Jeff Bezos, el primer ‘cienmilmillonario’ de la historia moderna

Jeff Bezos, el primer ‘cienmilmillonario’ de la historia moderna

El magnate se estrenó como el más rico del mundo con una fortuna de 112.000 millones de dólares.

Jeff Bezos, dueño de Amazon

Jeff Bezos ha apostado por el desarrollo de la energía limpia e invertido en empresas tecnológicas como Airbnb, Twitter o Uber.

Foto:

Michael Reynolds / EFE

10 de marzo 2018 , 10:00 p.m.

Los días en que Bill Gates era el hombre más rico del mundo terminaron, al menos de momento. El 15 veces acreedor de ese puesto, que es listado año tras año por la revista ‘Forbes’, fue desbancado el martes por Jeff Bezos –dueño del gigante Amazon–, quien se convirtió en el primer ‘cienmilmillonario’ de la historia moderna o, en otras palabras, en la primera persona del mundo en acumular una fortuna de 12 dígitos: 112.000 millones de dólares.

Como muchas de las grandes empresas de los últimos tiempos, la de Jeff Bezos comenzó en el garaje de una casa. Era el verano de 1994, y Bezos acababa de renunciar a un promisorio trabajo en la Bolsa de Nueva York, donde se desempeñaba como ingeniero de sistemas en D.E. Shaw, empresa que se dedicaba a desarrollar oportunidades financieras en internet, que por esos días estaba apenas en pañales.

Hacía pocas semanas se había topado con un reporte según el cual el uso de internet estaba creciendo un 2.300 por ciento al día, y, armado con la impresionante estadística, tocó la puerta de su jefe para sugerirle invertir en una nueva empresa que vendería productos, pero solo a través de la red. Aunque a su jefe le pareció interesante, la desechó por descabellada.

Es algo que quizá deba intentar algún desempleado en busca de fortuna. Pero no tú ni yo, que tenemos buenos empleos y trabajamos en Wall Street”, recordaba hace poco Bezos en entrevista con TechCrunch.

Según el empresario, fue entonces cuando tuvo que hacerse la pregunta existencial que cambiaría su vida: “¿A mis 80 años voy a lamentar haber dejado Wall Street o lamentaré haberme perdido el nacimiento de internet por apostar a una vida cómoda?”. Su respuesta fue inequívoca. Al día siguiente renunció a su trabajo, empacó su carro y fue rumbo a Seattle, en Washington, y alquiló una modesta casa en las afueras de la ciudad.

En el garaje de esa casa y con cinco empleados, que incluían a su esposa, fundó Amazon, la tienda virtual que revolucionaría el mercado de las ventas al detal en EE. UU. y el mundo.

Hoy, gracias a ella, Bezos es 22.000 millones de dólares más rico que Bill Gates, otro que comenzó su negocio en un garaje. Y su fortuna crece con cada día que pasa. Solo en los días que han sucedido desde que Forbes tomó su medición, a las arcas del magnate han ido a parar otros 16.000 millones de dólares. Nada mal para una empresa que fundó con 300.000 dólares que pidió prestados a su padrastro.

Bezos nació en Albuquerque, Nuevo México, en 1964. Su madre, Jacklyn Jorgensen, era una adolescente cuando quedó embarazada a los 17 años y aún estaba en bachillerato.Si bien se casó con el padre, Ted Jorgensen, el matrimonio duró menos de un año. Poco después, Jacklyn volvió a contraer matrimonio con Miguel Bezos, un inmigrante cubano que llegó a EE. UU. a sus 15 años y terminó adoptando a Jeff.

Lazos con Colombia

Bezos padre acabó viviendo en Colombia durante varios años, cuando trabajó como gerente general de producción de la petrolera Exxon. Curiosamente, el préstamo para fundar Amazon es de esa época, y por eso algunos sostienen –un tanto en broma– que la fortuna del multimillonario tiene raíces colombianas.

En cualquier caso, Bezos, desde muy niño, pintaba para grandes cosas.

Durante los años en la primaria y la secundaria siempre fue el primero de su clase y se destacaba por sus inclinaciones hacia la ciencia y la tecnología.

En 1986 se graduó con honores de la prestigiosa universidad de Princeton, donde estudió ingeniería eléctrica y sistemas. En sus primeros años laborales deambuló por un par de empleos en finanzas, aunque su fuerte era el desarrollo de software y los computadores.

Libros a un clic

Bezos consideró inicialmente más de 20 productos para el arranque de su tienda virtual y terminó escogiendo los libros por su practicidad: eran resistentes, fáciles de empacar, y podía ofrecer algo que nadie más tenía: la librería más grande del mundo al alcance de solo un clic.

El primer nombre que le dieron a la empresa fue Cadabra. Pero pronto abandonaron la idea, pues comenzó a sonarles a ‘cadáver’. Tanto a Bezos como a su esposa les sonó mucho más Amazon, pues era el nombre (en inglés) del río más grande del mundo y personificaba lo que querían lograr.

Los primeros tres años de la empresa no fueron fáciles. Incluso, periodistas que cubrían ese sector empezaron a llamarla Amazon ‘bomb’ por su mal desempeño.

Pero al cuarto año las cosas comenzaron a darse, gracias, en parte, al hecho de que sus ventas eran libres de impuestos por no tener un espacio físico y por el alto costo en que incurrían sus competidores con locales comerciales. Así mismo, porque impuso una filosofía en la que el objetivo era satisfacer al cliente y no tanto competir con sus rivales.

Para 1998, Amazon ya tenía un millón de clientes y comenzaba a diversificarse. Primero arrancó ofreciendo libros, CD y videos. Y de allí en adelante no ha parado de crecer, es una tienda virtual en donde se puede adquirir prácticamente todo lo que existe.

Incluso se puede hacer mercado gracias a la adquisición que hizo hace un par de años de Whole Foods, una tienda con locales en casi todos los estados del país y las principales ciudades.

Bezos, de paso, revolucionó el negocio de los despachos ofreciendo un servicio de entrega gratis en solo dos días a quienes pagaran por una suscripción anual de Amazon Prime, que cuesta unos 250.000 pesos anuales. También incursionó en el mercado tecnológico con la introducción de Kindle, una especie de biblioteca portátil que permite almacenar y leer los libros adquiridos en Amazon en un solo dispositivo.En años recientes, Amazon también ha incursionado en el mercado del ‘streaming’, tanto de música como de videos, y ya produce hasta cine y televisión.

Interés en el espacio

Además, Bezos ha seguido ampliando sus horizontes más allá de Amazon. Es el caso de Blue Origin, compañía enfocada en la carrera aeroespacial, y de la compra de ‘The Washington Post’, uno de los diarios más importantes del país.

Y ahora le apunta a crear la empresa más grande de seguros de salud de EE. UU., en sociedad con Berkshire Hathaway y JP Morgan Chase. Paralelo a ello, el magnate maneja un fondo personal de inversión en ‘start ups’ –Bezos Expedition– que ha usado para respaldar el inicio de firmas como Google, Airbnb y Uber.

En el caso de Google, invirtió 250.000 dólares en 1998. Esas acciones valen hoy 3.000 millones de dólares.


No obstante su fortuna, Bezos es un tipo más bien sencillo. Tiene como mantra dormir ocho horas al día, desayuna regularmente con su esposa y sus cuatro hijos y, pese a su riqueza, aún es el encargado de lavar los platos todas las noches tras la comida.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington
En Twitter: @sergom68

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.