Nuevo apretón a Maduro, una apuesta muy riesgosa de EE. UU.

Nuevo apretón a Maduro, una apuesta muy riesgosa de EE. UU.

Analistas dudan de afectación al régimen venezolano. Preocupación por el impacto en la población.

Grupo de Lima

Reunión de cerca de 60 países en Lima para analizar la crisis en Venezuela.

Foto:

Efe

Por: Redacción Internacional *
07 de agosto 2019 , 10:10 a.m.

John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, se esmeró este martes en Lima para que su amenaza fuera meridiana y no diera lugar a interrogantes: “Estamos enviando una señal a quienes quieren hacer negocios con el régimen de (Nicolás) Maduro: procedan con extrema precaución (...) El momento para el diálogo ha terminado. Ahora es el momento de la acción”.

De esta manera, en una cumbre citada en la capital peruana para debatir la situación de Venezuela, uno de los principales estrategas estadounidenses desarrollaba el segundo tiempo de unas medidas que desde el lunes empezó a adoptar el Gobierno de Estados Unidos contra el régimen chavista.

Fue una orden ejecutiva firmada por el presidente Donald Trump, que impuso un bloqueo total a los bienes estatales del gobierno de Maduro en territorio estadounidense. Estas son quizás las más duras sanciones hasta el momento y que alcanzaron ayer un amplio espectro cuando Bolton advirtió que también se harían extensivas a aquellas empresas que osen hacer negocios con Venezuela.

Bolton explicó que es la primera vez en 30 años que se aplica en América una medida similar a esta, que comparó con los embargos impuestos al régimen de Manuel Noriega en Panamá (1988), Nicaragua (1985) o “la congelación integral de bienes y el embargo comercial de Cuba”, en 1962. “Estados Unidos ha usado herramientas similares o incluso mas agresivas que estas en Irán, Corea del Norte y Siria. Ahora Venezuela es parte de este muy exclusivo club de Estados canallas”, dijo.

Sin embargo, Bolton señaló que la decisión incluye “cuidadosas medidas” para salvaguardar el acceso del pueblo a bienes humanitarios y para cubrir sus necesidades básicas.

Pero la pregunta obvia es si este nuevo apretón del torniquete va a minar al régimen de Maduro.

Para el politólogo de la Universidad Central de Venezuela Luis Salamanca, lo primero que hay que dejar claro es que las medidas anunciadas no son un bloqueo como tal, “porque no limita totalmente la entrada de bienes, personas o servicios”. “El manejo mediático va más allá de lo que la medida es”.

Pero resalta que cumple con la función de lo que él llamó el “descongelamiento del conflicto”. “Esto se había ralentizado, perdido el impulso, el moméntum, y había caído en una especie de empozamiento. Esta decisión lo reanima y muestra que Maduro no ha ganado esta pelea, que todavía hay pelea, que Juan Guaidó sigue ahí, que EE. UU. ha recuperado la iniciativa y que Trump no es puro blablablá”.

Salamanca destaca que aunque no existe la bola de cristal para saber qué tanto golpearán estas sanciones al régimen, sí anota que las medidas de la Casa Blanca “siguen erosionando las bases de sustentación” de Maduro. “Si lo vemos en perspectiva histórica, Maduro perdió todo el capital político que le dejó Hugo Chávez, perdió a los electores que votaban por el chavismo, no tiene el petróleo que les daba tanto dinero, y no tienen a Chávez, que era el dueño del circo. Quedan los militares, que están en una situación crítica, que no están alineados como los dejó Chávez, con una serie de movimientos internos que dejan ver que algo está pasando dentro, y que con las sanciones les será más difícil hacer negocios. ¿Cuándo explotará? No lo sabemos”.

Desde Washington, el analista Geoff Ramsey, subdirector para Venezuela de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (Wola), cree que las nuevas sanciones no van a tener un impacto significativo más allá de las ya existentes, y que los recientes pronunciamientos hay que analizarlos en clave electoral, pues le ayudan a Trump con los hispanos de Florida con miras a su reelección: “Tal como han sido escritas, las sanciones no van a tener un impacto significativamente mayor que las sanciones ya existentes, o sea, las emitidas en agosto del 2017 y las petroleras, anunciadas en enero de este año (...). Lo que hemos visto hasta ahora es cierta estrategia por parte de la administración Trump para exagerar el impacto real”.

