Juicio a Trump inicia con lucha demócrata para evitar proceso exprés

Juicio a Trump inicia con lucha demócrata para evitar proceso exprés

Se modificaron algunas reglas planteadas por republicanos. Demócratas las califican de 'desgracia'.

Familia Trump
Foto:

AFP

Por: Sergio Gómez Maseri
21 de enero 2020 , 08:22 p.m.

Como se esperaba, el juicio de destitución contra el presidente Donald Trump, o al menos se preámbulo, arrancó con pelotera en el Congreso estadounidense.

Aunque el juicio como tal debía comenzar este martes en la tarde, republicanos y demócratas se enfrascaron en una dura pelea sobre las normas que regirán el procedimiento. Particularmente luego de que la mayoría republicana, que controla el Senado, presentó un proyecto de reglamentación que garantizaba un “juicio exprés” contra Trump que terminaría con su absolución en poco más de una semana.

(Lea también: En vivo, el juicio político 'impeachment' contra el presidente Trump)

La norma más polémica le daba a cada parte solo 24 horas de tiempo distribuido en dos días. Es decir maratónicas sesiones de 12 horas que se extenderían hasta la madrugada, cuando ya nadie estaría pendiente de su desarrollo.

Así mismo, prohibía la posibilidad de que se presentara nueva evidencia o testigos al menos hasta la fase final del juicio –poco antes de la votación definitiva– y solo si así lo deseaba una mayoría de senadores (al menos 51). Algo difícil, pues los republicanos ya de por sí cuentan con 53 asientos.

Eso abrió paso a una airada protesta de los demócratas, que denunciaron un esfuerzo, coordinado con la Casa Blanca, para acelerar el proceso y esconderlo de la opinión pública.

Llíder demócrata en el Senado, Chuck Schumer

El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

Foto:

AFP

“En un juicio normal, las partes utilizan el tiempo que requieran para presentar su caso y se les permite la presentación de testigos y evidencia que sea necesaria. Nada eso está ocurriendo acá. Este, sin duda, será un juicio tremendamente injusto y que favorece con claridad a una de las partes”, se quejó el jefe de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Para estos, las reglas planteadas por los republicanos ni siquiera estaban a la altura de las que fueron aprobadas por consenso durante el juicio contra el presidente Bill Clinton. En esa ocasión se permitieron 4 días a cada parte y la presentación de testigos y evidencia durante un proceso que se tardó poco más de un mes.

La estrategia de los demócratas es visibilizar al máximo el esfuerzo de los republicanos por hacer de este un proceso “exprés” y sin los estándares mínimos usados en el pasado. Con eso buscan presionar a un grupo de senadores republicanos que quieren la reelección este año y que provienen de estados donde ninguno de los dos partidos tiene una clara mayoría y que se podrían ver en problemas si crece la idea de que el juicio es una farsa para lavar los crímenes de Trump.

Bill Clinton, expresidente de Estados Unidos

El expresidente estadounidense Bill Clinton.

Foto:

Saul Loeb / AFP

A lo largo del día, y gracias precisamente a la intervención de algunos de estos senadores moderados, las reglas se modificaron un poco pero sin llegar al estándar del caso Clinton, que es el único referente cercano.

Las partes ahora tendrán 24 horas distribuidas en 3 días para sus argumentos. Y en otra movida que fue más bien semántica, se aceptó la presentación de evidencia y testigos, pero solo al final del proceso y siempre y cuando no exista oposición. Algo que quedaría nuevamente en manos del partido del presidente, pues son la mayoría en la Cámara alta.

A través de varias enmiendas, los demócratas trataron de modificar las reglas, pero sin suerte. Unas de ellas pretendía que la Casa Blanca entregara documentos claves que hasta ahora no ha facilitado y en los que podría existir evidencia sobre la supuesta presión que ejerció Trump contra Ucrania para que investigara a sus rivales políticos.

Si las reglas se sostienen, el juicio contra Trump podría tardar solo 10 días y culminar el próximo 31 de enero

A finales del año pasado, y precisamente por esa conducta, la Cámara de Representantes aprobó dos artículos de destitución contra Trump: uno por abuso de poder y otro, por obstruir la investigación del Congreso. Pero los republicanos utilizaron su mayoría para bloquear la solicitud de documentos tanto de la Casa Blanca y el Departamento de Estado como del Consejo Nacional de Seguridad y el Pentágono.

Si las reglas se sostienen, el juicio contra Trump podría tardar solo 10 días y culminar el próximo 31 de enero. Es decir, el próximo viernes. Eso, siempre y cuando se derrote todo intento de presentar testigos. Lo cual sería clave para Trump, pues su apuesta es poder pronunciar el famoso Discurso sobre el Estado de la Unión, previsto para el 4 de febrero, ya con la absolución en el bolsillo.

Para los demócratas, el escenario más benéfico es el contrario: forzarlo a que pronuncie este discurso en la sede de la Cámara de Representantes (la misma que lo encausó), cuando aún se debate su destitución en el Senado.

Pelosi y McConell

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos y Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado de EE. UU.

Foto:

AFP

En cualquier caso, el escenario preliminar, si no aparecen nuevos contratiempos, es que los “fiscales” que nombró la Cámara para presentar la acusación contra Trump –y que estaba prevista para ayer– arranquen este miércoles y se extiendan hasta el viernes. Luego, sábado, lunes y martes serían días para la defensa de Trump (que nombró un equipo de abogados para que lo defiendan).

Miércoles y jueves de la próxima semana serían los días designados para que los senadores hagan preguntas por escrito y leídas por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts, que oficiará como juez en el juicio.

(Lea también: En vivo, el juicio político 'impeachment' contra el presidente Trump)

El viernes se dedicarían 4 horas de debate a la pregunta sobre si se llamará a nuevos testigos y se pedirá nueva información, como la que supuestamente poseen la Casa Blanca y el Departamento de Estado, pero que no ha visto la luz del día por órdenes de Trump.

Asumiendo que todas las propuestas son derrotadas, entonces el Senado entraría de lleno al voto final sobre la destitución ese mismo día. Cada artículo se votaría de manera independiente y se requieren 67 votos para condenar.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Descarga la app El Tiempo

Noticias de Colombia y el mundo al instante: Personaliza, descubre e infórmate.

CONOCE MÁS
Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.