¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Elecciones Estados Unidos 2020

Las imprudencias que cometió Trump tras su salida del hospital

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se quita la mascarilla cuando llega a la Casa Blanca a su regreso del Centro Médico Walter Reed, donde se sometió a tratamiento para el Covid-19.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se quita la mascarilla cuando llega a la Casa Blanca a su regreso del Centro Médico Walter Reed, donde se sometió a tratamiento para el Covid-19.

Foto:AFP

Reproducir Video

El mandatario se quitó el tapabocas antes de entrar a la Casa Blanca, donde había otras personas.

El presidente Donald Trump salió este lunes, al final de la tarde, del hospital donde estuvo internado durante tres días para recibir un tratamiento contra la covid-19. En imágenes transmitidas en vivo por la televisión, se vio al mandatario salir caminando del centro médico militar Walter Reed.
Luego, un helicóptero lo llevó de regreso a la Casa Blanca. Al aterrizar, atravesó el césped saludando a las cámaras antes de subir los escalones al balcón presidencial. Ahí, ajustó su chaqueta, se retiró el tapabocas y levantó los pulgares, un gesto que la prensa internacional califica como desafiante y de claro desdén por quienes se cubren el rostro para protegerse del virus.
De hecho, The New York Times escribió en sus páginas que ingresó a la residencia presidencial pese a que varias personas portaban tapabocas al interior del edificio.
Incluso, el mandatario insiste en comparar al coronavirus con una gripe común pese a los existen estudios de científicos y estadísticas que demuestran la gravedad del covid-19.
Este martes, de hecho, escribió a través de su cuenta en Twitter: “La temporada de gripe está llegando. Mucha gente muere al año, a veces unas 100.000 y a pesar de una vacuna, la gente muere de gripe. ¿Vamos a cerrar por eso el país? No, hemos aprendido a vivir con eso, justo como estamos aprendiendo a vivir con el covid-19”. Vale la pena recordar que desde que arrancó la pandemia, en Estados Unidos han muerto más de 205.000 personas por esta enfermedad.
Incluso, horas antes de salir del hospital, el lunes Trump envió otro mensaje en Twitter en el que le pidió a la ciudadanía que no le temieran al virus. Su rival electoral, Joe Biden, reaccionó con dureza a ese mensaje: “Que le diga eso a las 205.000 familias que perdieron a alguien”, afirmó en alusión a los muertos a causa del coronavirus en el país, el más afectado del mundo en términos absolutos por la pandemia, aunque Trump minimiza la gravedad de la enfermedad.
Aunque Trump anunció también en Twitter que "pronto" estará haciendo campaña de nuevo, su médico personal, Sean Conley, reconoció que el mandatario "no está fuera de peligro" y que se encuentra en un "terreno no explorado" por otros pacientes de coronavirus debido al tipo de tratamiento que ha recibido.
El presidente de hecho es de los primeros pacientes conocidos de covid-19 a los que se ha suministrado una combinación de tratamientos potentes como el cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron que recibió el viernes; el antiviral Remdesivir y el esteroide dexametasona.
La dexametasona suele ser suministrada normalmente en casos graves de la covid-19 y muchos doctores advierten contra su administración en fases tempranas de la enfermedad.
Conley aseguró que los médicos irán supervisando a Trump para comprobar cuando esté libre de virus vivo que pueda contagiar, algo que suele ocurrir "a los diez días, aunque hay una posibilidad de que sea más temprano o más tarde". "Así que estamos pensando en el fin de semana. Si podemos llegar al próximo lunes y sigue estando igual, o aún mejor, mejora, podremos por fin lanzar un profundo suspiro de alivio", agregó.
Otro episodio que califican como imprudencia se dio el domingo. Desde ese día le han llovido críticas luego de que decidiera salir a saludar a una serie de simpatizantes que estaban agolpados afuera del Water Reed. Ese día, sorpresivamente, una caravana de vehículos negros surgió a las afueras del centro médico y desde uno los autos Trump, portando tapabocas, saludó a la gente.
Pero esta iniciativa suscitó vivas críticas, en especial por los riesgos corridos por los agentes del Servicio Secreto que acompañaban al presidente. "Todos en el vehículo durante esta salida presidencial completamente innecesaria deben estar en cuarentena durante 14 días", dijo James Phillips, del Departamento de Medicina de la Universidad George Washington.
“Pueden enfermarse. Pueden morir. Por el teatro político. Mandados por Trump para poner sus vidas en peligro por este teatro político. Esto es una locura", añadió- Zeke Emanuel, presidente del Departamento de Ética Médica y Política de Salud de la Universidad de Pensilvania, tuiteó: "Hacer conducir a sus agentes del Servicio Secreto con un paciente de covid-19, y más aún con las ventanas cerradas, los expone innecesariamente a un riesgo de infección. ¿Y para qué? Un truco publicitario".
El portavoz presidencial aseguró que se tomaron las precauciones "apropiadas" para proteger a Trump y su séquito, incluido el equipo de protección.

Trump dice que quiere debatir el 15 de octubre

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfermo de covid-19, dijo el martes que está impaciente por debatir nuevamente la próxima semana con Joe Biden, su rival demócrata en las elecciones del 3 de noviembre.
"¡ME SIENTO BIEN!", tuiteó el mandatario republicano. "Estoy deseando que llegue el debate de la noche del jueves 15 de octubre en Miami. ¡Será genial!", agregó, en alusión al segundo duelo programado con el exvicepresidente de Barack Obama.
La Comisión de Debates Presidenciales, una organización sin fines de lucro que patrocina estos enfrentamientos desde 1988, tiene previsto el segundo encuentro cara a cara entre Trump y Biden el 15 de octubre en el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht en Miami.
Según los planes anunciados, será moderado por Steve Scully, editor de política de la cadena C-SPAN. Y, a diferencia del primer debate en Cleveland, Ohio, el 29 de septiembre, este se realizará en estilo asamblea, con preguntas del público.

Lea también

INTERNACIONAL
*Con información de agencias
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO