El papa Francisco ‘salta’ la Gran Muralla China

El papa Francisco ‘salta’ la Gran Muralla China

Santa Sede y Pekín firman acuerdo para nombramiento de obispos. Relaciones diplomáticas, todavía no.

Vaticano China

En China hay 12 millones de católicos, menos del uno por ciento de la población.

Foto:

AFP

Por: Darío Menor Torres
23 de septiembre 2018 , 10:00 p.m.

Desde 1951, tras el triunfo del comunismo, China y el Vaticano rompieron relaciones diplomáticas, pero el sábado dieron un paso adelante para acercar posiciones. Los dos Estados firmaron un “acuerdo provisional” que permite desatascar el nombramiento de obispos en el gigante asiático, el escollo que impedía normalizar relaciones.

Se trata de un histórico paso que busca normalizar la situación de los 12 millones de católicos chinos y acabar con la separación entre los feligreses que pertenecen a la comunidad clandestina, fiel a Roma, y los que forman parte de la Asociación Patriótica Católica China (APCC), promovida por Pekín.

Las partes hicieron concesiones. Francisco reconoció a siete obispos ordenados por la Iglesia patriótica en las últimas décadas sin permiso de Roma. Un octavo pastor, fallecido en 2017, fue reconocido a título póstumo y se erigió una nueva diócesis para dar cabida a uno de los prelados de APCC.

Los 100 miembros del episcopado chino quedan en comunión con la Santa Sede, lo que es una novedad y evita el cisma al que podía verse abocada la comunidad eclesiástica local si no se llegaba a un acuerdo, pues Pekín nombraría un gran número de obispos por su cuenta.

Así, el Papa acepta el régimen de Pekín, a lo que lleva décadas negándose el cardenal Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong y detractor del entendimiento con el comunismo.

El Gobierno chino también ha cedido al permitir que un extranjero como el Papa interfiera en lo que, hasta ahora, consideraba que eran asuntos de su política interna.

“El punto principal es que el santo padre tendrá la última palabra a la hora de elegir a los obispos. Es una novedad fundamental: Pekín reconoce al Papa como guía espiritual y su autoridad sobre la Iglesia”, dijo a EL TIEMPO el religioso italiano Antonio Sergianni, durante años misionero en el gigante asiático.

“No había una varita mágica para resolver todas las dificultades, pero se ha abierto una puerta después de décadas de trabajo, sufrimiento y esperanzas”, destacó Sergianni.

Crítica al Papa

El secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolin, consideró que el acuerdo constituye un “acontecimiento de especial importancia” para la Iglesia local y deseó que sirva para superar “las tensiones y las incomprensiones más recientes”. Estas han estado protagonizadas por Zen, que ha dicho repetidas veces que Francisco está traicionando a los miembros de la Iglesia clandestina.

“Hay muchos que están tristes y han perdido la confianza y otros que quieren saber los detalles del acuerdo”, aseguró el sacerdote Bernardo Cervellera, director de la agencia de noticias eclesiásticas AsiaNews. “El Vaticano parece que ha hecho muchas concesiones, pero no están tan claros los pasos que ha dado la otra parte”, dijo.

El pacto contempla “valoraciones periódicas” con las que verificar su buen funcionamiento y no prevé, al menos de momento, el establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos Estados. Sería, en cualquier caso, el paso natural por seguir.

El comunicado vaticano reconoció que se han creado las condiciones para “una más amplia colaboración a nivel bilateral”.

Ambas partes coincidieron en que el entendimiento favorece un “fecundo” recorrido de diálogo institucional.

No había una varita mágica para resolver todas las dificultades, pero se ha abierto una puerta después de décadas de trabajo, sufrimiento y esperanzas

Fueron Antoine Camilleri, subsecretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, y Wang Chao, viceministro de Asuntos Exteriores de República china, los encargados de suscribir el acuerdo en una reunión que mantuvieron ayer en Pekín.

El portavoz vaticano, Greg Burke, explicó que el pacto “no es el final del proceso, sino el inicio”, y aseguró que tiene un carácter “pastoral” y “no político”.

DARÍO MENOR TORRES
Para EL TIEMPO
Roma

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.