¿Quién es quién en el proceso de destitución de Trump?

¿Quién es quién en el proceso de destitución de Trump?

La continuación del proceso contra el presidente de EE. UU. abre nueva etapa de audiencias públicas.

Donald Trump

El presidente Donald Trump ha calificado el proceso en su contra como la ‘mayor cacería de brujas de la historia’.

Foto:

Leah Millis / Reuters

Por: Sergio Gómez Maseri
02 de noviembre 2019 , 10:12 p.m.

Este miércoles se cumplieron cinco semanas desde que los demócratas decidieron lanzar una investigación con fines de destitución contra el presidente Donald Trump.
Desde entonces, al menos 15 funcionarios y exfuncionarios han rendido testimonio ante el Congreso, completando lentamente el rompecabezas de una explosiva trama ucraniana, también conocida como ‘Ucraniagate’, que tiene en vilo a Estados Unidos.

(Lea también: Qué debe pasar para que Donald Trump sea destituido)

Trump es acusado de abusar de su cargo al retener la ayuda militar de EE. UU. a Ucrania para presionar a ese país a abrir una investigación de corrupción contra uno de sus rivales electorales del 2020, el expresidente demócrata Joe Biden.

La decisión de la Cámara de Representes este jueves de oficializar la pesquisa con 236 votos a favor y 196 en contra a través de una resolución en la que se establecen las reglas de juego para la etapa final de este proceso elevó aún más las apuestas, pues dejó en claro que los demócratas tienen toda la intención de convertir a Trump en el tercer presidente de toda la historia al que se somete a un juicio político.

(Lea también: Pese a división, Cámara oficializa proceso de destitución contra Trump)

Aunque en la práctica la investigación con fines de destitución ya había comenzado y no era necesario un voto para oficializarla –la Constitución no lo requiere–, la jefatura demócrata optó por presentar la resolución para silenciar las voces republicanas que venían insistiendo en que se trata de un proceso ilegal pues la Cámara en pleno no lo había autorizado.

Entre tanto, Trump calificó el hecho como la “más grande cacería de brujas de la historia”, en sus habituales trinos. Estos son los principales protagonistas hasta ahora. Y también lo que se puede esperar de ellos.

Gordon Sondland, embajador de EE.UU. ante la Unión Europea

Hotelero, amigo personal de Trump, y sin ninguna experiencia previa en política exterior, el papel de Sondland es central. En mayo se le encomendó la tarea de asumir las relaciones con Ucrania junto al Secretario de Energía Rick Perry, y al Enviado Especial a Ucrania, Kurt Volker.

Según varios testigos, este grupo que se autodenominaba ‘los tres amigos’ se encargó de trasmitir a los asesores del presidente Vladimir Zelensky que una posible reunión con el presidente de EE. UU. e incluso la entrega de más de 400 millones de dólares en ayuda militar dependían de que el mandatario ucraniano anunciara una investigación contra el ex vicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter; y otra para determinar si los demócratas habían utilizado a una empresa ucraniana para fabricar la supuesta intervención de Rusia en la campaña del 2016.

En su intervención ante el Congreso Sondland no negó que se les pidió a los ucranianos investigar casos de corrupción, pero sí que fuera sobre los Biden. Otros testigos, entre ellos Alexander Vindman, han declarado que estuvieron en varias reuniones con Sondland en la que este pidió a los ucranianos investigar a Biden y a los demócratas. El Congreso quiere que vuelva a testificar para confrontar las inconsistencias.

Teniente Coronel Alexander Vindman
Alexander Vindman

Coronel Alexander Vindman, nuevo testigo en caso Trump.

Foto:

Al Drago / Bloomberg

Como encargado del tema de Ucrania en el Consejo Nacional de Seguridad (NSC), esta semana se convirtió en el testigo estrella de los demócratas. Vindman es el único, por el momento, que estuvo presente durante la polémica llamada entre Trump y Zelensky cuando el republicano habría pedido ayuda para investigar a los Biden y los demócratas.

Vindman sostiene que la transcripción de esa llamada que se hizo pública no es literal y que se omitieron detalles claves. Confirmó lo que dijo Sondland en una reunión del 10 de julio en la que este condiciona el encuentro con Trump al inicio de las investigaciones y afirma que se bloqueó la entrega de los fondos militares para ejercer más presión.

Bill Taylor, embajador (e) en Ucrania
Bill Taylor

De lo que se ha conocido hasta ahora el testimonio de Bill Taylor (i) ha sido el más explosivo.

Foto:

Olivier Douliery / AFP

De lo que se ha conocido hasta ahora el testimonio de Bill Taylor ha sido el más explosivo. Taylor, diplomático que ha trabajado para gobiernos demócratas y republicanos, fue llamado por el secretario de Estado, Mike Pompeo, para que remplazara a la embajadora en Ucrania Marie Yovanovitch, que fue destituida por supuestamente oponerse a la presión que se quería ejercer contra el nuevo gobierno en Kiev y al rol que estaba jugando en todo el abogado personal de Trump, Rudulph Giuliani.

En su testimonio, Taylor asegura que varios funcionarios, entre ellos Sondland, le aseguraron que Trump había condicionado tanto la entrega de ayuda militar como una reunión con Zelensky a que se iniciaran investigaciones y se hicieran públicas.

