Secciones
Síguenos en:
El demócrata que le apunta a unir a Estados Unidos
AUTOPLAY
El Tiempo en vivo: Joe Biden, presidente electo de Estados UnidosEl Tiempo en vivo: Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos
Joe Biden

Jim Watson. AFP

El demócrata que le apunta a unir a Estados Unidos

Joe Biden resultó electo este sábado tras un estrecho conteo de votos en varios estados clave.

El exvicepresidente de Barack Obama (2009-2017), Joe Biden, recurrió a su experiencia y moderación para presentarse como el candidato demócrata ideal para enfrentarse al presidente de EE. UU., Donald Trump, en unas elecciones condicionadas por la crisis y la pandemia de la covid-19.(En contexto: Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos)

Después de que su campaña se diera prácticamente por muerta en las primarias de su partido, Biden resurgió de las cenizas y arrasó en el llamado "supermartes" en los estados del sur, con los que ahora cuenta para arrebatar la presidencia a Trump.

Ahora, este veterano político demócrata, que ha tenido dos oportunidades fallidas de llegar a la presidencia de Estados Unidos (en 1988 y en 2008), finalmente este 2020 resultó electo, según los conteos de votos en el país

(Lea aquí: Reconstrucción de alianza con Colombia será una de mis prioridades' : Biden)

Para lograrlo, se valió de su largo recorrido político. Biden, nacido en Scranton (Pensilvania) y de origen humilde, entró al Senado de EE. UU. como uno de los parlamentarios más jóvenes en la historia en 1972, cuando tenía 29 años.

Tras pasar más de tres décadas de servicio en el Capitolio, fue durante ocho años el vicepresidente de Barack Obama, el primer mandatario afroestadounidense en la historia política de ese país. Desde ese cargo se ganó el apoyo y el reconocimiento del electorado demócrata.

A nadie que gane menos de 400.000 dólares al año se le aumentará un centavo más en el valor de sus impuestos

Durante la campaña presidencial, Biden exhibió un lado humano y conciliador, lo que contrastó con el estilo de Trump, quien siempre se ha presentado como un conquistador que jamás duda y que todo lo puede. “Las divisiones en nuestro país se están ampliando y nuestras heridas se hacen más profundas”, dijo Biden durante un discurso de campaña en Georgia.

(Lea aquí: Los modelos que apuntan a una contundente victoria de Joe Biden)

Y no es para menos. El próximo presidente de EE. UU. debe enfrentar una profunda crisis económica y de salud que se cierne sobre el país debido a la pandemia de covid-19.

Además, deberá hacerle frente a los problemas de racismo y violencia, cuyo tema también ha estado en la agenda de la campaña presidencial tras la muerte de George Floyd a manos de un agente policial.

El demócrata enfocó su campaña, particularmente, en esos temas. Biden propuso una amplia disponibilidad de pruebas gratuitas de covid-19 para la gente, el uso generalizado de tapabocas y la eliminación de todas las barreras de costos para el cuidado preventivo.

Joe Biden y Jill Biden

Joe Biden y su esposa Jill.

Foto:

EFE

También reconoció que en el país hay un “racismo sistémico” y trató de enviar un mensaje positivo a su histórica selección de Kamala Harris, senadora por California, como su compañera de fórmula presidencial.

Harris, de 55 años, la primera mujer afroestadounidense y de ascendencia asiática en ser nominada a la Vicepresidencia por uno de los dos grandes partidos, y con la que Biden buscó aportar energía a su imagen de curtido y veterano político.

Por otro lado, Biden también hizo hincapié en la deficiente gestión que ha tenido Trump durante la pandemia, que en EE. UU. ha causado más de 230.000 muertes, cifra que lo deja como el país con más decesos por el virus.

En la economía, la agenda de Biden apunta a los ciudadanos más pobres e incluye una cantidad de medidas que implicarían un cambio brusco con respecto a la actual administración republicana, con un retorno a las políticas de Barack Obama.

(Le puede interesar: Si los latinos salen a votar, va a cambiar la distribución de poder’ : Lina Hidalgo)

El carisma es otro de sus puntos fuertes, algo que demuestra en sus cálidas y espontáneas interacciones con los ciudadanos, pero la inusual situación derivada de la pandemia del coronavirus supuso un obstáculo.

Biden, que fijó su centro de operaciones en su casa de Wilmington (Delaware), localidad en la que reside, debido a la covid-19 pasó a desarrollar una campaña totalmente virtual a otra en la que el público asitió a sus mítines dentro de sus vehículos, como en los autocines.

Pese a las limitaciones que eso representó, su propósito fue marcar diferencias entre una campaña y la de Trump, que lleva a cabo mítines multitudinarios, al aire libre, pero sin respetar las distancias de seguridad ni la obligatoriedad del uso de mascarillas.

Paradójicamente, gracias a una menor exposición pública, pudo controlar una de sus principales errores: sus frecuentes errores verbales. "Soy una máquina de pifias. Pero, por Dios, qué cosa maravillosa comparada con un tipo que no puede decir la verdad", ironizó a finales del pasado año al compararse con Trump.

Una de las noches de campaña de las primarias llegó a confundir antes de empezar a hablar a su esposa, Jill Biden, y a su hermana, Valerie Biden.

Pero también ha estado en la vanguardia de su partido y ha espoleado cambios que ahora lo enorgullecen: en 2012 afirmó que se encontraba "absolutamente cómodo" con el matrimonio homosexual, lo que forzó a Obama a acelerar su apoyo explícito a esas uniones y contribuyó a su legalización final por parte del Tribunal Supremo en 2015.

(Le puede interesar: Así están las cuentas en los 5 estados que tienen a EE. UU. en vilo)

Pero en su larga carrera como político, también hay manchas. Algunas de sus decisiones le valieron críticas, incluyendo de la propia Harris, quien recordó durante las primarias demócratas que como senador se opuso a un sistema contra la segregación en las escuelas que consistía en llevar a niños afros a escuelas de blancos.

Otros episodios como parlamentario también ensombrecen su campaña, como su apoyo a la guerra de Irak en 2003 y, en abril de este año, las acusaciones de agresión sexual por parte de una colaboradora suya mientras se desempeñaba como congresista en Washington.

En su momento, varios sectores pidieron la renuncia del candidato. El exvicepresidente optó por el silencio, pero luego negó que esos hechos de abuso hubieran ocurrido. “Quiero encarar las acusaciones. No son verdad. Esto nunca ocurrió”, dijo Biden en ese entonces.

En cuanto a su vida familiar, Biden ha sufrido profundas pérdidas personales que han influido en su historial político. En 1972, su primera esposa y su hija de un año murieron en un accidente automovilístico.

(Lea aquí: ‘Trump será el primer presidente que pierde la reelección desde 1992')

Luego, en 2015, su hijo Beau falleció, víctima de un cáncer. Con respecto al dolor que le generó la muerte de Beau, reconoció que es un pesar que “nunca se va” de su vida.
De hecho, la tragedia impidió que se lanzara a la presidencia en 2016. “Cada mañana me levanto (...) y me pregunto: ¿Estaría orgulloso de mí?”, reconoció Biden en un evento este año.

REDACCIÓN INTERNACIONAL Y AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.