Un asesinato, dos hermanos neonazis y 30 años de prisión

Un asesinato, dos hermanos neonazis y 30 años de prisión

Scott y Dean McKee eran solo dos chicos cuando decidieron volverse en skinheads y cambiar su suerte.

Dean Mckee

Dean McKee, que se muestra aquí con el abogado Seth Miller después de que fue liberado bajo fianza en enero pasado. (CHRIS URSO) (Veces).

Foto:

Tomado del diario Tampa Bay Times

Por: Redacción App*
01 de febrero 2019 , 10:20 a.m.

Dos hermanos, Scott y Dean McKee, son los protagonistas de una de las historias judiciales más polémicas de Estados Unidos, que lleva tres décadas sin llegar a una conclusión y que termina con uno de ellos pagando una pena en prisión sin pruebas contundentes de haber sido el culpable de un asesinato.

En 1987 Scott y Dean, de 18 y 16, respectivamente, tomaron la decisión de convertirse en punkeros, para luego dar el salto hacia el neonazismo luego de un viaje del hermano mayor a Carolina del Norte.

Según testimonios de personas cercanas a los jóvenes, Dean era un repetidor de todas las acciones que su hermano mayor hacía y gracias a él estaba recibiendo toda la influencia en el neonazismo que daría, en poco tiempo, un giro de 360 grados a su vida.

Los supremacistas blancos fueron implicados ese año en el asesinato de un hombre negro sin hogar que se encontraba en las escaleras del Museo de Arte de Tampa. Por su parte, Scott decidió señalar a Dean como el respondable del ataque con arma blanca a Isiah Walker, de 41 años, con el fin de obtener una condena reducida. Así, el hermano menor fue condenado y sentenciado a cadena perpetua.

Durante el juicio Scott aceptó haber golpeado a Walker, pero aseguró que durante unos instante que él abandonó la escena, su hermano Dean le propinó al hombre una puñalada que tocó el corazón de Walker y acabó con su vida. Con ello explicó por qué en el lugar de los hechos se encontraba un objeto de pesca que siempre cargaba consigo para intimidar a sus adversarios.

Cambio de versiones

Sin embargo, fueron varias las ocasiones en que Scott cambió su testimonio, pero siempre posicionando a Dean como el perpetrador del asesinato.

Quien delató a los hermanos realmente fue su madre, Sarah, acercándose voluntariamente a la policía y asegurar que tenía serios indicios de que sus hijos tenían algo que ver con la muerte de Isiah Walker.

A cambio de testificar contra su hermano menor, a Scott se le permitió declarar que no debía disputar el intento de asesinato en primer grado y se le dio una sentencia de cinco años. Terminaría cumpliendo solo un año de prisión.

Según dijo Jack B. Moore al diario The Washington Post, "el caso de Dean fue el primer homicidio racial registrado en Estados Unidos".

Durante sus años de condena, Dean insistió en que el Mckee equivocado se encontraba en prisión, y la ciencia y la justicia tardarían varios años en darle la razón. 

En 2007, por ejemplo, cuando ya llevaba 20 años en prisión, Dean pidió a los tribunales realizar pruebas de ADN para comparar su material biológico con rastros de ADN encontrados en la víctima. Sin embargo, pasaría tiempo antes de que un laboratorio confirmara que el ADN de Dean no se había encontrado debajo de las uñas de la víctima, o en el objeto de pesca encontrado en la escena.

Testigos clave

Otro factor que soportó la versión de Dean fueron los testimonios de 2 exnovias de su hermano mayor y un amigo, que estaba presente al momento del asesinato, quienes aseguraron que Scott había sido quien atacó al hombre y que Dean, en cambio, había intentado retirarlo para que no cometiera el atroz crimen.

Una de las mujeres, Michelle Cunningham, quien incluso aseguró haber estado embarazada de Scott y haber interrumpido voluntariamente su embarazo, mencionó que el hombre le había dicho en alguna ocasión que él y su padre habían arreglado algo porque temían que si se daban cuenta de que él había sido el asesino, podían darle la pena de muerte mientras que Dean, por ser menor, podría enfrentar una condena mucho más lapsa.

Scott también fue llamado al estrado de testigos en la audiencia de octubre. Se negó a responder a todas las preguntas, invocando su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación.

"Para cualquier observador objetivo, es claro que Dean McKee probablemente fue encuadrado por su hermano mayor, quien aceptó un trato de amor para proporcionar un testimonio falso que involucra a Dean en este asesinato", dijo en su momento el abogado defensor principal, Seth Miller, director ejecutivo de Proyecto Inocencia.

Así, la juez del condado de Hillsborough, Lisa Campbell, tras citar nuevas pruebas de ADN y un nuevo testimonio, revocó la condena de Dean McKee en octubre de 2017 y decidió otorgarle libertad provisional junto con un brazalete de ubicación que le fue retirado esta semana cuando, finalmente y luego de 30 años ras las rejas, la justicia decidió dejarlo en total libertad a falta de pruebas en su contra.

"Ha sido mucho tiempo", dijo con lágrimas en los ojos McKee al diario Tampa Bay Times al ser entrevistado a su salida de la cárcel. 

Redacción App
Con información de Efe

Descarga la app El Tiempo

Con ella puedes escoger los temas de tu interés y recibir notificaciones de las últimas noticias.

Conócela acá

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.