Los colombianos que con su escuela siguen luchando en Madrid

Los colombianos que con su escuela siguen luchando en Madrid

La crisis afectó su centro de producción musical. Pero Harvey y Ángela no se dejan amilanar.

Música

Los esposos colombianos asimilaron el golpe inicial por la pandemia y luchan por sacar adelante su proyecto.

Foto:

Istock

Por: Juanita Samper Ospina
30 de mayo 2020 , 09:43 p.m.

“La crisis de repente nos dio una cachetada y nos empujó a entrar en un futuro que tarde o temprano tenía que llegar”, dice Harvey Cubillos, un bogotano que montó hace seis años una escuela de producción musical en España con su esposa, Ángela Cortés.

“Sabíamos que en el futuro la formación sería personalizada y a distancia, y que los estudiantes no tendrían que ir a un aula sino les bastaría con un dispositivo móvil, pero no sabíamos cuándo llegaría”, agrega. Y el coronavirus les avisó. “Nos dijo que este es el momento”.

(Lea también: La cadena de errores que agravó la situación en Chile)

Cuando la Comunidad de Madrid ordenó cerrar todos los centros educativos a partir del 11 de marzo, los invadió una sensación de incertidumbre. “Llegué a pensar que la empresa se iba a pique”, confiesa Cubillos. Durante las dos primeras semanas estuvieron “en shock”, como él mismo lo define. Pero luego lo interiorizaron y empezaron a surgir ideas. “Nos pusimos a crear cursos y a adaptar los que ya estaban en marcha a las nuevas circunstancias”, cuenta.

Ángela Cortés y Harvey Cubillos

Ángela Cortés y Harvey Cubillos

Foto:

Archivo particular


Allí nació una nueva rama de clases en línea de DJP Musical School, que continuará activa incluso cuando se vuelvan a abrir las aulas. A los alumnos que estaban recibiendo lecciones presenciales les dieron material para llevar a sus casas y les siguieron enseñando a distancia. No fue fácil ni para ellos ni para los profesores, pero todos entendieron que no había otra opción. Para los que se apuntaron a las nuevas clases ha sido más fácil porque ya sabían qué tipo de formación recibirían y las sesiones fueron creadas para ese formato. El centro ahora ofrece contenidos, precios y horarios diferentes.

“Tenemos una particularidad, y es que somos una escuela técnica porque ofrecemos cursos con tecnología musical”, explica Cubillos. “La gente usa ordenadores, máquinas para hacer música de manera electrónica y componer de forma digital, así que fue difícil para los alumnos asimilar el cambio de la noche a la mañana”. Sin embargo, lo han hecho y se han adaptado a sesiones a través de plataformas como Zoom. “Estas aplicaciones han permitido que las clases tengan un buen efecto”.

En cuanto a la cuestión técnica, Cubillos aclara que ahora es posible tener los aparatos en casa: “Cada día es más sencillo que una persona adquiera un equipamiento para crear música; antes se necesitaban estudios grandes, y ahora con un ordenador y un teclado se puede hacer música de calidad”. Además, cerraron un acuerdo con un almacén que ofrece descuentos a los alumnos de la escuela y les envía los productos a domicilio.

(Le puede interesar: 'No puedo respirar', el doloroso grito de los afroestadounidenses)

Aparte de sumergir a los cien alumnos de la escuela en aguas digitales, Cubillos y Cortés han buscado ayuda en otros botes de salvavidas. Uno de ellos consistió en acogerse a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte), que permite a los jefes no pagar a los empleados y a estos, recibir una paga estatal durante un tiempo.

Los cuatro trabajadores fijos se subieron a esa lancha. La situación ha sido más difícil para los quince profesores, que cobraban por clases prácticas. Entre todos siguen buscando soluciones.

Un crédito del Gobierno también le extendió la mano a la pareja de colombianos. “Ha sido un colchón para mantenernos un tiempo con los ingresos necesarios para cubrir los gastos básicos de la empresa”, señala Cubillos.

Él vivía de la producción musical en Colombia, donde era DJ. Hace doce años llegó a España a través del Sena a trabajar en una cadena de almacenes de ropa. A la vez daba clases particulares.

“En 2012 montamos un blog y una página web con Ángela”, dice. Luego crearon una escuela digital y en 2014 la instalaron en un local en Madrid. Después tuvieron que pasarse a uno más grande, que es el actual.

“Vamos a celebrar el cuarto aniversario como escuela presencial”, cuenta. “Les ofrecemos a los alumnos esa amabilidad, esa calidez que nosotros los colombianos tenemos y muchos aprecian; esa cercanía que difícilmente se encuentra en Europa”.
En medio de la incertidumbre que viven, Cortés y Cubillos también se preparan para reabrir el centro cuando las fases de desconfinamiento impuestas en España lo permitan (posiblemente a principios de junio). Para ello tienen que seguir protocolos sanitarios, como instalar mamparas, preparar puntos de limpieza y reducir el número de alumnos para respetar las distancias entre todos.

(En otras noticias: Trump pide mano dura contra protestas y ofrece enviar Ejército)

“De esta crisis nos queda la parte humana; esta situación ha sacado lo mejor de la gente (también lo peor, pero es mejor centrarnos en lo bueno)”, reflexiona Cubillos. “A punta de golpes nos está enseñando a superar los momentos de crisis y nos llevó a reinventar los cursos online”. Aunque ya estaban familiarizados con esta modalidad, pues así empezaron, el mundo ha cambiado mucho en ese aspecto gracias al avance de la tecnología.

“El cambio ha sido positivo, aunque ha sido un golpe fuerte”, afirma. “Nosotros como colombianos convertimos las cosas negativas en positivas porque tenemos esa capacidad en la sangre, venimos de crisis constantes y somos echados para adelante”.

Juanita Samper Ospina
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.