Secciones
Síguenos en:
Trump es absuelto en el juicio político por el asalto al Capitolio
Donald Trump

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Foto:

Jim Watson. AFP

Trump es absuelto en el juicio político por el asalto al Capitolio

El exmandatario era acusado de ‘incitar a la insurrección’.  

El expresidente de EE. UU. Donald Trump fue absuelto ayer en el juicio político en el Senado, luego de que los demócratas fracasaron a la hora de convencer a suficientes republicanos de condenar al exmandatario por el cargo de “incitación a la insurrección” por los disturbios durante la toma del Capitolio, el 6 de enero.

(Lea también:  En juicio político, defensa de Trump redibuja asalto al Capitolio)

En total, 57 senadores votaron a favor de condenar al exmandatario, mientras que 43 lo hicieron en contra. Para condenarlo se necesitaban 67 votos.

Sin embargo, siete republicanos votaron a favor de una condena, lo que contribuyó a la votación bipartidista más alta que se haya logrado en un impeachment en la historia de EE. UU., según recordó el demócrata Jamie Raskin, el “fiscal en jefe” en el proceso.

El juicio, que duró cinco días, llegó a su fin después de que los demócratas que actuaban como los “fiscales” del caso presentaron ayer su argumentación final y acusaron a Trump de haber “traicionado” a EE. UU. Los abogados del exmandatario desestimaron las acusaciones como absurdas.

Antes de eso, los fiscales del impeachment llegaron a un acuerdo con la defensa del expresidente para no citar a ningún testigo y admitir como prueba un comunicado que publicó el viernes la congresista republicana Jaime Herrera Beutler y que desveló detalles de una llamada entre el exmandatario y el líder republicano en la Cámara Baja, Kevin McCarthy, el 6 de enero. En esta, Trump se negó a ayudar a los legisladores cuando la turba entró al Capitolio.

(Lea también: El costoso legado de Donald Trump para Estados Unidos y el mundo

EE. UU

El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, votó a favor de absolver a Trump.

Foto:

AFP

Tras haber votado por la absolución del expresidente, el líder de los senadores republicanos, Mitch McConnell, acusó a Trump de ser “responsable” del mortal asalto al Capitolio. En el mismo discurso, McConnell justificó su voto en favor de la absolución de Trump, sosteniendo que el Senado no tiene competencia para juzgar a un expresidente.

Por su parte, Trump dijo en un comunicado que el proceso fue una “cacería de brujas” y que su “movimiento patriótico acababa de comenzar”.

Lo cierto es que el caso que habían presentado los demócratas esta semana contra Trump fue demoledor. Tan demoledor que si el escenario del proceso hubiera sido ante una corte judicial, su condena probablemente hubiera estado garantizada. Pero el juicio contra el expresidente, el segundo que enfrentaba y el segundo del que resultó absuelto, era político y su conclusión iba a ser determinada por otra realidad.

(Le puede interesar:  Donald Trump celebra su absolución

Llegó el momento de terminar con este teatro político que es inconstitucional

A lo largo de 16 horas, distribuidas en dos días, los administradores que comisionaron la Cámara de Representantes para presentar los alegatos contra el exmandatario pintaron una radiografía de su conducta que comenzó mucho antes de los eventos del 6 de enero, cuando una turba de sus simpatizantes se tomó el Capitolio para tratar de impedir que se autenticara la victoria de Joe Biden en las pasadas presidenciales.

Tan poderosa fue la presentación que muchos republicanos terminaron por aceptar su contundencia. Comandados por Raskin, los demócratas dividieron el caso en cuatro grandes segmentos. El primero se enfocó en demostrar cómo Trump, a lo largo de todo su gobierno, utilizó una retórica incendiaria que terminó dividiendo al país y sembrando la semilla de odio que germinó ese fatídico día.

“Lo del 6 de enero no fue un evento aislado sino la culminación predecible de años de retórica de un presidente que aplaudió el ataque a sus rivales y que fue lentamente asimilada por una base que luego la llevó a la práctica”, dijo Raskin en una intervención.

(Lea también: Guía para entender el juicio político en EE. UU. contra Donald Trump

En el momento en que más necesitábamos un presidente para protegernos y defendernos, el presidente Trump nos traicionó deliberadamente

El segundo momento demostró que Trump, mucho antes de las elecciones, y sabiendo que las perdería, preparó a su electorado para esa posibilidad ventilando una y otra vez que los comicios serían fraudulentos y negándose a una transición pacífica del poder.

Para esto, Raskin se valió de los innumerables trinos y declaraciones públicas del expresidente dedicados a sembrar un manto de dudas sobre un proceso electoral que sus mismos funcionarios catalogaron como “el más seguro de toda la historia”.

El tercer eje del caso contra Trump giró en torno a su actitud poselectoral, una vez se confirmó que Biden había ganado las elecciones, y con holgura. No contento con el veredicto popular, el presidente y sus abogados lazaron todo un asalto contra las instituciones democráticas. En un inicio, a través de demandas superfluas y solicitudes de recuentos que se derritieron una vez fueron evaluadas por cortes y autoridades electorales del país.

