Secciones
Síguenos en:
Lo que se sabe del crimen contra una mujer en base militar de EE. UU.
Altar en honor a Vanessa Guillén

Mural en homenaje a Vanessa Guillén.

Foto:

EFE

Lo que se sabe del crimen contra una mujer en base militar de EE. UU.

FOTO:

EFE

La familia de Vanessa Guillén dijo que el Ejército identificó los restos de la soldado.

La abogada de la familia de Vanessa Guillén, una soldado de 20 años quien desapareció el 22 de abril, anunció este domingo que el Ejército de Estados Unidos finalmente identificó los restos encontrados el miércoles pasado y confirmó que son los de esta mujer, según informó The Washington Post.

(Lea también: Con captura de Maxwell tiemblan las élites de EE. UU. y el mundo)

El caso de Guillén fue noticia en la prensa internacional debido a la misteriosa desaparición que tuvo en vilo a su familia durante dos meses. Ellos crearon una página llamada ‘Find Vanessa Guillen’ (Encuentra a Vanessa Guillén).

Vanessa fue vista por última vez ese 22 de abril a la 1 de la tarde en el estacionamiento del cuartel general de Escuadrón de Ingenieros Regionales en Fort Hood (Texas).

El jueves pasado, la abogada de la familia le dijo a la cadena CNN que la soldado fue golpeada con un martillo hasta que le provocaron la muerte en la armería donde trabajaba en la base militar Fort Hood.

Natalie Khawam, abogada de la familia Guillén, aseguró que el cuerpo de la joven de 20 años fue extraído de las instalaciones militares por su asesino. Khawam citó información que le proporcionaron investigadores del Ejército encargados del caso.

(En otras noticias: El escalofriante avance del covid-19 en Estados Unidos)

¿Qué se sabe de Guillén y de su crimen?

Khawam señaló que Guillén planeaba interponer una queja por acoso contra el especialista Aaron David Robinsonun, un día después de que fuera asesinada, y sospechan que el militar -y desde 2017 miembro del cuartel Fort Hood- la mató en un ataque de furia cuando se enteró de la denuncia, según cuenta CNN.

Robinson y una mujer, la exesposa de un soldado, fueron señalados como sospechosos en el caso. Cuando el miércoles la Policía fue a interrogar a Robinson, quien un día antes se había escapado del cuartel ubicado en el Condado de Killeen, éste se quitó la vida de un disparo, según las autoridades.

(Lea también: Tigre atacó a trabajadora de un zoológico en Suiza)

En una rueda de prensa ofrecida este jueves, Damon Phelps, agente especial del Comando de Investigación Criminal de las Fuerzas Armadas (CID, en inglés), señaló que tras más de 300 entrevistas no hay "información creíble" de que la soldado haya sido "agredida sexualmente".

Agregó que no hay reportes oficiales en torno a abusos contra la soldado cometidos por Robinson, pero siguen investigando en esa línea.

El comandante mayor, el general Scott Efflandt, señaló que los alegatos por acoso son "investigados por completo" y "tomados en cuenta muy seriamente", pero que por ahora la investigación criminal "no ha encontrado relación" entre la desaparición y dichas acusaciones.

Denuncias de acoso

Aunque los investigadores del Ejército dicen que no hay información que indique que la soldado Guillén haya sido agredida sexualmente, en la página que su familia creó para pedir ayudar para dar con su paradero, se lee un testimonio en primera persona en el que Vanessa le describió a su madre unos episodios de acoso durante su estancia en la base militar.

“Tres semanas antes de desaparecer, mi madre me preguntó por qué parecía diferente. Mi mamá me conoce mejor que nadie, se dio cuenta de que me había retraído y que ya no podía dormir como solía hacerlo. Finalmente le dije a mi madre que uno de mis sargentos me estaba acosando sexualmente en Fort Hood”, dice la página.

(Lea aquí: Empresario indio compró un costoso tapabocas de oro)

Y el texto agrega: “Mi madre me dijo que lo denunciaría por mi seguridad, pero le dije que conocía a otras mujeres soldados que habían denunciado acoso sexual y que el ejército de los Estados Unidos no les creía. Le dije a mi madre que el mismo sargento que me acosaba sexualmente me seguía cada vez que corría y hacía ejercicio, y lo incómodo que me hacía sentir. Mi mamá me dijo que lo detendría, pero yo le dije que yo me ocuparía de eso, sentí que podía detenerlo yo misma; todo lo que tenía que hacer era hacer algo, decir algo y estaba lista para encargarme de ello”.

Lea también

-Coronavirus: matrimonio dejó a novio fallecido y más de 100 infectados
Investigan la extraña muerte masiva de más de 350 elefantes en África

INTERNACIONAL
*CON INFORMACIÓN DE EFE

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.