Desbordado por el covid-19, Estados Unidos todavía espera lo peor

Desbordado por el covid-19, Estados Unidos todavía espera lo peor

Solo en los últimos siete días han muerto casi 10.000 personas, la cifra más alta desde mayo.

Viajes en el Día de Acción de Gracias en EE. UU.

Se estima que 50 millones de personas viajaron en diferentes medios de transporte esta semana por el Día de Acción de Gracias. En la foto, el aeropuerto de San Francisco.

Foto:

JOHN G. MABANGLO. Efe

Por: Sergio Gómez Maseri
29 de noviembre 2020 , 12:00 a. m.

Desde que comenzó la pandemia, médicos y expertos en EE. UU. habían advertido que el país sufriría una segunda y peligrosa ola de contagios si no se adoptaban fuertes medidas para controlar la propagación del covid-19.

Esta semana, todos sus temores se materializaron. De hecho, más que un ola, lo que ha llegado es un tsunami que está hundiendo a esta gran potencia en un mar de coronavirus.

(Le puede interesar: Crece temor en EE. UU. después de récord de contagios

Solo en estos últimos siete días han muerto casi 10.000 personas, la cifra más alta que se registra desde mayo, cuando la enfermedad hacía estragos.

En este mismo período se han documentado al menos un millón de nuevos infectados, una cifra sin antecedentes, y van 17 días consecutivos en los que se ha batido la marca de hospitalizaciones: más de 90.000 personas se encuentran en estos momentos batallando por sus vidas en centros médicos.

Este miércoles, de hecho, se registró el número más alto de muertos en un solo día (2.300) desde marzo, cuando alcanzaron a perecer de a 3.000 personas diarias durante algunos momentos del mes.

Son cifras trágicas para un país donde ya han fallecido casi 270.000 personas y van 13 millones y medio de infecciones confirmadas. Más, y de lejos, que en cualquier otro país del mundo.

(Lea también: EE. UU. registra récord con 200.000 contagios por covid-19 en un día

Para ponerlo en contexto, la agencia Bloomberg acaba de publicar su ranking sobre los países a los que mejor les ha ido en el manejo de la pandemia y donde EE. UU. ocupa el puesto 18 entre 53 naciones.

Black Friday en Estados Unidos

Una de las cosas que ha hecho empeorar la situación en Estados Unidos es falta de consenso frente al uso del tapabocas.

Foto:

Jeenah Moon. AFP

Pero la misma agencia sostiene que ese puesto –que no es para celebrar– está basado en los buenos prospectos que tiene el país de cara a una vacuna. Pero si se elimina ese factor y solo se tuvieran en cuenta muertes y contagios por cantidad de habitantes, EE. UU. estaría entre los 10 peores del mundo. Y lo más grave, dicen los epidemiólogos, es que lo peor viene en camino.

De acuerdo con el Centro para la Prevención de Enfermedades (CDC), el instituto del Gobierno estadounidense que maneja las cifras oficiales, en las próximas tres semanas se van a morir otras 60.000 personas.

Y son datos conservadores. Si bien los tratamientos terapéuticos que existen hoy día están permitiendo salvar a muchas más personas que al inicio de la pandemia y los hospitales cuentan también con más recursos, la tasa de contagios es tan alta que hay poco que se pueda hacer.

(Le puede interesar: EE. UU. registra más de 2.400 fallecidos por covid-19 durante 24 horas

“En marzo, abril y mayo, cuando estábamos en el peor momento, la tasa de hospitalización era de 46 personas por un millón de habitantes. Es decir, unas 15.000 personas en promedio. Ahora estamos en 90.000. Muchas de esas se van a salvar gracias a las nuevas medicinas y porque entendemos mejor el comportamiento del virus. Pero muchas no. Hay poco que se pueda hacer ante este volumen”, sostiene Jonathan Reiner, médico especialista en infecciones de la Universidad de Georgetown.

En marzo, abril y mayo (...), la tasa de hospitalización era de 46 personas por un millón de habitantes. Es decir, unas 15.000 personas en promedio. Ahora estamos en 90.000.

De acuerdo con este, la cifra de muertes se va a duplicar en los próximos 10 días a casi 4.000 casos por jornada. Un nivel al que nunca se ha llegado en estos nueve meses que van de pandemia.

Y eso, sostiene Reiner, podría crecer aún más como consecuencia del Día de Acción de Gracias, que se celebró este jueves en EE. UU. A pesar de las súplicas de las autoridades sanitarias, millones de ciudadanos se desplazaron a otras ciudades y compartieron con familiares y amigos para celebrar una de las fechas más importantes en la cultura de este país.

Aunque las cifras fueron inferiores a las de años pasados, las autoridades estiman que al menos 50 millones de personas se montaron en carros, buses, aviones y trenes para visitar a sus seres queridos.

“Lo que se viene es una ola dentro de una ola. En dos o tres semanas van a comenzar a llegar a los hospitales todos los que se infectaron este fin de semana. Hospitales que ya de por sí están cerca de sus límites de capacidad en camas para cuidados intensivos. Es triste, pero es la realidad. Estamos entrando a la fase más negra de la pandemia y ni la población ni las autoridades están respondiendo como deberían”, afirma este doctor.

Esta nueva marejada está teniendo sus propias particularidades. La primera ola de la enfermedad, entre marzo y junio, estuvo concentrada en grandes centros urbanos de la costa este y oeste. Un segundo pico de esta fase, entre julio y septiembre, se empecinó contra áreas más rurales y estados del centro.

(Lea también: EE. UU. iniciaría vacunación contra covid-19 a principios de diciembre

La de ahora está arrasando tanto en centros rurales como urbanos y a lo largo y ancho del país. De hecho, en prácticamente todos los estados la tendencia es al alza. En Chicago, por ejemplo, se batieron esta semana récord de muertes y en ciudades como Miami, Filadelfia, Los Ángeles, Detroit, Las Vegas y Minneapolis ya se está viendo algo parecido. Y lo mismo está sucediendo en zonas más remotas como Virginia del Oeste, Dakota del Norte y Dakota del Sur.

Joe Biden

El presidente electo de EE. UU., Joe Biden, ha afirmado que la lucha contra el covid-19 será una prioridad en su gobierno.

Foto:

Joe Raedle. AFP

Cómo llegó EE. UU., el país más poderoso del mundo, a esta situación es la crónica de una muerte anunciada. Ya desde el comienzo se sabía que durante el otoño y el invierno las cifras iban a subir. En gran parte porque tanto el frío como el uso de espacios cerrados son condiciones ideales para la propagación de un virus.

Es, además, el comportamiento que han tenido otras pandemias, como la gripe española de comienzos del siglo pasado. Fue por eso que las autoridades sanitarias insistieron tanto en llegar a este período con niveles bajos de trasmisión y un sistema de monitoreo que permitiera aislar los focos de contagios.

Pero sucedió todo lo contrario. A lo largo del año las medidas de prevención, como el uso de máscaras y el distanciamiento social, terminaron convertidas en el ‘balón de fútbol’ de la campaña presidencial. Donde un lado, el del presidente Donald Trump, minimizó el impacto del virus y las cuestionó abiertamente; mientras el otro, el del demócrata Joe Biden, las defendieron como la panacea.

Y el resultado es un país donde casi la mitad de la población no cree en los tapabocas y el distanciamiento e incluso piensa que el coronavirus es un invento de la oposición.
Además, sostiene Mouhanad Hammami, estratega en jefe para la respuesta frente al covid-19 en Míchigan, muchos estados eliminaron sus restricciones de manera prematura y otros lo fueron haciendo en la medida en que la situación fue mejorando.

(Le puede interesar: Biden ataca a Trump por afirmar que no hay que temerle al covid-19

Donald Trump

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, llegó a minimizar el impacto del covid-19.

Foto:

EFE

“En los primeros nunca se controló la pandemia. En los segundos, las autoridades se han tardado mucho en reimponer las restricciones. Algo entendible, pues muchos negocios apenas se están recuperando, pero que desafortunadamente contribuye a esta nueva expansión”, afirma este experto.

Y a eso se ha sumado un factor adicional al que se ha bautizado como ‘coronafatiga’. Según Hammami, “cuando se vive con algo durante tanto tiempo se va perdiendo el sentido de la urgencia y las personas se desensibilizan frente a la tragedia. El problema es que el virus no hace estas consideraciones y seguirá matando gente y enlutando a miles de familias más”, anota Hammami.

Para Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional para las Alergias y Enfermedades Infecciosas, ese cuadro podría lucir muy distinto si existiera consenso en la necesidad del uso de tapabocas y distanciamiento social.

(Lea también: La brigada científica que formará Biden para combatir la pandemia

Un nuevo estudio del Instituto para la Evaluación y Métricas en Salud de la Universidad de Washington afirma que si el 95 por ciento de los estadounidenses usaran tapabocas en público, se podrían salvar más de 40.000 personas en los próximos dos meses y reducir de manera dramática la propagación de la enfermedad.

Anthony Fauci

Anthony Fauci, jefe del Instituto Nacional para las Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Foto:

EFE

Para Fauci esto es clave, pues si bien hay noticias muy positivas sobre el desarrollo de vacunas, estas no llegarán al grueso de la población antes de abril. Y es algo en lo que viene insistiendo Biden, el presidente electo, quien está considerando un mandato nacional para el uso de tapabocas cuando llegue en enero a la Casa Blanca.

De hecho, en muchos estados del país ya se están reimponiendo restricciones y los gobernadores que antes respaldaron a Trump en su guerra contra los tapabocas ahora le imploran a la población para que los usen.

(Lea también: EE. UU. autoriza el uso del fármaco que usó Trump contra la covid-19

El problema, sostiene Reiner, es que es muy difícil provocar un cambio de actitud cuando se ha pasado meses convenciéndolos de lo contrario. “En EE. UU. se van a morir 400.000 personas antes de que esto pare. Pero podrían haber sido menos de la mitad”, afirma este experto. Y eso, dice el doctor, es un legado con el que Trump tendrá que vivir.

SERGIO GÓMEZ MASERI 
Corresponsal de EL TIEMPO 
WASGHINGTON 
En Twitter: sergom68

Le puede interesar: 

- Identifican mutación del coronavirus que se expandió por Europa
Alemania espera empezar su plan de vacunación en diciembre

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.