Secciones
Síguenos en:
Gimnastas del equipo olímpico de EE. UU. ponen en jaque al FBI
Gimnastas olímpicas de EE. UU.

Aly Raisman, Simone Biles, McKayla Maroney y Maggie Nichols, tras testificar en el Senado de EE. UU

Foto:

Saul Loeb. Efe

Gimnastas del equipo olímpico de EE. UU. ponen en jaque al FBI

Aly Raisman, Simone Biles, McKayla Maroney y Maggie Nichols, tras testificar en el Senado de EE. UU

Varias atletas estadounidenses hicieron  evidente cómo las autoridades protegieron a su agresor.

La gimnasia de élite es uno de los deportes que más satisfacciones ha dado a los estadounidenses en las últimas décadas, con 120 medallas olímpicas desde 1970 y decenas de títulos mundiales, por nombrar solo algunos hitos.

(Le puede interesar: Simone Biles culpó a Nassar y al sistema que permitió su abuso

Pero desde hace un lustro también es motivo de profunda vergüenza, en gran parte, debido al escándalo que desató el caso de Larry Nassar, un doctor que abusó sexualmente de más de 156 niñas y adolescentes en los 20 años que fungió como médico de cabecera de la Universidad de Míchigan y de la USA Gymnastics, la organización nacional para la gimnasia.

En el 2018, Nassar fue condenado a pagar más de 200 años de cárcel tras ser declarado culpable de múltiples crímenes en tres procesos criminales diferentes. Aun así, las ramificaciones de su conducta siguen enlodando el nombre de este reconocido deporte.

Eso quedó en evidencia esta semana durante una audiencia convocada por el Congreso de EE. UU. en la que se evaluó la responsabilidad de las autoridades, especialmente la del FBI, que fue el encargado de investigar las primeras denuncias que se presentaron contra el médico en 2015.

La audiencia giró en torno a un demoledor informe que presentó hace dos meses la Oficina del Inspector General en el Departamento de Justicia en el que documentaron las graves fallas que cometió la agencia en el manejo del caso.

Según este reporte, pese a las múltiples denuncias en su contra, los agentes del FBI tardaron más de 17 meses en abrir una investigación formal contra Nassar y muchos más antes de proceder a su arresto. Se estima que durante ese periodo el médico habría abusado de casi 70 mujeres.

"Bajo el pretexto de que les ofrecía tratamiento para sus lesiones deportivas, Nassar abusó sexualmente de decenas de niñas sin que el FBI hiciera nada para evitarlo", dice el reporte.
En la audiencia de esta semana participaron varias de sus víctimas más "famosas", entre ellas Simone Biles, ganadora de siete medallas olímpicas, y las medallistas McKayla Maroney y Aly Raisman, todas integrantes del equipo que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y Río de Janeiro en el 2016.

(Le puede interesar: Simone Biles testificará ante el Senado de EE. UU. por los abusos sexuales

El exmédico del equipo olímpico en la corte en el 2017.

Foto:

Jeff Kowalsky. AFP

Sus testimonios fueron desgarradores. Maroney, por ejemplo, describió cómo Nassar comenzó a abusar de ella desde que tenía 14 años e incluso la maltrató durante los Juegos de Londres cuando tenía 16 y ganó la medalla de oro.

Recordó, a su vez, una competencia en Japón donde el doctor la maltrató de tal manera que pensó que iba a morir. "Esa noche pensé que era mi última. Estaba sola, desnuda, y con Nassar sobre mi cuerpo. Abusó de mí durante horas, sin que yo pudiera hacer nada", dijo la atleta.

Unos cuantos años después, cuando su vida daba tumbos y había pensado hasta en suicidarse, Maroney llamó al FBI para denunciarlo. De acuerdo con su testimonio, habló más de tres horas con Michael Langeman, un agente del buró especializado en abuso sexual contra menores.

"El FBI no solo no reportó mi abuso en ese momento, sino que, cuando lo hizo 17 meses después, mintieron sobre lo que dije. Escogieron proteger a una abusador de menores serial en lugar de protegerme a mí y a cientos de otras", dijo Maroney.

El FBI no solo no reportó mi abuso en ese momento, sino que, cuando lo hizo 17 meses después, mintieron sobre lo que dije (...).

Lo más grave es que su denuncia no era la primera. Un año antes Maggie Nichols, otra gimnasta estadounidense, también había llamado al FBI para acusarlo. La agencia, además, conocía de varios reportes elevados por padres de familia ante el USA Gymnastics. "Las horribles cicatrices de este abuso continúan viviendo con nosotras", afirmó Nichols en la sesión del Congreso.