A partir de allí, la embestida –dijeron los demócratas– tomó un tinte más oscuro. Primero, propagando teorías de conspiración sin asidero alguno, pero que fueron fomentadas por medios conservadores y asimiladas por sus simpatizantes. Algunas de ellas traídas de los cabellos, como que Venezuela y China estaban tras un complot contra Trump que incluía a figuras del Partido Republicano.

Los demócratas demostraron que Trump le dio alas a un movimiento cuyo mantra era “detener el robo” a cualquier costo, al punto de que comenzó a tornarse violento. Tan violento que ya hablaban de una nueva guerra civil o de un golpe de Estado.
(Lea también: Conozca quién es quién en el segundo juicio político contra Trump

En esa fase, narraron los “fiscales”, el presidente intentó usar el poder de la Casa Blanca para presionar a legisladores estatales republicanos para que se negaran a certificar el triunfo de Biden y hasta llegó a pedirles a las autoridades electorales en Georgia que “le buscaran los votos necesarios” para cambiar el curso de la elección.

Tan grave es este caso que ya los fiscales del estado abrieron una investigación contra Trump, que podría terminar en cargos criminales por abuso de poder, inferencia en las elecciones, soborno, amenaza y otros delitos más.

Con el polvorín a punto de estallar, Trump encendió la cerilla el 6 de enero, cuando convocó a sus simpatizantes a Washington para que intentaran detener por la fuerza lo que legalmente era un imposible. Ese día, los legisladores debían reunirse de manera protocolaria para autenticar los resultados del Colegio Electoral, que ya había declarado a Biden vencedor desde el 14 de diciembre.

“Vengan a Washington. Será salvaje”, les dijo Trump. Y lo hicieron. Al menos 10.000 de sus simpatizantes arribaron frente a la Casa Blanca para escuchar un discurso en el que les pidió que fueran hasta el Congreso y “pelearan a muerte” por su causa. “Cinco personas perdieron su vida ese día, entre ellos un policía”, les recordaron los administradores del juicio a los miembros del Senado.

Pero quizá lo más dramático del proceso fueron los videos inéditos que presentaron y en los quedó claro que la tragedia pudo ser mucho peor. En uno de ellos se ven imágenes del vicepresidente Mike Pence corriendo para resguardarse cuando la turba pedía su cabeza. En otro, se ve cómo el líder de los demócratas, Chuck Schumer, estuvo a escasos pasos de encontrarse de frente con los manifestantes que hablaban de asesinar al primero que se encontraran.

“Vengan a Washington. Será salvaje”, les dijo Trump. Y lo hicieron. Al menos 10.000 de sus simpatizantes arribaron frente a la Casa Blanca

Lo más grave, dijeron los fiscales, es que Trump ignoró las llamadas suplicantes de decenas de legisladores que le pedían detener a la turba. “No lo hizo. Antes, parecía feliz con lo que estaba sucediendo. Si esto no da para sancionar a un presidente, nada lo es”, dijo Raskin al advertir que ignorar sus acciones generaría un precedente “terrible” tanto para la democracia estadounidense como para el sistema electoral.

Este viernes, cuando fue el momento para que los abogados de Trump dieran sus alegatos, en tan solo tres horas salieron del paso, a pesar de que contaban con 16.

La defensa presentó al exmandatario como garante de “la ley y el orden” y aseguraron que el juicio estaba motivado por “el odio” de los demócratas. Más allá de eso, los letrados Bruce Castor, David Schoen y Michael van der Veen se centraron en defender el derecho a la libertad de expresión de Trump y tacharon el proceso de “inconstitucional”.

Y aunque los senadores republicanos, al menos los que hablaron, no intentaron defender la actitud de Trump, eso no quería decir que los congresistas lo condenarían a la hora de votar.

En su gran mayoría, los senadores republicanos se escudaron en el argumento de la inconstitucionalidad del proceso. Y, al final, solo siete terminaron votando a favor de condenar a Trump.

En gran parte porque el mismo juicio ha demostrado la enorme influencia que aún ejerce el expresidente sobre el partido.


Todos aún le temen a la base, que permanece leal a Trump, y saben que su futuro en el Congreso podría esfumarse con un trino del aún poderoso exmandatario.

“Para ellos –sostiene George Will, experto en política de la Universidad de Princeton– es un tema de supervivencia política. Pero a un altísimo costo. No castigar a Trump normalizará una conducta que pone jaque los fundamentos que han sostenido a este país por más de 200 años”.

Con información de AFP.

Le puede interesar: 

Trump estuvo cerca de usar un respirador cuando tuvo covid-19
La mayoría de detenidos tras asalto al Capitolio tienen líos de dinero
A Trump no le gusta el trabajo de su abogado en el juicio, según CNN

Sigue bajando para encontrar más contenido

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.