La ‘revolución verde’ llega a Canadá tras legalizar la marihuana

La ‘revolución verde’ llega a Canadá tras legalizar la marihuana

Se convirtió en el segundo país en autorizar el consumo recreativo, tras Uruguay.

Marihuana en Canadá

Un comprador entra en una tienda de Natural Vibe para adquirir marihuana en Saint Johns, Terra- nova.

Foto:

Chris Wattie / Reuters

Por: EFE y AFP
21 de octubre 2018 , 03:48 p.m.

La legalización del consumo recreativo de la marihuana en Canadá, el primer país industrializado en hacerlo, está ocasionando una verdadera ‘revolución verde’. Es todo un experimento que el mundo observa con atención, que tendrá efectos sociales profundos y, por supuesto, económicos.

Grandes superficies dedicadas a la producción, cientos de solicitudes para ampliar cultivos, inversionistas que están llevando sus capitales hacia ese sector, que mueve al menos 150 mil millones de dólares en el mundo al año, empresas dedicadas al negocio y que incluso ya están cotizando en la bolsa de valores, multinacionales como Coca-Cola que contemplan sacar nuevos productos con componentes derivados y cadenas de supermercados que plantean la posibilidad de vender el producto hacen parte de esa nueva realidad que se inició con la legalización en el pequeño Uruguay, hace cinco años, y ahora en el país norteamericano, de 37 millones de habitantes.

Pero el otro lado de la moneda lo constituye la advertencia de la comunidad médica y de organismos multilaterales sobre las consecuencias para la salud y los riesgos para los menores de edad y para quienes conduzcan vehículos y otros tipos de transporte bajo los efectos de la hierba.

Canadá se preparó para este momento desde que el Partido Liberal, del primer ministro, Justin Trudeau, ganó las elecciones generales en octubre de 2015 con una plataforma que incluía la legalización total del consumo del alcaloide.

Aparte de Uruguay, en ocho estados de Estados Unidos (Alaska, California, Maine, Colorado, Massachusetts, Nevada, Oregon y Washington, así como la ciudad de Washington) también se puede consumir legalmente. Por ello, expertos como el académico David Hammond, profesor de la Universidad de Waterloo, especializado en salud pública, afirmó que “este es un experimento que muchos otros países están observando”.

Es claro que el ejemplo uruguayo, que empezó a vender bajo control la sustancia hace un año, fue importante. Pero verlo en un país con un PIB y una población con tan buen ingreso económico y muy cosmopolita será un laboratorio para los pares que están contemplando esa posibilidad, justo en el momento en que otros países, por el ascenso de gobiernos de derecha, están entrando en políticas regresivas como la persecución de la dosis mínima.

La lógica tras la legalización es “mantener el cannabis fuera del alcance de jóvenes y los beneficios, lejos de las manos criminales”, explicó el año pasado Bill Blair, exjefe de la Policía de Toronto y actual ministro de Seguridad Fronteriza del gobierno de Trudeau.

Este es otro de los componentes claves en el orden social. Según los cálculos de Blair, es previsible eliminar 25 % del mercado negro de aquí a fines del 2018 y cerca de la mitad en el curso de un año. “Muchas personas piensan que la legalización es un evento, pero es un proceso”, declaró Blair. “Por casi un siglo los grupos criminales han controlado todo el mercado”, recordó. “No van a desaparecer tranquilamente de la noche a la mañana”, pues han ganado varios miles de millones de dólares cada año, dijo. Según el ministerio de Justicia, eliminar el mercado negro tomará al menos cuatro años.

Otros países, por el ascenso de gobiernos de derecha, están entrando en políticas regresivas como la persecución de la dosis mínima

Lo que se gasta la gente

Según un estudio oficial, 4,9 millones de canadienses gastaron en el 2017 unos 5.500 millones de dólares canadienses (4.200 millones de dólares de EE. UU.) en cannabis. De esta cifra, solo 570 millones de dólares se emplearon en la compra de marihuana para usos medicinales, algo que era legal.

La legalización del cannabis recreativo ha generado una nueva industria que está creando millonarios casi instantáneos y a la que grandes compañías se suman.

