‘Es una gran oportunidad para actuar y que el mundo cambie’

‘Es una gran oportunidad para actuar y que el mundo cambie’

El filósofo, economista y escritor senegalés Felwine Sarr invita a no desperdiciar el momento.

Felwine Sarr

Según Sarr, la crisis generada por la pandemia nos puso frente a frente con nosotros mismos y con las debilidades y desequilibrios de nuestro mundo.

Foto:

Antoine Tempé. Getty

Por: MARÍA RODRÍGUEZ - EFE
03 de mayo 2020 , 08:36 a. m.

El filósofo, economista, músico y escritor senegalés Felwine Sarr cree que la pandemia ha puesto el tiempo de nuevo a nuestra disposición. Y, sin embargo, resalta, hoy nos sentimos incapaces de vivirlo de una forma distinta a la “sobreactividad” rutinaria.

Conocido por su obra Afrotopía (2016), en la que denuncia los estereotipos sobre el continente y las soluciones que se fabrican para él desde el extranjero, critica que la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidiera hace semanas a África que despertara ante la crisis del coronavirus, en lugar de reclamárselo a Europa Occidental, que “estaba dormida”.

Célebre también por su ensayo Habitar el mundo, que analiza el planeta como zona de tránsito, considera que esta pandemia “es un gran momento de actuar para que el mundo cambie”.

¿Cree que la pandemia del coronavirus ha ‘desnudado’ al ser humano, su modo de vivir y de relacionarse con el mundo?
Nos ha revelado el modo de organización social y su vulnerabilidad. Ha revelado las desigualdades que existen en nuestras sociedades, entre aquellos que tienen los medios de vivir el confinamiento sin trabajar un tiempo y quienes están obligados a trabajar para tener de qué vivir cada día. Ha revelado las desigualdades en el acceso a los cuidados. Y quizá, lo más significativo es que ha mostrado nuestra dificultad de hacer mundo. Hubo un sentimiento de las naciones de aislarse, a pesar de que la pandemia era global, con la idea de que cada uno iba a encontrar soluciones a nivel local; ha habido incluso una guerra con las máscaras entre los países occidentales, lo que revela un comportamiento de insolidaridad, de egoísmo y la cultura de las relaciones internacionales. Ha revelado también nuestra relación con otros seres vivos. Uno de los orígenes de la pandemia es la reducción de la biodiversidad: hemos deforestado el planeta y hemos creado las condiciones de contacto con animales que eran portadores de virus para los que no estamos preparados.

Estábamos en la era de la aceleración y la velocidad, con muy poco tiempo muerto y una cultura de ocuparlo... Esta crisis nos hace regresar a nosotros mismos.

Se habla mucho del tiempo, del que no teníamos y del que nos sobra ahora. ¿Cómo ve nuestra relación con el tiempo?
El tiempo estaba orientado a la economía capitalista, un tiempo que nos obligaba a hacer una cantidad de cosas siempre más grande en una unidad de tiempo y, súbitamente, la mitad del planeta se encuentra confinada, el trabajo está parado, salvo para quienes pueden teletrabajar, y nos encontramos frente a nosotros mismos teniendo que utilizar este tiempo, que se ha puesto de nuevo a nuestra disposición. Estábamos en la era de la aceleración y la velocidad y con muy poco tiempo muerto, con la saturación del tiempo y una cultura de ocuparlo. Y ahora nos encontramos incapaces de vivir el tiempo de manera diferente a la sobreactividad y el trabajo, un tiempo orientado hacia la producción de un objetivo o de una mercancía. Esto nos obliga a reducir la velocidad y a aprender de nuevo a vivir un tiempo que está disponible y en el cual surgen ciertas cuestiones existenciales. Esta crisis nos hace regresar a nosotros mismos y hace a su vez este tiempo angustioso, pero también potencialmente feliz y fecundo. Para el que no había aprendido a estar consigo mismo, esta crisis le obliga a hacerlo, a hacerse frente, a meditar y reflexionar. La segunda cosa que me parece interesante es que habíamos planeado el futuro de antemano, nuestras agendas estaban llenas para los próximos seis meses, las de algunos, para los próximos años. Somos una civilización de la planificación, es una manera de decir que controlamos el tiempo presente. Pero también somos una civilización que quiere controlar el futuro, y ahora nos encontramos con que no sabemos cómo las cosas van a evolucionar, cuándo podremos retomar una vida calificada de normal, y la incertidumbre regresa a nosotros. Esta indisponibilidad del tiempo por venir se convierte en angustia, y para mí es una lección importante en el sentido en que tenemos que hacer frente a las diferentes temporalidades.

La OMS le pidió a África que ‘despierte’ y se prepare para lo peor. ¿Está África dormida? ¿O era el mundo el que estaba dormido y el virus ha venido a despertarlo?
Creo que el mundo dormía en su relación con los seres vivos. Nuestra civilización tecnológica e industrial había olvidado que la vida se nos ha ofrecido y que no somos los dueños y poseedores de la naturaleza. Se nos olvidó que pertenecemos a los seres vivos y que hay unas reglas que ya no respetamos. Europa Occidental estaba dormida porque cuando el virus apareció en China y había riesgo de pandemia, países como Francia, Inglaterra o Italia se lo tomaron a la ligera. Trump llamó al virus “un virus chino” como si fuera a limitarse a China. Y es muy interesante lo que esto revela: una dificultad para aprender de los demás, con esta idea de que el saber, el poder, el control y la ciencia son occidentales. La OMS ha pedido a África que despierte cuando África no estaba dormida. Algunos países, incluso antes de tener una decena o veintena de casos, tomaron medidas, cerraron fronteras, prohibieron agrupamientos. Si tomamos a un país como Senegal y a Estados Unidos, el virus apareció más o menos en el mismo periodo. Y si se miran las medidas que se tomaron y en qué momento, vemos bien la diferencia de reacción. Y mientras que en América Latina había países que negaban el virus o México aún no había hecho nada, la OMS se dirigió hacia África porque es lo natural, lo normal. Si hay una crisis, es evidente que los africanos se verán afectados, que tienen menos capacidades. Esto revela un consenso mundial por el que no interrogamos. Los prejuicios sobre el continente están tan profundamente arraigados que no se mira la realidad al estar totalmente convencidos de la manera en que las cosas van a ocurrir.

