Sánchez se prepara para asumir el poder tras moción contra Rajoy

Sánchez se prepara para asumir el poder tras moción contra Rajoy

Por primera vez en la historia democrática de España, un líder político logra tumbar un presidente.

Pedro Sanchéz

El secretario general del Partido Socialista, Pedro Sánchez, instó al presidente catalán, Carles Puigdemont, que aclare "negro sobre blanco" si realizó una declaración de independencia.

Foto:

EFE

31 de mayo 2018 , 07:44 p.m.

España tendrá un nuevo presidente si se confirman las jugadas políticas de las ultimas horas. Se trata del secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, quien promovió una moción de censura contra el presidente del conservador Partido Popular (PP), Mariano Rajoy.

Por primera vez en la historia democrática de este país, un líder político logra tumbar a un presidente. Para ello, paradójicamente, tuvo que invocar el apoyo de un grupo nacionalista, conocido por una larga tradición de espíritu independentista. En efecto, el Partido Nacionalista Vasco (PNV), con sus cinco votos, le permitió completar la mayoría necesaria para que el PSOE regrese al poder, después de siete años. Sumó 180 de los 350 asientos del Congreso.

El apoyo del PNV a Sánchez, según su portavoz, Aitor Esteban, se debió a “la ética política y la responsabilidad que nos atañe”. Para él, “la sentencia de Gürtel supuso un antes y un después ante la sociedad”.

La moción de censura tiene una motivación clara: la corrupción. Varios miembros del PP, o cercanos a él, fueron condenados por la justicia por su participación en el llamado caso Gürtel. Esta trama, que se desarrolló en Madrid y Valencia, funcionaba mediante la concesión de contratos millonarios del Estado, a cambio de comisiones, que ingresaban en sus propios bolsillos o a una contabilidad paralela del PP para financiar sus campañas políticas.

De hecho, Rajoy fue el primer presidente en servicio que ha sido llamado como testigo en un juicio; el veredicto del caso Gürtel, conocido la semana pasada, duda de la credibilidad de su testimonio.

El viernes por la mañana se reanuda el debate de la moción de censura, que ocupó la agenda política de todo el jueves, y terminará con la votación anunciada. La presidenta del Parlamento, Ana Pastor, informará los resultados al rey Felipe VI y se fijará una fecha de posesión. Aunque Sánchez ya será oficialmente el presidente, Rajoy queda en funciones encargado mientras se surte el trámite.

Compromisos

Sánchez ya aclaró sus objetivos inmediatos: “recuperar la normalidad política e institucional, regenerar la vida democrática y poner en marcha una agenda social que atienda las urgencias sociales”.

La mayoría necesaria para derrocar a Rajoy no solo supuso el apoyo del PNV, sino de grupos populistas, como Podemos, y radicales, como los nacionalistas catalanes. Esta situación implicará la constitución de un nuevo gobierno con el respaldo de numerosas agrupaciones políticas.

La oposición, en cabeza de Ciudadanos, pronostica, como consecuencia, un problema de gobernabilidad en una legislatura obligada a ceder a los intereses de los movimientos políticos que respaldan la moción de censura. A cambio de ello, Ciudadanos propuso sin éxito una convocatoria a elecciones que habría sido impulsada directamente por el presidente Rajoy.

Se le critica a Sánchez, además, que se empeñe en gobernar cuando solo tiene 84 diputados y lidera un partido que ha sido muy castigado electoralmente en los últimos años.

Rajoy habría podido evitar el resultado de la moción de censura si hubiese renunciado a la presidencia y convocado, posteriormente, a elecciones. Sin embargo, los cálculos le fallaron al líder conservador. Pensaba que los votos nacionalistas del PNV no favorecerían a Sánchez. Esa confianza estaba basada en que el gobierno había tenido el apoyo de esa agrupación en la configuración del presupuesto nacional, que el Congreso aprobó recientemente.

Ahora le corresponderá a Sánchez, como nuevo presidente, ejecutar ese presupuesto, pese a que como diputado no estuvo de acuerdo con varias de las partidas.
Rajoy, en una actitud inesperada, se ausentó del Congreso durante la tarde en el debate.

Almorzó con algunos ministros y personajes cercanos en un restaurante cerca a la Puerta de Alcalá, en el centro de Madrid. A las críticas recibidas por ello, respondió María Dolores de Cospedal, secretaria del PP, quien aseguró que el presidente ya había hablado por la mañana y, por otra parte, reiteró que Rajoy no renunciará. “Si pensáramos que serviría para que el PP siga gobernando, lo haría”, dijo. “Pero la aritmética parlamentaria no lo permite”.

El recorrido de Sánchez

Sánchez se convertirá en presidente, a pesar de los ruidosos ataques que recibió en el pasado de parte de las figuras más relevantes de su partido.

Se convirtió en secretario general tras la derrota del PSOE en las elecciones europeas de 2014 y luego fue proclamado candidato a la presidencia por las bases de su agrupación política. En febrero de 2016 fue propuesto por Felipe VI para ser investido presidente de gobierno; sin embargo, no obtuvo los votos necesarios en el Congreso de los Diputados.

Las críticas que recibió entonces de parte de los barones de su partido se debieron a los malos resultados electorales que tuvo el PSOE en las elecciones de junio de 2016, cuando registró la más baja de ese partido en España.


Dimitió en octubre de ese año de su cargo de secretario general del PSOE horas antes de que Rajoy se convirtiera en presidente del gobierno, mediante una coalición con el partido Ciudadanos.

En mayo del año pasado fue reelegido como secretario del PSOE mediante elecciones primarias.

Aunque desde el Congreso asumió la oposición al gobierno de Rajoy, lo apoyó en todas las medidas que tomó contra las actividades independentistas en Cataluña.

Fue una figura determinante, junto con Albert Rivera de Ciudadanos, en la decisión de respaldar al gobierno en la aplicación del articulo 155 de la Constitución, que permitió al presidente intervenir en Cataluña tras su declaración unilateral de independencia en octubre de 2017.

Sánchez convocará elecciones en un futuro cercano. Ha dicho que será “cuanto antes”, pero no ha concretado ninguna fecha. Por ahora tiene que dedicarse a conformar su gabinete y dilucidar detalles sobre un gobierno que era impensable hace pocas semanas.

Tres censuras fallidas contra mandatarios

La primera moción de censura en España luego de la Constitución del 78 fue la promovida por el PSOE al frente de Felipe González en contra del entonces presidente del Gobierno español, Adolfo Suárez. La moción fue rechazada por 166 votos en contra, 152 a favor y 21 abstenciones.

La segunda moción fue en 1987 en contra del mandatario Felipe González. Esta fue convocada por el político Antonio Hernández del entonces partido Alianza Popular y no avanzó por 195 votos.

La tercera fue en el 2017 en contra de Mariano Rajoy por parte de Pablo Iglesias, de Podemos. La moción fue rechazada con 170 votos, 82 a favor y 97 abstenciones.


JUANITA SAMPER OSPINA
Corresponsal de EL TIEMPO
Madrid

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.