Por ejemplo, Coca-Cola dijo que “vigila” las posibilidades del cannabis para utilizar esta droga en bebidas. Sodas con cannabidiol, un elemento no psicoactivo del cannabis que puede ayudar al tratamiento de la ansiedad, esquizofrenia, náuseas y epilepsia estarían en la agenda de la firma. Y ni se diga en cervezas y bebidas alcohólicas fuertes e incluso en alimentos procesados. Varias compañías analizan oportunidades con la marihuana.

Mientras tanto, los principales supermercados ya han solicitado en algunas provincias canadienses permisos para vender marihuana en sus establecimientos.

Por el lado de la producción, han surgido decenas de compañías que llevan meses cultivando plantas de marihuana de cara a su legalización.

En las últimas semanas, los precios de las acciones de compañías como Aurora Cannabis, Cannopy Growth y Tilray se han disparado en la bolsa hasta el punto de que la capitalización de mercado de las principales firmas (valor de todas sus acciones) se situó el pasado 12 de septiembre en la cifra récord de 51.000 millones de dólares estadounidenses.

Sin embargo, esa ‘revolución verde’ canadiense no solo está beneficiando a los inversores y está teniendo un impacto sobre la población: Cannopy Growth ha revivido la deprimida localidad de Smiths Falls, con unos 9 mil habitantes y a unas tres horas al este de Toronto. Smiths Falls perdió en 2009 su principal fuente de empleo, pues la planta de chocolate del gigante estadounidense Hershey’s cerró. Pero ahora, Cannopy Growth eligió esa antigua fábrica para la producción de cannabis y ha creado 800 empleos directos.

Advertencias

Un reciente estudio señala que el consumo de cannabis aumentará un 61 % tras su legalización. Y, por eso, cuerpos policiales, empresas de transporte público y miles de compañías en todo el país están estableciendo normas que guiarán el consumo entre sus empleados.

Es un escenario nuevo al que Canadá se enfrentará y al que el mundo no le quitará su mirada, pues con seguridad muchos países intentarán replicar el modelo, dependiendo de los balances.

Coca-Cola dijo que “vigila” las posibilidades del cannabis para utilizar esta droga en bebidas. Sodas con cannabidiol, un elemento no psicoactivo del cannabis que puede ayudar a tratar la ansiedad

‘Manual de uso’ del cannabis legal

La legislación permite a las 13 provincias y territorios organizar la venta, con diferentes términos y condiciones de un lugar a otro.

Un adulto puede poseer en público hasta 30 gramos de cannabis. Los hogares podrán cultivar hasta cuatro plantas, excepto en Quebec y Manitoba, donde el cultivo estará prohibido.

La edad para comprar cannabis está fijada en 18 años por la ley federal, pero todas las provincias lo han elevado a 19, con la excepción de Quebec y Alberta.

Las provincias y territorios son responsables de organizar las ventas en tiendas autorizadas. En seis de ellas se dispensará en tiendas públicas (como en Quebec); en otras cuatro en tiendas privadas, y en el caso de la Columbia Británica se venderá en tiendas públicas y privadas. Las ventas en línea se permitirán en todo el país. Podrían abrirse cerca de 300 puntos de venta en todo Canadá a fines de año.

Los canadienses podrán comprar cannabis seco o fresco, aceite de cannabis o semillas de origen autorizadas y podrán hacer muffins, pasteles o bebidas a base de cannabis en el hogar. El comercio de todos los derivados debe permitirse dentro de un año.

Los precios de venta también variarán de una provincia a otra: cada gramo debe tener un precio de entre seis y 10 dólares, más un impuesto especial de un dólar canadiense (0,77 dólares). Este y otros impuestos federales y provinciales sobre el consumo totalizan aproximadamente del 10 al 15 % del precio.

Los sitios aptos para fumar varían mucho de una provincia a otra. En algunas, a los consumidores solo se les permite fumar en sus hogares. Otros, como Quebec, lo prohibirán solo donde los cigarrillos ya estén prohibidos (bares y restaurantes, escuelas, parques infantiles).

Las licencias de producción son otorgadas por el Ministerio de Salud, que ha autorizado a 120 compañías hasta la fecha. Las principales empresas cotizan en bolsa y ya producen cannabis para uso terapéutico, autorizado desde 2001. Cientos de solicitudes de licencias adicionales están bajo revisión.

EFE Y AFP
Toronto y Montreal

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.