Era de Pacho Santos en Washington arranca con advertencia sobre drogas

Era de Pacho Santos en Washington arranca con advertencia sobre drogas

El nuevo embajador, primo del expresidente Santos, fue el 'vice' en el Gobierno de Álvaro Uribe. 

Francisco Santos

El exvicepresidente Francisco Santos se posesionó como embajador de Colombia ante los Estados Unidos.

Foto:

Mónica González / Cortesía Presidencia

12 de septiembre 2018 , 07:05 a.m.

Esté miércoles comienza la era del exvicepresidente colombiano Francisco Santos como embajador en Washington. El también excandidato por la nominación del Centro Democrático en las elecciones de este este año fue nombrado hace poco más de un mes por el presidente Iván Duque como el nuevo representante de Colombia ante la Casa Blanca.

Santos, quien vendría acompañado por su esposa María Victoria, aterriza en horas de la tarde procedente de Bogotá.

Aunque de inmediato podrá iniciar su proceso de empalme, las funciones oficiales ante la administración de Donald Trump y el Congreso tendrán que esperar hasta que se le otorgue el beneplácito. 

Esto sucedería la semana entrante, el lunes 17 de septiembre, durante una ceremonia con Trump en la Casa Blanca en la que también serán autorizados los nuevos embajadores de varios países de latinoamericanos. 

Una vez cumpla este trámite, Santos ya tiene previsto desplazarse hasta Norfolk, Virginia, para la llegada del buque Gloria a este puerto marítimo. Sin embargo, es posible que se postergue dada la trayectoria del huracán Florence hacia la costa este de EE. UU.

Al día siguiente, el ex vice presidente participará en su primer foro en la ciudad como invitado especial en un panel sobre la crisis de inmigrantes venezolanos que organiza el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, CSIS.

De allí en adelante, su agenda será intensa mientras establece contacto con sus interlocutores tanto en la administración como en el legislativo. Y complicada.
Santos llega a una capital estadounidense consumida por los escándalos y las intrigas donde hay muy poco espacio para temas que no sean coyunturales.

Por lo tanto le costará trabajo posicionar los intereses colombianos ante una administración distraída por la crisis política y un Congreso que ya está en la recta final para las elecciones de noviembre próximo.

Así mismo, Santos aterriza justo cuando el presidente Trump acaba de emitir su evaluación anual sobre la lucha contra las drogas y en la que se refiere en duros términos sobre nuestro país.

Esta es una ciudad muy distinta a la que él conoció y será complicado mantener a Colombia en la agenda, pues hay muchas otras prioridades compitiendo

En ella el presidente se declara muy preocupado por el crecimiento de los cultivos, dice que el país no hace lo suficiente y exige, palabras más palabras menos, resultados concretos e inmediatos.

El año pasado, por estos mismos días, Trump había amenazado con descertificar al país si no se ponía freno al incremento de los cultivos ilícitos. Algo que no sucedió pues los últimos indicadores de la Casa Blanca, publicados en julio de este año, constataron que el alza continúa. 

La decisión de no descertificar a Colombia este año pese a ello implica que Trump estaría dando un compás de espera al gobierno Duque, pero con la advertencia de que espera mejores resultados cuando antes.

Embajador Pacho Santos en Estados Unidos

El exvicepresidente Francisco Santos se posesionó como embajador de Colombia ante los Estados Unidos.

Foto:

Captura de pantalla Presidencia

EL TIEMPO conversó con Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, sobre el ambiente que les espera al nuevo embajador. Si bien cree que Santos es un buen comunicador -algo que constató muchas veces durante las visitas a la ciudad cuando era vicepresidente-, para el analista no le será fácil navegar en un contexto donde hay tantas corrientes políticas encontradas.

"Esta es una ciudad muy distinta a la que él conoció y será complicado mantener a Colombia en la agenda, pues hay muchas otras prioridades compitiendo", afirma Shifter, uno de los expertos con más conocimiento de la relación entre ambos países.

Para el entrevistado es muy importante que Santos siga insistiendo en mantener una relación bipartidista con EE. UU. y no caiga en la tentación de acercarse a un solo partido. En este caso a los republicanos que hoy controlan tanto la Casa Blanca como el Congreso.

Eso por que es muy probable que los demócratas recuperen al menos el control de la Cámara de Representantes en las elecciones legislativas y eso cambiaría las dinámicas del poder a partir de enero del año entrante.

"El balance de fuerzas puede alterarse en cualquier momento" -afirma el analista- y por eso es un error apostarle a un solo partido Piensa, como la mayoría de analistas en esta capital, que ambos gobiernos -el de Duque y el de Trump- coinciden en dos temas que les son prioritarios: la lucha contra el narcotráfico y Venezuela.

Y si bien eso podría estrechar la alianza, también tiene el potencia de traducirse en nuevas tensiones. En el tema del narcotráfico la administración Trump ha encontrado un caballito de batalla que suele ser muy rentable en términos políticos. En este caso el enemigo son los opioides. Pero la cocaína colombiana, cuya presencia está creciendo en las calles de EE. UU., podría entrar en ese baraja en un abrir y cerrar de ojos. Lo cual no es bueno para una Colombia que ha hecho muchos esfuerzos por 'desnarcotizar' la agenda.

Paralelamente, esta el tema de los tiempos y las expectativas. Duque se ha mostrado muy comprometido con la idea de reducir la extensión de los cultivos ilícitos, que ya llegan a unas 220.000 hectáreas. Pero materializar esa idea tomará su tiempo. Y Trump, anota Shifter, no es precisamente conocido por su paciencia.

En el caso de Venezuela tanto Duque como el mandatario de EE. UU. parecen empujar hacia un mismo lado pero con matices. Mientras el republicano favorece las sanciones y hasta ha considerado una intervención militar, el nuevo presidente le apunta a incrementar la presión contra el régimen de Nicolás Maduro cerrándole espacios en foros políticos y denunciando sus atropellos en cortes internacionales.

Michael Shifter

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano, centro de pensamiento sobre la región con sede en Washington.

Foto:

EL TIEMPO. Diego Santacruz

"Es posible que Washington quiera que Duque asuma un liderazgo regional frente a Venezuela y pretenda implementar sus políticas a través del presidente colombiano. Eso es algo que debe manejar con cuidado por que no es un secreto que Trump no es popular en América Latina y por lo tanto le podría salir costoso", dice en analista.

En otras palabras, mantener el equilibrio entre ser un buen aliado de Washington pero al tiempo mostrar independencia y estar a tono con la región, será una tarea casi quirúrgica. Y Santos, como representante de Duque ante la Casa Blanca, será quien lidere esa operación.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En twitter: @sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.