Secciones
Síguenos en:
‘El tema de migración no es solo de Estados Unidos’: Lorella Praeli
Dreamers

Cientos de ‘dreamers’ han protestado a favor del programa de protección Daca.

Foto:

Lucas Jackson / Reuters

‘El tema de migración no es solo de Estados Unidos’: Lorella Praeli

La activista ‘dreamer’ dice que con Trump en el poder es ‘muy difícil’ pensar en reforma migratoria.

“Una solución permanente con camino a la ciudadanía”. Eso es lo que piden en Estados Unidos los llamados dreamers (soñadores), jóvenes inmigrantes que llegaron a ese país de manera ilegal siendo niños, según afirmó en diálogo con EL TIEMPO Lorella Praeli, una peruana que vivió durante 14 años indocumentada y ahora es la directora de la política migratoria de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (Aclu, por sus siglas en inglés).

Praeli, quien participó en una de las audiencias públicas que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) lleva a cabo en Bogotá, dijo que el presidente Donald Trump ha “cultivado una cultura de miedo” entre los más de 800.000 dreamers que hay en el país y fueron protegidos por el programa de Acción Diferida (Daca), creado bajo la administración de Barack Obama.

Lorella Praeli

Lorella Praeli participó en una de las audiencias públicas de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Bogotá.

Foto:

Lorella Praeli

Usted llegó a Estados Unidos a los 10 años, buscando atención médica... ¿Cuándo se vuelve activista?

Cuando estaba en la universidad. Cuando uno se gradúa de la secundaria pasa la universidad y va cumpliendo años, la realidad de lo que es ser indocumentado en EE. UU. se refleja de una manera muy importante en la vida de uno.

El momento específico fue cuando tuve un accidente en el que me chocaron por detrás y me vi muy afectada emocionalmente. Ahí me di cuenta de que no podía escapar a mi realidad: yo no tenía papeles. Entonces me pregunté si iba a luchar por mis derechos y mi comunidad o si iba a esperar a que otros lo hicieran por mí.

¿Cómo es ser indocumentado en Estados Unidos?

Es muy difícil. El presidente Trump tiene unas políticas de inmigración con las que están buscando identificar, arrestar y deportar a toda persona indocumentada. Es una realidad muy fuerte para nuestra comunidad. Él está cultivando una cultura y un ámbito de miedo. Pero, a la vez, hay mucho coraje de la comunidad para luchar.

¿Qué quieren los ‘dreamers’?

Una solución permanente con un camino a la ciudadanía.

La Corte Suprema de EE. UU. rechazó una petición de Trump para revisar las decisiones de dos tribunales que mantienen vigente el programa Daca ¿Qué lectura puede hacer?

El Gobierno está tratando de saltarse los pasos, el proceso judicial, y de no ir por el proceso normal. Es un momento de felicidad, pero es algo temporal. Las cortes van a seguir litigando este tema.

Lo de la Corte Suprema es importante porque eso significa que todavía tenemos una ventana de tiempo en la que unos 300.000 dreamers aún pueden renovar su Daca, su permiso de trabajo, su protección de deportación.

Siento que es muy injusto que personas como mi hermana, beneficiaria del Daca, vivan día a día viendo qué tuitea el presidente o pendientes de un fallo en la corte. Necesitamos es algo permanente o que el presidente nos asegure que no va a cancelar el Daca.

Un juez también prohibió al Gobierno revocar el Daca sin previo aviso o explicación...

Ese es un caso del Aclu, y es una victoria tremenda. Hemos visto casos individuales de personas beneficiarias del Daca, donde el Gobierno está simplemente revocando de manera ilegal su protección. Esa corte la ha certificado.

Usted fue una de las ‘dreamers’ que más lucharon por una reforma durante el gobierno de Obama. ¿Qué fue lo más difícil de ese proceso?

Lo más difícil es no tener la reforma integral. Haber ido por todo el proceso de negociación, de compromiso, de abogacía, y no tener hoy una reforma migratoria en pie que proteja no solo a los dreamers, sino también a los padres y trabajadores que llevan años en EE. UU.

¿Por qué cree que es tan complicado poner de acuerdo a republicanos y demócratas para alcanzar una solución para los inmigrantes?

No es difícil. Parte del problema es que hay como un caucus, que es una minoría dentro de la conferencia republicana en la Cámara baja que simplemente destruye todo.

Además, en el Congreso hay una norma, llamada la norma de Hastert, que quiere decir que el líder de la mayoría, en este caso Paul Ryan, no va a llevar a que se vote una propuesta a menos que tenga el apoyo de la mayoría de su conferencia.

Entonces, por ejemplo, en el 2013 tuvimos una propuesta que salió del Senado pero que jamás la tomaron en la Cámara baja de representantes porque esta no tenía el apoyo de la mayoría de la mayoría, que en ese entonces era el Partido Republicano, y lo sigue siendo hoy. En el proceso legislativo, eso ha sido una de las cosas más frustrantes.

¿Es falta de voluntad política de los republicanos?

Sí, en un ciento por ciento. Del Partido Republicano hoy y del Demócrata en el pasado, cuando tenía los votos, pero no priorizó ese tema.

¿Cuál considera que sería la mejor alternativa para proteger a los soñadores en EE. UU.?

Un ‘Acto del sueño’ (Dream Act) sin condiciones. No podemos tener un ‘Acto del sueño’ a cambio de militarizar la frontera, de hacer crecer la cuota de deportación de Donald Trump.

El ‘Acto del sueño’ protegería a más personas que el DACA; casi a 2 millones de personas. También sería muy buena una reforma migratoria, pero lo veo muy difícil en la administración de Trump.

¿Cómo ha afectado a los ‘dreamers’ e inmigrantes el discurso antiinmigración de Trump?

Ha sido bastante difícil. Lo que dice el presidente Trump afecta la salud mental de las personas y el cómo viven los dreamers su vida diaria.

¿Cuál es el mensaje que dejó ante la CIDH?

Le imploré a la comisión que siga abogando frente al Gobierno estadounidense. Este tema de migración no es solo una cuestión de Estados Unidos. Lo estamos viendo acá con el asunto de Venezuela, lo estamos viendo en Siria y en otros países.

Es un tema que necesita una perspectiva más global. Hay muchos eventos, en muchas zonas en el mundo, que están expulsando a la gente de sus países. Hay que reexaminar todas nuestras políticas.

SANDRA RAMÍREZ CARREÑO
SUBEDITORA INTERNACIONAL
En Twitter: @esalgosimple

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.