Cerrar
Cerrar
La tensión política que se avecina en EE. UU. con la posesión del nuevo Congreso
Congreso de Estados Unidos

Congreso de Estados Unidos.

Foto:

Chip Somodevilla. AFP - Archivo EL TIEMPO

La tensión política que se avecina en EE. UU. con la posesión del nuevo Congreso

Congreso de Estados Unidos.

Biden gobernará último tramo de su presidencia con una dura oposición y bajo clima de polarización.

Aunque todos los años traen consigo una buena dosis de noticias, este 2023 se perfila como uno de profundos cambios y desarrollos en Estados Unidos cuyo impacto se sentirá no solo en la política doméstica de este país sino con implicaciones a nivel mundial.

Quizá el más concreto de todos comenzará este martes 3 de enero, cuando se posesione un nuevo Congreso en Washington donde los republicanos tendrán el control de la Cámara de Representantes por primera vez en cuatro años. En otras palabras, el presidente Joe Biden tendrá que gobernar el último tramo de su presidencia con el viento en contra.

(Además: EE. UU.: lo que revelaron las declaraciones de impuestos del expresidente Trump)

Si bien no es el primer mandatario de Estados Unidos que preside sobre un Congreso dividido (todos los recientes han tenido que sortear ese escenario en algún momento de su presidencia), quizá ninguno había tenido que enfrentarlo en una polarización tan extrema como la que se respira hoy en este país.

No solo por que los republicanos han prometido meterle el freno de mano a toda su agenda progresista, sino por el alud de investigaciones que están próximos a desatar. Tras casi un lustro en la oposición, alistan desde ya múltiples pesquisas cuyo fin es poner al presidente –y a los demócratas– contra las cuerdas con un ojo puesto en las elecciones presidenciales y legislativas del 2024.

(Le puede interesar: EE. UU.: Nancy Pelosi dice que renunciará a ser líder de demócratas en Congreso)

Si bien no es el primer mandatario de Estados Unidos que preside sobre un Congreso dividido, quizá ninguno había tenido que enfrentarlo en una polarización tan extrema.

Foto:

AFP

La semana pasada Kevin McCarthy, el probable líder de los republicanos en la Cámara Baja, anunció que de entrada irán por la cabeza del secretario para la Seguridad Interna, Alejandro Mayorkas, a quien responsabilizan por la crisis migratoria en la frontera sur y el ingreso de toneladas de estupefacientes que viene causando, dicen, una nueva epidemia de drogadicción y muerte en el país.

Han anunciado, así mismo, investigaciones sobre el caótico repliegue de Afganistán en el verano del 2021, los negocios con China de Hunter Biden, el hijo del presidente, el origen del covid-19 y el manejo que se le ha dado a la pandemia –con Anthony Faucci como su principal objetivo– y las pesquisas del FBI y el Departamento de Justicia contra el expresidente Donald Trump con sustracción de documentos clasificados de la Casa Blanca y en otros frentes.

(También: ¿Por qué Estados Unidos vivirá unas elecciones cargadas de incertidumbre?)

Dado la composición de la nueva mayoría republicana en la Cámara, integrada por una buena cantidad de figuras del trumpismo y personas de la extrema derecha, la agenda que tratarán de imponer es más radical.

Hablan, por ejemplo, de reducir la ayuda para Ucrania, promover un veto nacional al aborto, limitar la educación sexual y racial en colegios y abolir requerimientos de vacunación y uso de máscaras para prevenir el contagio de enfermedades como el covid-19.

La mayoría republicana está integrada por una buena cantidad de figuras del trumpismo.

Foto:

AFP

Trump ya no es lo que era antes. Muchos lo ven como un negativo antes que un pasivo

Por supuesto, dado que los demócratas aún controlan el Senado y por lo tanto nada puede ser aprobado sin su visto bueno, mucho de lo que se viene son fuegos artificiales y teatro político. Aún así, Biden y sus aliados en el Congreso pasarán a la defensiva en el corto y mediano plazo y será poco lo que podrá sacar adelante en estos cuatro años.

Pese a ello, los republicanos no la tendrán fácil. Si bien recuperaron el control de la Cámara en las pasadas elecciones legislativas, los resultados fueron vistos como una derrota pues perdieron el Senado y solo tendrán una mayoría pírrica (de 10 votos) en este otro órgano.

(Siga leyendo: Las luchas electorales que definirán el control del Congreso de Estados Unidos)

Eso se ha traducido en toda una batalla por el corazón del partido donde un lado quiere tomar distancia del expresidente Trump, a quien responsabilizan por el mal momento, mientras que el otro piden aún más lealtad.

De hecho, McCarthy no tiene siquiera garantizada la presidencia de la Cámara, pues un sector –el más trumpista– está amarrando su apoyo a una agenda más extrema.

