Secciones
Síguenos en:
Trump, amo y señor del Partido Republicano
Donald Trump discurso como expresidente

Donald Trump dio su primer discurso como expresidente.

Foto:

Joe Raedle /AFP

Trump, amo y señor del Partido Republicano

Liz Cheney, una de las voces más conservadoras, fue destituida por criticarlo.

La salida de Liz Cheney de la jefatura republicana en la Cámara de Representantes estaba cantada desde hacía semanas. Sin embargo, cuando su cabeza finalmente rodó el miércoles pasado, quedó en evidencia un hecho que se ha vuelto inapelable: el "partido de Lincoln ", uno de los más tradicionales en la historia de EE. UU., es hoy el partido del expresidente Donald Trump. Y de sus designios.

Lea más: Los republicanos se divorcian de Liz Cheney, opositora de Trump

Cheney, hija del expresidente Dick Cheney (2001-2009), llegó al Congreso en el 2017 como una de la voces más conservadores en esta colectividad. Antiaborto, proarmas, en favor del libre comercio, de profundas convicciones religiosas, mano dura en política exterior y muchas de las otras causas que siempre han identificado a este partido.

Todo un "halcón", como en su momento se consideró a su padre. Tan vertical fue en sus planteamientos que con rapidez escaló a Jefe de la Conferencia Republicana, el tercer puesto con más autoridad en el Capitolio.

Pero a finales del año pasado comenzó a caer en desgracia. Su pecado fue no respaldar a Trump en su esfuerzo por mantenerse en el poder a pesar de haber perdido las elecciones y denunciar su rol en la violenta toma del Capitolio del pasado 6 de enero.

Cheney, de hecho, fue de los pocos republicanos que votaron a favor de destituirlo por su rol en ese incidente.

Para la legisladora, lo de Trump fue un "asalto frontal contra la democracia", el más serio que ha enfrentado el país desde la guerra civil y uno que seguirá vigente mientras se siga propagando el mito de que los comicios fueron fraudulentos y continúen los ataques contra el sistema electoral.

La representante Elisa Stefanik remplazó a Cheney como número tres dentro del partido.

Foto:

Chip Somodevilla. Getty Images. AFP

Kevin McCarthy, el líder del partido en la Cámara, recomendó su destitución pues a su juicio, la congresista no ha parado de "relitigar" esa fractura que vivió el país cuando el objetivo debería ser enfocar los esfuerzos para recuperar el Congreso en el 2022 y luego la Casa Blanca en 2024.

Y ese, en gran medida, es el argumento que están usando la mayoría de los republicanos para justificar su remoción.

Pero el planteamiento es endeble. "Si hay alguien que no ha parado de insistir en esta 'Gran Mentira' es el propio Trump", afirma el exsenador Jeff Flake, uno de los pocos en el partido que salió a defender a Cheney.

¿Culto a Trump?

De hecho, denunciar el supuesto fraude se ha convertido en una prueba de lealtad sin la cual no hay ingreso al círculo del expresidente.

Tanto, que a lo largo de todo el país, los republicanos han comenzado a castigar -con mociones de censura y aislamiento político- a cualquiera que se atreve a cuestionar el triunfo del exmandatario.

Así mismo, vienen promoviendo cambios en las leyes electorales bajo el supuesto de que hubo fraude, pero cuyo fin último parece ser la supresión del voto en sectores que no les son favorables.

"No hay una sola prueba de irregularidades en las elecciones. Pese a ello se están cambiando las normas por que el público, al menos el republicano, desconfía del sistema. Y la única razón por la que existe esa desconfianza es que por Trump, y los políticos que decidieron seguirle la cuerda, continúan insistiendo en esta teoría de conspiración", sostiene Mike Taylor, exfuncionario de la pasada administración.
Cheney, dice Flake, se negó a ser parte de este peligroso juego.

Liz Cheney votó a favor de destituir a Trump por incentivar la turba que se tomó el Capitolio.

Foto:

MANDEL NGAN / AFP

"Perdió su cargo y probablemente su carrera política, por que le apostó a la salud de nuestro sistema constitucional a largo plazo y no a consentir el ego maltratado de un líder que se comporta como un autócrata. Hay que decirlo de frente. En el Partido Republicano contemporáneo no hay ofensa más grande que la honestidad", afirma este legislador.

Muchos de ellos, no obstante, están con la espalda contra la pared.

Situación imposible

Si bien la popularidad de Trump ha caído (del 91 por ciento en diciembre al 72 por ciento tras la insurrección del 6 de enero), sigue siendo la fuerza dominante entre la base.

