Cerrar
Cerrar
El pueblo ‘maldito’ que sólo puede visitarse de día y con permiso
Belchite - España

El municipio vivió la crudeza de la guerra.

Foto:

iStock

El pueblo ‘maldito’ que sólo puede visitarse de día y con permiso

El municipio vivió la crudeza de la guerra.
FOTO:

iStock

Belchite sufrió la Guerra Civil Española, quedó en ruinas y con supuestos fenómenos paranormales.

Madrid, Barcelona, Sevilla, son todas ciudades españolas dignas de un fin de semana turístico. Lleno de historia, España cuenta con una eterna lista de lugares para recorrer. Sin embargo, hay un pueblo al que todos se ven atraídos por sus rumores de estar maldito: Belchite.

(Lea también: Papa Francisco pide perdón por 'pecados' de la Iglesia Católica en México).

En la provincia de Zaragoza, los visitantes no sólo se limitan a sacarse una foto en el templo de Nuestra Señora del Pilar. Los cazadores de curiosidades y leyendas tienen la opción de visitar Belchite, el pueblo fantasma que las batallas de la Guerra Civil dejaron en ruinas y del que se dice que es habitado por un ente desconocido.

Guerra Civil

El conflicto bélico que marcó al país entre 1936 y 1939 no les dio tregua a los ciudadanos de este pueblo. A un año de comenzar la Guerra Civil se desató la Batalla de Belchite, un encuentro de los bandos republicano y nacional que pretendía ser breve, pero terminó dejando 5.000 muertos entre ambos lados y la zona completamente en ruinas.

Así lucen las calles de Beltiche, España.

Foto:

iStock

Para recordar el mal accionar del bando republicano, el dictador Francisco Franco decidió dejar expuestas las ruinas y postergar la construcción de un nuevo Belchite para 1954, a un costado del lugar original. De los 3.100 habitantes que circulaban por sus prósperas calles, solo la mitad sobrevivió a los terrores de la guerra.

Yo no tenía miedo, estaba por todos los sitios

Uno de los sobrevivientes es Aurelio Sabalera. Cuando tenía 7 años de edad vivió las crudezas de la guerra. Su padre era el panadero del pueblo.

“Estuvimos fabricando pan hasta última hora del asedio de Belchite”, comentó el ahora anciano, en entrevista para el canal ‘Aragón TV’.

(Siga leyendo: El cazador de nazis que nunca se rinde aunque sus presas estén ya ancianas).

Sabalera vio cómo su progenitor estuvo a punto de morir cuando frente a su casa llegaron unos soldados. Sin embargo, de acuerdo con su relato, la persona que le apuntó a su padre con un arma se dio cuenta de que había llegado a la panadería y, casualmente, el miliciano era pastelero. Así que no le disparó.

Rastros de la Guerra Civil en Belchite.

Foto:

iStock

“Yo no tenía miedo, estaba por todos los sitios. Un día estaba por una trinchera y empezó el combate. No me dejaron salir hasta que terminó”, comentó el adulto mayor, quien ‘andaba’ sin mayor premura cuando la guerra azotaba su municipio.

Las ruinas

De las imponentes construcciones que había allí, solo quedan algunas con techos y paredes caídas. El color marrón del ladrillo sobresale por todo el lugar y no hace necesario leer un pequeño letrero que dice “pueblo viejo, ruinas históricas” para entender dónde se está.

Belchite tenía unos 3100 habitantes; solo la mitad sobrevivió, pero se trasladaron a otra zona.

Foto:

iStock

Al sitio también han llegado personas que tratan de dejar rastro en aquella soledad. Por ejemplo, en la puerta de la Iglesia de San Martín hay un grafiti, mediante el cual se recuerdan a los pastores (zagales) que rondaban el pueblo y los cantos populares (jotas) de la región.

“Pueblo viejo de Belchite, ya no te rondan los zagales. Ya no se oirán las jotas que cantaban nuestros padres”, se lee allí.

Presencia ‘paranormal’

Personas locales murmuran entre ellos sobre la existencia de una presencia desconocida.

Tanto así que Carlos Bogdanich, investigador e hipnólogo clínico, visitó el municipio hace varios años junto con el equipo de un programa de televisión. De acuerdo con él, hacia la madrugada una ‘fuerza’ los atrajo y controló por unas horas.

Nos movíamos como si fuésemos autómatas

“Nos movíamos como si fuésemos autómatas”, afirmó Bogdanich, en charla con el canal ‘Aragón TV’.

Autómata significa “persona que actúa sin reflexión”, según el diccionario de la Real Academia Española.

(Le puede interesar: Video: el 'tierno' susto de una niña al creer que su mamá es extraterrestre).

“Nos introducimos subiendo por la Torre del Reloj. Se nos ocurrió subirnos hasta la parte más alta. Y, al día siguiente, cuando vimos lo que hicimos, no lo podíamos creer. Nos habíamos podido matar ahí. Sin embargo, algo nos atrajo y nos llevó a hacer eso”, sostuvo.

Varios turistas asisten con la finalidad de captar la psicofonía, es decir: los sonidos de los espíritus.

Esta es la Torre del Reloj del pueblo, la cual Bogdanich subió a causa de una fuerza 'paranormal'. 

Foto:

iStock

Con los años, han surgido más mitos e historias ‘paranormales’. Se dice que el cuerpo del Conde de Belchite fue raptado de su tumba y, por ello, no logró encontrar reposo. De manera que andaría ‘penando’ por la iglesia y las calles.

Algunos perros y gatos son hoy en día los únicos residentes, de los que se sepa, que caminan por las malezas crecidas entre las ruinas de Belchite. Al pueblo viejo sólo se puede acceder con autorización y de día, cuando se realizan visitas guiadas.

Más noticias

- ¿Qué carrera profesional estudiaron los 10 hombres más ricos del mundo?

- Ganador de lotería murió antes de poder cobrar el premio.

- Reportero se quemó en plena transmisión por tocar una piedra volcánica.

Tendencias EL TIEMPO*

*Con información de La Nación de Argentina - Grupo de Diarios de América (GDA).

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.