En este mismo orden de ideas, esa puja también se verá reflejada en la contienda por la nominación del partido para las presidenciales. Si bien Trump ya anunció su candidatura y lidera las encuestas, salió muy debilitado de los últimos comicios y su selección ya no se ve como inevitable. Varios de sus potenciales rivales ya han comenzado a dar pasos en la dirección de un desafío y se espera que varios se materialicen durante estos primeros seis meses del año.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Foto:

AFP

Todos los ojos están puestos por ahora en el gobernador de la Florida Ron DeSantis, que en muchos sondeos se le acerca a Trump o incluso lo supera. Al menos eso sugiere una muestra reciente realizada por el diario conservador The Wall Street Journal. 

Otros, como el ex vicepresidente Mike Pence, el exsecretario de Estado Mike Pompeo y el gobernador de Arkansas Asa Hutchinson, también han comenzado a explorar candidaturas.

“Trump ya no es lo que era antes. Muchos lo ven como un negativo antes que un pasivo y eso ha abierto la puerta a un proceso más competitivo”, sostiene Mike Dennehy, un consultor republicano que lleva décadas asesorando a este partido.

Así mismo, y pese a las críticas, muchos rivales tienen un ojo puesto en el impacto que tendrá sobre la popularidad las múltiples investigaciones que adelantan contra Trump tanto en el Departamento de Justicia como fiscales en varios estados.

Pero en la práctica eso podría traducirse en una fiera disputa por la nominación que podría dividir aún más al partido y debilitarlos de cara a los comicios del 2024.

(Continúe leyendo: Disminuye la tormenta invernal en EE. UU.: aeropuertos vuelven a la normalidad)

Los demócratas, en contraste, arrancan el año en mejor posición. Aunque los índices de popularidad de Biden siguen siendo malos (43,5 por ciento, según el último balance del portal 538), vienen en ascenso (de un 38 por ciento hace casi un año, su punto más bajo). En gran parte eso tiene que ver con el mejor semblante de la economía, tema que lo hundió a lo largo de todo el 2022.

La inflación, aún alta en términos históricos, ha comenzado finalmente a caer (7,1 por ciento anualizado en noviembre) y los expertos predicen que seguirá mermando durante el 2023 y 2024.

Y los precios de la gasolina, que alcanzaron a estar por encima de los 5 dólares el galón, han bajado a 3,10 (promedio). Otro alivio para el bolsillo de los estadounidenses que suele influir, y bastante, en la percepción del gobierno.

(También: Canciller Álvaro Leyva se reunió con altos funcionarios de Estados Unidos)

El impacto en Colombia

En lo bilateral, esta nueva composición del Congreso de Estados Unidos –y lo que ella implica para la gobernabilidad de Biden– probablemente también tendrá en impacto pues coincide con la llegada al poder de un gobierno de Gustavo Petro que no está en la misma página que un buen sector de Estados Unidos en los temas que le importan –o que suelen ser explosivos– como lucha contra las drogas, migración y comercio.

La nueva composición del Congreso coincide con la llegada al poder del gobierno de Gustavo Petro que no está en la misma página que un buen sector de Estados Unidos.

Foto:

Presidencia

Si bien se espera armonía en otras temas de la agenda como cambio climático e inclusión social, los giros propuestos por Petro, como por ejemplo, el freno a la erradicación forzosa en algunas zonas del país o el alivio migratorio para indocumentados colombianos serán más difíciles de vender en este Congreso y frente a una administración que tiene menos margen de maniobra.

Hacia finales de este año, de hecho, el departamento de Estado le comunicó al gobierno Petro sus dudas sobre el plan para hacer una transición gradual entre erradicación forzosa y voluntaria y se sabe que cayó mal la decisión de comprar aviones de guerra a Francia y no Estados Unidos.

Dos temas que podrían generar tensiones este año entre ambos países, pese a que están previstos encuentros entre los presidentes Petro y Biden y las vicepresidentas Francia Márquez y Kamala Harris.

(Le invitamos a leer: Título 42: 'caos' en la frontera entre México y EE. UU. tras orden del Tribunal)

Paralelamente, el año traerá consigo nuevos desafíos. Especialmente los que están planteados ante la Corte Suprema de Justicia.

Fresca aún la sentencia que acabó con las protecciones constitucionales que tenía el aborto en Estados Unidos, la Corte, claramente controlada por conservadores -6 de sus 9 miembros pertenecen a esta corriente- revisará este año demandas que podrían modificar los derechos que protegen a las comunidades LGBT, las normas que rigen el sistema electoral del país, al igual que las políticas migratorias.

Todos temas de gran calado y que podrían añadir combustible al clima de polarización que ya consume al país. Un año, en todo caso, que dará mucho de qué hablar.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL EL TIEMPO
WASHINGTON
En Twitter: @sergom68

Mis Portales

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.