“Como le dije, me parece una locura amarrar la ayuda militar a ayuda para una campaña política”, le dice Taylor a Sondland en un mensaje de texto. Dada su larga trayectoria y que fue nombrado por Pompeo, sus palabras son de peso pesado.Los republicanos cuestionan que Taylor no habló con Trump directamente y por tanto no podía saber cuáles eran sus intenciones.

Mick Mulvaney, jefe de Gabinete de Trump
Mick Mulvaney

Es quizá la personas más enterada sobre lo que pasó, pero será muy difícil lograr su testimonio pues aún trabaja con Trump y lo protegen los privilegios del ejecutivo.

Foto:

Kevin Lamarque / Reuters

Es quizá la personas más enterada sobre lo que pasó, pero será muy difícil lograr su testimonio pues aún trabaja con Trump y lo protegen los privilegios del ejecutivo. Mulvaney, aparentemente por instrucciones del presidente, fue quien delegó en ‘los tres amigos’ la tarea de trasmitir a los ucranianos las condiciones que exigía el presidente estadounidense para pactar una reunión. Y fue el funcionario que ordenó el freno a la entrega de la ayuda militar.

En una explosiva rueda de prensa, Mulvaney reconoció que los recursos militares sí se habían frenado para presionar a los ucranianos y, en tono desafiante, admitió que lo que había hecho Trump era apropiado, pues las relaciones exteriores son influenciadas por elementos políticos. A las pocas horas el funcionario se retractó insistiendo en que su caracterización de la situación había sido desafortunada y que no existía relación alguna entre el bloqueo de los fondos y las investigaciones que solicitaba Trump.

John Bolton, exasesor se Seguridad Nacional
John Bolton

Bolton, además, fue despedido por Trump hace muy poco y no salió en los mejores términos. Lo cual podría influir en su testimonio, pues no le debe nada a su exjefe.

Foto:

Joshua Roberts. Reuters

Esta semana los demócratas de la Cámara le pidieron formalmente a Bolton que testifique. El exasesor no ha contestado, pero si acepta -y la Casa Blanca no logra bloquearlo- podría ser una bomba. Por varias razones. De entrada, porque sería el funcionario de más alto nivel en dar su versión de los hechos y cuenta con el respeto generalizado de los republicanos. Pero también por su cercanía a Trump y conocimiento de primera mano.

Varios funcionarios que trabajaban bajo su mando han testificado que Bolton estaba furioso con lo que venían haciendo Sondland y los otros y les pidió radicar una queja ante el asesor para asuntos legales del NSC, John Eisenberg (cuyo testimonio también buscan los demócratas). Así mismo, se refería a la maniobra de presión como un “negocio narcotraficante” que podía afectar seriamente la seguridad nacional. Bolton, además, fue despedido por Trump hace muy poco y no salió en los mejores términos. Lo cual podría influir en su testimonio, pues no le debe nada a su exjefe.

Tim Morrison exencargado de Rusia y Europa en el NSC
Tim Morrison

El exfuncionario dijo que a su juicio lo que se estaba haciendo no era ilegal pero sí ponía en riesgo el apoyo bipartidista que existía en el Congreso para respaldar a Ucrania.

Foto:

Michael Reynolds / Efe

Ante el Congreso, Morrison corroboró esta semana el testimonio del embajador Taylor y fue quien prendió las alarmas sobre el esfuerzo que venían haciendo otros en la administración para condicionar la entrega de la ayuda militar a que Zelensky anunciara la apertura de las investigaciones contra los Biden. El exfuncionario, sin embargo, dijo que a su juicio lo que se estaba haciendo no era ilegal pero sí ponía en riesgo el apoyo bipartidista que existía en el Congreso para respaldar a Ucrania frente a las agresiones de Rusia. De todos es el testigo más favorable para el presidente.

Rudi Giuliani, abogado personal de Trump
Rudy Giuliani

El exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, asegura que no ha hecho lobby con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Foto:

AFP / Saul Loeb

Se reunió en múltiples ocasiones con autoridades ucranianas para pedirles que investigaran a los Biden y a los demócratas. Presionó, según varios testigos, para que se destituyera a la embajadora Marie Yovanovitch y se lo acusa de promover una diplomacia paralela frente a la que manejaba el departamento de Estado. Dos de sus socios ucranianos fueron arrestados recientemente por hacer contribuciones ilegales a la campaña de reelección de Trump y a congresistas de EE. UU. No ha testificado todavía, pero es probable que termine dando su testimonio, pues desde el comienzo sostiene que no hubo nada ilegal en la presión contra los ucranianos.

Michael McKinley, exembajador en Colombia y exmano derecha de Pompeo
Michael McKinley

Michael McKinley, exembajador en Colombia y mano derecha de Pompeo.

Foto:

Mauricio Dueñas / Efe

Cuatro semanas antes de jubilarse de manera oficial, renunció a su cargo en protesta por la manera como se despidió a la embajadora Yovanovitch. “Estaba perturbado por el hecho de que nos estábamos acercando a gobiernos extranjeros para procurar información negativa sobre oponentes políticos y estaba convencido de que esto tendría un serio impacto en la moral del servicio diplomático de nuestro país y la integridad de nuestro trabajo en el exterior”, sostuvo McKinley ante el Congreso, según filtraciones a la prensa.

SERGIO GÓMEZ MASERI
@sergom68
Corresponsal para EL TIEMPO en Washington

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.