Nuestra civilización tecnológica e industrial había olvidado que que no somos los dueños y poseedores de la naturaleza. Se nos olvidó que pertenecemos a los seres vivos.

La covid-19 expone la necesidad de mejorar las infraestructuras sanitarias y la seguridad alimentaria o de diversificar las economías africanas. ¿Cree que se va a aprovechar esta oportunidad o es esperar demasiado?
Muchos países ya han puesto en marcha respuestas al coronavirus, y lo esencial de sus respuestas es el establecimiento de redes de seguridad social, distribución de alimentos, de bienes de primera necesidad y medidas para los más vulnerables. Espero que estas medidas sean el embrión de una reconstrucción de los sistemas de salud, de educación y de cuidados y que aprovechemos la oportunidad de la crisis para al fin tener Estados que miren hacia el bienestar del mayor número de personas. Hoy, en plena crisis, todo el mundo se da cuenta de la necesidad de la nueva arquitectura social y sanitaria en los países, pero me temo que, si después de la crisis las fuerzas sociales no se movilizan, se recubra todo eso progresivamente de un olvido y retomemos los malos hábitos.

Este virus ha traído algo bueno: menos contaminación, los animales que cruzan las calles, aguas y aire limpios... ¿No es una pena volver al mundo de antes después de ver esta parte tan bella de nuestro planeta?
Creo que hay que poner esto en relación con el hecho de que el 80 % de la contaminación industrial se ha detenido y, en mi opinión, lo que es vertiginoso es darse cuenta de que será necesario un alto porcentaje de reducción de la actividad para llegar a eso. Ahora la dificultad es cómo vamos a hacer después con esa conciencia que hemos tomado. El desafío para la humanidad es una revolución cultural y de civilización. Y es necesario que la pongamos en obra y la programemos. Esa es la cuestión para mí, no se va a hacer sola, será necesario tomar decisiones políticas, económicas, consensuales y que las élites económicas y políticas se adhieran a un cambio de cultura y civilización y, para mí, eso es una tarea inmensa.

¿Cree que es una casualidad esta epidemia en este momento de la historia?
Hay gente que piensa que es la naturaleza que nos envía una señal, que los humanos han abusado demasiado y ella retoma sus derechos y nos obliga a ser más humildes. Salvo que estamos haciendo una especie de antropomorfismo, estamos proyectándole una conciencia, unos atributos que son nuestros. Tiene cierta inteligencia, lo sabemos, los árboles son inteligentes, los seres vivos son inteligentes, es la intencionalidad lo difícil de determinar. En todo caso, lo que es interesante anotar es que no solo son los hombres los que hacen historia. Los mosquitos, el pangolín, los seres vivos también hacen historia.

El desafío para la humanidad
es una revolución cultural y de civilización. Y es necesario
que la pongamos en obra y la programemos. No se va a hacer sola... y es una tarea inmensa.

¿Olvidaremos esta crisis una vez que pase?
Es un riesgo, y pienso que no hay que subestimarlo porque, si miramos las últimas epidemias y pandemias, ha habido la gripe de Hong Kong en 1968, que provocó un millón de muertos en el mundo, 30.000 muertos en Francia y ha desaparecido totalmente de la memoria. Hubo la llamada gripe española a finales de la I Guerra Mundial, que provocó unos 50 millones de muertos en Europa. Ha desaparecido de nuestros imaginarios. Me dirán que queda un poco lejos, pero estamos muy anclados en un arte del olvido y, cada vez que hay una tragedia o una crisis importante en la historia, hablamos del deber de la memoria, del no volverá a ocurrir, debemos darnos cuenta de que aprendemos poco de la historia. Me temo que del hecho de que esta pandemia aparezca como una catástrofe biológica natural ligada a un virus, en lugar de ver que detrás está lo cultural, que es nuestra acción la que ha inducido esta crisis sanitaria, existe un riesgo de que, si salimos rápido de la pandemia, que es lo que yo deseo, haya la probabilidad de que la olvidemos. Para mí, el tiempo justo después de esta crisis es muy importante y, si lo perdemos, progresivamente retomaremos nuestros buenos y malos hábitos.

¿Es usted de los que piensa que el mundo seguirá como siempre?
Yo soy de los que piensa que las cosas deben cambiar. ¿Seguiremos como antes o no? No lo sé, pero lo que puedo decir es lo que yo deseo y en el sentido en que voy a trabajar. Voy a poner mi pequeña energía en mis espacios para que el mundo cambie. La gente que quiere que el mundo cambie no debe pararse solo a querer que cambie, debe reflexionar sobre qué acciones tomar para que cambie. Tenemos todos los elementos para realizar una acción, y la gran lección por sacar es que es un gran momento de actuar para que el mundo cambie.

MARÍA RODRÍGUEZ
Agencia EFE

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.