Biles, la aleta más galardonada en la historia de este deporte, tomó la palabra para decir que si bien responsabilizaba a Nassar por su tragedia, la culpa también recaía en las autoridades y el perverso sistema que permitió que eso sucediera.

(Lea también: Exgimnasta habla de aberrantes casos de abuso sexual en EE. UU.

Tanto ella como sus coequiperas llevan años pidiendo una investigación más profunda que identifique las fallas, castigue a quienes pecaron y reforme los mecanismos de control. Pero a la fecha poco ha sucedido en ese frente.

Langeman, que solo presentó su reporte año y medio después de la denuncia, cuando ya el tema era un escándalo mundial, fue destituido hace dos semanas, mientras que Jay Abbott, otro agente que tuvo conocimiento del caso, se retiró voluntariamente en el 2018 sin sanción alguna.

Maggie Nichols fue la primera en denunciar los abusos de Larry Nassar.

Foto:

EFE

Y su caso es aún más polémico. Según el reporte del Inspector General, el funcionario no solo le mintió al Departamento de Justicia durante la investigación, sino que, como mínimo, "violó políticas del FBI claramente establecidas y normas éticas". Entre ellas, considerar un empleo en USA Gymnastics que le fue ofrecido por Steve Penny, el presidente de esta institución.

En la audiencia, los senadores expresaron su disgusto por haber dejado renunciar a Abbott sin consecuencia alguna y pidieron establecer si llegó a algún tipo de acuerdo con Penny para tapar el escándalo.

En el sillón de los acusados se sentó Christopher Wray, el actual director del FBI. Una presencia notable, pues hasta ahora ninguna autoridad pública había puesto la cara. Wray, que llegó a su cargo en 2017, reconoció múltiples errores del FBI y les pidió perdón a las víctimas.

"Lamento mucho que tanta gente les fallara tantas veces. Y lamento especialmente que personal del FBI que tuvo el chance de detener a este monstruo en el 2015 haya fallado de una manera inexcusable. Nunca debió suceder y estamos haciendo todo lo posible para que no vuelva a pasar", dijo el funcionario.

Lamento mucho que tanta gente les fallara tantas veces. Y lamento especialmente que personal del FBI que tuvo el chance de detener a este monstruo en el 2015 haya fallado de una manera inexcusable.

Según Wray, desde que se destapó el caso de Nassar se han tomado varios correctivos. Entre ellos, exigir que los agentes del FBI reporten y compartan de inmediato casos de abuso sexual de menores con autoridades locales y estatales, además del reentrenamiento de las unidades que los procesan.

Pero al preguntársele por qué se cometieron tantos errores en el escándalo de las gimnastas, el funcionario se quedó sin palabras. "No sé qué decirles. En ningún planeta algo así debió suceder", dijo Wray.

A pesar del 'mea culpa' y las promesas de reforma, los senadores que participaron en la audiencia se mostraron poco satisfechos con las explicaciones del FBI. "Sus respuestas dan poco alivio a los cientos de víctimas y no son suficientes para el público estadounidense. Es increíble que nadie haya sido acusado aún por este crimen. Tanto los funcionarios públicos como las autoridades deportivas que les dieron la espalda a estas mujeres deben ser procesados, y más de uno, ir a prisión", dijo el senador Patrick Leahy.

Punto en el que insistió el diario 'The Washington Post' en uno de sus editoriales de esta semana. "Estas mujeres merecen más que excusas. Merecen respuestas. ¿Quiénes en USA Olympics y en el Comité Olímpico supieron de esto pero no hicieron nada? ¿Por qué agentes del FBI hicieron hasta lo imposible para proteger a un abusador en serie? ¿Por qué si funcionarios mintieron, como dice el Inspector General, no hay nadie acusado o en la cárcel? Acá el único que está en prisión es Nassar. Merece pasar el resto de sus días allí. Pero la explotación de estas niñas y jóvenes mujeres fue perpetrada no solo por un pedófilo, sino por muchas personas más", afirmó este medio.

Algo que Biles, Maroney, Raisman y Nichols tienen claro. Al final de la jornada, tomadas de la mano, prometieron no descansar hasta que pague el último de los responsables y se construya un sistema que proteja a los atletas. No solo en la gimnasia olímpica, sino en otros deportes en los que también se vienen presentando este tipo de denuncias. Solo así, dicen, se podrá dar la vuelta a esta penosa página en la historia de EE. UU.

SERGIO GÓMEZ MASERI 
Corresponsal de EL TIEMPO
WASHINGTON 
En Twitter: @sergom68

Le puede interesar:

‘Acabo de firmar su sentencia de muerte’: jueza que condenó a Nassar
Revelan nuevo testimonio de gimnasta olímpica que denuncia abuso

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.