Y el grueso ha llegado a la conclusión de que sin su respaldo no tienen futuro o cabida en el partido republicano actual. Algunos como Mitch McConnell, el líder de la colectividad en el Senado, intentaron tomar distancia. Pero han reculado ante la perspectiva de un partido fracturado y débil para enfrentar a los demócratas en las próximas elecciones.

"Si hay dos personas en todo el Congreso que realmente creen que a Trump le robaron las elecciones son muchas. Pero pocos se atreven a decirlo porque temen a su ira. Es una verdad incómoda que Liz Cheney si se atrevió a promulgar", afirma Adam Kinzinger, otro de los contados legisladores republicanos que están dando la pelea.

Perdió su cargo y probablemente su carrera por que le apostó a la salud de nuestro sistema constitucional y no a consentir el ego maltratado de un líder que se comporta como un autócrata.

Aunque todavía son pocos, dentro del partido ha comenzado a tomar forma una facción de antitrumpistas que quieren recuperar sus riendas.

Este jueves, pocas horas después de la destitución de Cheney, un grupo de 150 figuras republicanas publicó una carta en la que amenazan con formar un tercer partido si no hay un cambio de dirección. Según estos "el partido perdió su rumbo"  es necesario refundarlo bajo los principios que lo volvieron relevante.

"Esta coalición lo que busca es catalizar una reforma del Partido Republicano y su compromiso con la verdad, la decencia y los valores de nuestros fundadores. Si no lo logramos, entonces buscaremos una tercera alternativa", dicen en la carta que incluye la firma de personas con peso.

Entre ellas, el expresidente del Partido Republicano, Michael Steel, el secretario para la Seguridad Interna Michael Chertoff, el exdirector de la CIA, Michael Hayden, entre otros.

Insurrección republicana

Cheney aún no se une a este esfuerzo. Pero tras su salida prometió que hará todo lo que esté a su alcance para impedir que "Trump vuelva a acercarse a la Casa Blanca" y anunció la creación de un comité político que trabajará con este fin, ofreciendo respaldo y fondos a candidatos que quieran oponerse a Trump.

A juzgar por el tono, lo que plantean es toda una batalla por el corazón del partido, que podría terminar por dividirlos aún más.

Pero en la práctica, se trata de una insurrección muy pequeña y con poco futuro. De acuerdo con Bill Cristol, una de las voces republicanas más reconocidas, este grupo no representa a más del 10 o 15 por ciento de los republicanos.

Lea Aquí: ¿Tiffany Trump y su cuñada habrían salido con sus guardaespaldas?

Un número insignificante para un sistema como el estadounidense, donde los partidos seleccionan a sus candidatos en elecciones primarias que suelen ser decididas por la base. En otras palabras, si Trump decidiera lanzarse para las elecciones del 2024 nadie podría detener su nominación.

Y lo mismo podría decirse de cualquier candidato que el expresidente respalde (si opta por no hacerlo) o de quiénes apoye para cargos en la Cámara, Senado o gobernaciones. Al menos de momento.

El presidente de EE. UU., Joe Biden, durante su primer discurso ante el Congreso.

Foto:

Melina Mara / Bloomberg

Dicho eso, la apuesta por Trump viene con altos riesgos. Desde el año pasado, pero sobre todo tras la toma del Capitolio, los republicanos han venido perdiendo simpatizantes y de manera significativa.

De acuerdo con un sondeo de Gallup publicado en abril, solo el 40 por ciento del país se identifica hoy como miembro de este partido o independientes con tendencias conservadoras.

Le puede interesar: ¿Cómo es la vida de Donald Trump después de la presidencia?

Se trata del número más bajo que obtienen en 10 años. Los demócratas, en contraposición, se han venido expandiendo y hoy representan el 50 por ciento, según esta misma encuesta. Mal síntoma para un partido que viene de perder el Congreso y la Casa Blanca.

"Hay una hemorragia entre sus simpatizantes. Y en gran parte eso tiene que ver con Trump y lo controvertida que es su figura", afirma Jeff Jones, editor jefe en este empresa encuestadora.

Y el surgimiento de un tercer partido solo agrandaría esa grieta. Por supuesto, aún faltan muchos meses para los comicios del 2022 -y varios años antes de las próximas presidenciales-.

Esa tendencia, por lo tanto, podría revertirse durante este período y va a depender, en buena parte, de cómo le vaya a Joe Biden en la Oficina Oval.

Ambas citas, no obstante, serán claves para definir el futuro del "trumpismo" dentro del partido republicano.

Una victoria en ambas podría cimentar su yugo -o el de su familia- por décadas. Pero una derrota abriría la puerta para el retorno de una Cheney o la visión del conservatismo que ella representa.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON
En Twitter: @sergom68

Lea más

- Trump habría dejado la Casa Blanca sin actualizar sistema de seguridad
- Joe Biden espera poder reunirse con Vladimir Putin en junio

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.