El experto llama la atención en el efecto que medidas similares han tenido en otros países y en el impacto sobre la población: “¿No es irónico que en Corea del Norte, Siria o Irán las sanciones no han generado una transición política? Más bien, han empeorado las condiciones económicas, agravando el sufrimiento de la población. Es sumamente irresponsable seguir insistiendo en una narrativa falsa de que las sanciones son totalmente inocuas”.

Lima

Sesión plenaria de la cumbre de países que buscan soluciones a la crisis en Venezuela.

Foto:

Efe

En el mismo sentido, Michael Shifter, de Diálogo Interamericano, cree que este nuevo castigo es una apuesta muy arriesgada de Trump: “El riesgo para EE. UU. es que si no funcionan en el corto plazo, van a empeorar la cuestión humanitaria, porque así como golpean al régimen golpearán a la gente. EE. UU. sería en parte responsable de la crisis que se está agudizando en Venezuela. Quizás funcione, pero la historia de este tipo de sanciones no es muy alentadora”.

Estados Unidos ha usado herramientas similares o incluso mas agresivas que estas en Irán, Corea del Norte y Siria. Ahora Venezuela es parte de este muy exclusivo club de Estados
canallas

El impacto sobre la gente es lo que genera mayor preocupación. Para Ómar Valenti, analista petrolero de la Universidad Central de Venezuela, las sanciones afectarán a los venezolanos “pues golpea la relación de las empresas privadas que compraban petróleo y que eran caja constante de Maduro. Eso va a afectar nuestro comercio internacional”.

Como asevera Salamanca, bola de cristal no hay, pero las sanciones nuevas dejan más inquietudes que certezas.

Bolton desecha el diálogo, pero este podría continuar

Mientras Rusia llamaba este martes a EE. UU. a “renunciar a las sanciones ilegítimas y a las barreras y restricciones políticamente motivadas”, el gobierno de Maduro hablaba de “terrorismo económico” y el de Cuba aseguraba que la medida “es un despojo, un robo, un ensañamiento brutal” contra Venezuela; los sectores que han venido impulsando un diálogo entre la oposición y el régimen chavista se preguntaban qué sucederá con la iniciativa de negociación impulsada por Noruega, que se está llevando a cabo en Barbados, y que muchos analistas consideran como la “salida más seria” que se ha planteado en los últimos tiempos a la crisis.

Maduro dijo que las nuevas sanciones “pateaban” el diálogo, pero que tenía “voluntad inquebrantable” para continuarlos, y el presidente encargado, Juan Guaidó, dijo que “continuaba el mecanismo”.

Pero en la víspera de la cumbre de Lima, Bolton terminó desautorizando la iniciativa y de paso a Guaidó: “No creo que Maduro se tome en serio las negociaciones” de Barbados, expresó. “Estamos en un punto en el que necesitamos ver menos conversación y más acción”.

Estas sanciones “podrían debilitar a Guaidó –dice Michael Shifter–. La gran concesión que puede dar la oposición es flexibilizar las sanciones, que es lo que quiere el gobierno de Maduro; pero este escalamiento puede hacer más difícil la flexibilización”.

¿No es irónico que en Corea del Norte, Siria o Irán las sanciones no han generado una transición política? Más bien, han empeorado las condiciones económicas, agravando el sufrimiento de la población

Por su parte, Geoff Ramsey considera que “el mensaje de Bolton no fortalece a Guaidó, sino que le resta credibilidad y, de cierta manera, favorece a los críticos internos de la oposición. A actores como María Corina Machado y otras voces radicales que están buscando una opción militar, que es básicamente inexistente”.

Y Ramsey va más allá. En caso de continuar el diálogo, esto va a “implicar concesiones muy difíciles. Todos vamos a tener que tragarnos algunos sapos. Yo creo que, por ejemplo, la oposición ha reconocido que va a tener que ser más flexible con el lema de los tres pasos de Guaidó. En vez de hablar de cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres, tendría que evaluar la posibilidad de lograr el cese de la usurpación con elecciones libres”.

Pero desde Barbados se rumora que Maduro lo máximo que ha cedido es nuevas parlamentarias. De las presidenciales ni hablar...

* Con EFE, AFP, REUTERS

Descarga la app El Tiempo. Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias. Conócela acá

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.