curva y ahora el gobierno está comenzando a levantar paulatinamente las restricciones.

(Le puede interesar: Siguen apedreando lechuzas en México por creer que ‘atraen la muerte’)

Económicamente, sin lugar a dudas, habrá tiempos duros adelante, pero afortunadamente la economía de Irlanda está enfrentando esta crisis desde una posición sólida. Mantener nuestra resiliencia económica es una prioridad para el gobierno y nuestra membresía de la Unión Europea también será fundamental para que nuestra economía se pueda recuperar.

REDACCIÓN INTERNACIONAL

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.